Para Larrañaga el modelo del Frente Amplio "está agotado"

En la interpelación a Astori, Alianza Nacional atacará la gestión del FA desde 2005
La interpelación al ministro de Economía Danilo Astori que realizará este jueves el senador Jorge Larrañaga, será un mojón en el relacionamiento político de Alianza Nacional con el gobierno de Tabaré Vázquez, según estiman en ese sector.

Larrañaga, tanto en la primera parte de la administración de José Mujica como en lo que va de la actual, mostró un tono conciliador, sin que ello, y así lo aclaró, lo separe de su rol de opositor.

En el primer gobierno de Vázquez, Larrañaga tuvo un enfrentamiento desde el primer día por la distribución de cargos que se planteó.

Su estilo negociador buscando incluso formar un arco opositor para superar en las elecciones al Frente Amplio, lo diferenció de Luis Lacalle Pou, quien no escatima críticas y cuestionamientos al Poder Ejecutivo, y en particular a Vázquez, a quien le reclamó que "como capitán" dirija al barco.

Más recientemente, Lacalle Pou le dijo al presidente que vive en un mundo paralelo, declaración a la que Vázquez respondió, sin nombrarlo, que visite a un psiquiatra. En esos términos el vínculo con el líder del sector Todos se mantiene tirante.

Los blancos deben aún resolver si continuarán yendo a las reuniones por seguridad que convocó Presidencia. Larrañaga es partidario de seguir en la mesa de diálogo y Lacalle Pou propuso salirse al entender que "ya no da para más".

Pero la interpelación a Astori es vista en Alianza como un punto de inflexión y llega en momentos en que el Frente Amplio, a pesar de haber logrado ayer un acuerdo, mantiene diferencias internas por la distribución de recursos que previó la Rendición. Esas diferencias hicieron que el gobierno y la bancada oficialista debieran negociar permanentemente en los últimos días.

En sala, Larrañaga hará 30 preguntas a Astori y no sólo manejará cifras sobre el estado actual de la economía, sino que ampliará el radio de discusión a los 11 años de gobierno de la izquierda, en busca de marcar deficiencias en las administraciones.

Astori integra la cúpula frenteamplista que estuvo en todos los gobiernos desde el año 2005. En el primer mandato de Vázquez fue ministro de Economía, en el gobierno de Mujica fue vicepresidente de la República y ahora, con Vázquez nuevamente en la Presidencia, volvió a ser el referente en Economía. El foco del senador de Alianza será mostrar que el modelo frenteamplista "está agotado".

Preparación

El senador trabajó con un equipo de economistas, contadores y tributaristas que le ayudaron a preparar la interpelación "al profesor", como irónicamente llaman a Astori en Alianza Nacional.

Larrañaga indicó a El Observador que el modelo "está agotado porque se basa en la exacerbación del gasto y en endeudamiento y ahora le pone un ajuste al trabajo".

La semana pasada en un acto con vecinos, el senador fustigó la gestión del gobierno. "El país está como está, habiendo manejado un crecimiento de la economía enorme y resulta que ahora tenemos una deuda enorme y un déficit enorme con problemas en trabajo, salud, seguridad, e infraestructura", afirmó. Para Larrañaga el Frente Amplio "dilapidó" la bonanza.

Allegados al senador informaron a El Observador que en la sesión presentará un informe sobre las deudas que deja el modelo frenteamplista incluidos los casos de PLUNA y ANCAP y los efectos de los ajustes que aplicó.

Sobre el ajuste fiscal, Larrañaga opinó que "se hace populismo tributario, porque es un ajuste al estilo de algunos países con gobiernos no recomendables de América Latina. Es un ajuste al estilo de la Argentina en el gobierno de Néstor Kirchner y quien le sucedió (Cristina Fernández de Kirchner). Es un ajuste populista y errado, con cambios retroactivos y superpoderes a la DGI", afirmó.

En su intervención también destacará las consecuencias de los cambios en el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) "que castiga con sebrecarga a las familias", los cambios en el IRAE "que afectarán sobremanera a las empresas y repercutirán en los trabajadores" y los cambios en las potestades del organismo recaudador, opinó.

En los últimos días, señaló que va a interpelar al ministro Astori "porque le pone un ajuste a la clase media y al trabajo". "Vamos a probar que se gastó imprudentemente, que se gastó mal porque no se solucionaron los problemas de los uruguayos. Vamos a probar que todo el Frente Amplio es responsable y probaremos que todo ese despilfarro termina con el gobierno atacando al bolsillo del trabajador, el comerciante y el pequeño empresario. Por eso vamos a interpelar a Astori y demostrar responsabilidades y culpas", dijo a El Observador.

"Cuestionaremos duramente al gobierno porque es nuestro papel¨, afirmó Larrañaga.

La izquierda mostrará sus cartas

La interpelación a Astori, como las anteriores, seguramente terminará con el respaldo cerrado del Frente Amplio al ministro, que en este caso también tiene sus números para mostrar.

El FA destacará las políticas dirigidas que permitieron descender la pobreza y la mortalidad infantil; la baja del desempleo y el aumento del salario real en 50% en una década, que incluso en este contexto sigue creciendo.

También mostrará la llegada de inversores desde 2005 a niveles que el país no conocía –el último anuncio fue el de una nueva pastera de US$ 4.000 millones– y la confianza de los mercados mostrada hace tres semanas cuando se hizo una nueva emisión de bonos.

La inflación ronda 10% (el último dato fue 10,9%) aunque sigue por fuera del rango meta del Banco Central; y se destacará el haber retomado el grado inversor, perdido en 2002.

La oposición golpeará por el lado del déficit fiscal, el ajuste y las pérdidas que dejaron PLUNA y ANCAP.


Populares de la sección

Acerca del autor