Para Lacalle Pou, Uruguay no puede darle la espalda a EEUU a pesar de Trump

El líder del sector Todos dijo que el gobierno tuvo una política exterior "errática" y que no tuvo "resultados"

Se levantó temprano de mañana porque quería leer el discurso del nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y a las pocas horas le compartía algunos de sus pensamientos a varios de sus correligionarios que llegaron a La Paloma para mantener el tradicional encuentro del verano.

El líder del sector Todos, Luis Lacalle Pou, se quedó con un concepto: nacionalismo. Dijo que Trump "mal utiliza" y "deforma" la palabra y la transforma en un nacionalismo "refractario" y no "incluyente" como el que dijo que era descriptivo de su identidad política.

"A nosotros nos puede gustar o no Trump. A mí, a priori, no me gustaba. Pero hoy temprano leía un tuit de Pablo da Silveira que decía: piensen por qué ganó Trump. Algo tiene que haber hecho", señaló.

Tras comentar algunas de las posibles implicancias internacionales que puede provocar la presidencia de Trump, Lacalle Pou se preguntó qué debía hacer Uruguay en ese contexto y contestó: "Ni amigos permanentes ni enemigos permanentes, intereses permanentes. Nos tenemos que relacionar con Estados Unidos. (...) No le podemos dar la espalda al país más importante del mundo, sino continuaríamos con la línea de llevarnos bien porque nos gusta o llevarnos mal porque no nos gusta. El discurso de Trump y el de Chávez tienen un signo de derecha o de izquierda, pero en el resto son muy parecidos", dijo Lacalle Pou.

Para el senador nacionalista, el 2017 estará pautado por la inestabilidad regional, con Brasil incapaz de salir de su laberinto y Argentina sumida en su universo interno electoral. Por eso, a juicio del excandidato presidencial, Uruguay debe buscar certezas. "Las que faltaron sin aviso, porque el 2016 nos trajo una política exterior muy errática", disparó.

En su crítica a la gestión del gobierno en materia de política exterior, Lacalle Pou dijo que hay dos fuerzas que chocan en el Frente Amplio: "quienes quieren desprenderse del amiguismo" y quienes "no terminan de dejarse succionar por ese amiguismo".

El senador nacionalista señaló que el gobierno anunció un Tratado de Libre Comercio (TLC) Mercosur-Unión Europea, cuando la Unión Europea se estaba "desmembrando" y que se anunció un TLC con China "desprendiéndose" de Brasil e "invitando a Dilma, por si fuera poco, para ponerle sangre en la herida al gobierno brasileño".

Lacalle Pou dijo que el canciller, Rodolfo Nin Novoa, "abandonó rápidamente" la posibilidad de flexibilizar el Mercosur y criticó que la relaciones exteriores de Uruguay no fueron "claras" ni "eficientes", además de que "no han tenido resultado".

Una oportunidad para la oposición

El discurso de Lacalle Pou en el mitín de La Paloma hubiera sido muy distinto si el diputado Gonzalo Mujica no hubiera dejado al Frente Amplio sin la mayoría parlamentaria en el plenario.

"Se viene un 2017 distinto políticamente", le dijo a los muchos dirigentes y seguidores que fueron al balneario. El líder nacionalista visualiza un "hito nuevo" que se dio a partir de la pérdida de la mayoría asegurada del Frente Amplio en la Cámara de Diputados. "Antes no nos prestaban la pelota", recordó en alusión al poder que tenía la izquierda de prescindir de los votos de la oposición para aprobar leyes.

Y ese hecho novedoso, que preocupa al gobierno, se volvió una "oportunidad y responsabilidad" para Lacalle Pou. Por eso el senador del Partido Nacional les les pidió a sus diputados que estén a "la altura de las circunstancias" y que se apresten a considerar un trabajo en conjunto con el resto de los partidos de oposición para poder votar proyectos que, de otro modo, no verían la luz.

"De nada vale decir `viva el Partido Nacional´ si no somos capaces de acordar con los demás. Esto no significa decir `tu apoya mis ideas o modifica las tuyas´. Esto significa ver las ideas de los demás", explicó Lacalle Pou.

En este sentido, señaló que los diputados de su sector tendrán el trabajo de identificar y de seleccionar -"aunque cueste mucho"- aquellos proyectos del Partido Independiente o el Partido Colorado que consideren adecuados para brindarles su apoyo. "Busquemos buenas iniciativas en los partidos de oposición –y porque no dentro del gobierno si las hay- y démosle votos. Ahí también estaremos legitimados para pedir los votos", dijo.

Lacalle Pou advierte que esta posibilidad de incidir en Diputados trasladará una "enorme presión" sobre la Cámara de Senadores.

Específicamente se refirió a dos temas en los que la oposición ya puede doblar el brazo del gobierno en el Parlamento. Primero, en la próxima rendición de cuentas que tendrá alcance presupuestal. Segundo, en la compra del avión presidencia que calificó como un "berretín" del presidente, Tabaré Vázquez,

"Es cierto que un país no puede estar enfrascado en la discusión de un avión salvo que lo pongamos de ambulancia y pienses en los pagos más chicos que se llevaraon las Nissan del 92 y nunca más apareció la ambulancia. Pero también es un tema de respeto. Porque es haz lo que yo digo y no haz lo que yo hago. Si a los vecinos se les dice que uno es de clase media porque gana 20 mil pesos con los que no llega a fin de mes, que hace la bicicleta, que lo obligamos a meter plata en los bancos, que le metemos tarifazo, le hacemos un ajuste fiscal y le reímos en la cara diciendo que vamos a comprar un avión, no parece una actitud de respeto", dijo Lacalle Pou.

Paz y Movilidad ante la fiebre electoral

La evaluación y proyección de la fuerza política, también fue objeto de evaluación del líder de Todos.

Lacalle Pou dijo que llegaban a esta reunión en un clima de paz que pretendía que se mantuviera para el 2017, sobre todo pensando en los movimientos electorales que se empiezan a dar en todos los partidos. Dijo que la "unidad" había sido una amenaza y un tema "excluyente" de esas reuniones pero que hoy "está fuera de la ventana". Sin embargo, el dirigente quiere evitar "fricciones" y "peleas" en su partido por temas electorales en este momento.

"Nosotros el clima electoral lo pinchamos, pinchamos la burbuja electoral", dijo. Le pidió a sus correligionarios que no ingresaran en la competencia con una concepción de campaña. "El 2017 no puede ser el 2019, no podemos tener la cabeza en el 2019", sentenció. Lacalle Pou alegó que sería una "frivolidad" y "falta de respeto" darle la espalda a los problemas de la gente ahora por poner la energía en otra cosa.

Y por eso también pidió "movilización para la acción". Entiende que es fundamental comenzar el año preguntándole a los doce intendentes y a los alcaldes blancos cuál es su agenda para este año. Además adelantó que llamará a una agrupación de gobierno para conocer opiniones y marcar la agenda.

Durante el 2017, Lacalle Pou piensa recorrer todo el país. Ya tiene más de 40 días agendados en el interior. "Vamos a golpear todas las puertas. Ninguna realidad nos es ajena". También informó que pedirá una reunión con el Ejecutivo para presentarle propuestas, tal como lo hizo el año pasado.


Populares de la sección