Para Nin Novoa hay sindicatos que están atados al pasado

El canciller intenta que los sindicatos vean las "bondades" de la apertura comercial
La pregunta había sido dirigida al nuevo embajador de México en Uruguay, Francisco Arroyo Vieyra, quien en un almuerzo de presentación de la Cámara Uruguaya-Mexicana había contado parte de la experiencia de apertura que su país vivió durante la década de los noventa. "¿Y cómo fue el vínculo con los sindicatos durante esa apertura?", le preguntó uno de los comensales.

Arroyo Vieyra contestó. Y después de su intervención siguió la respuesta del ministro de Relaciones Exteriores, Rodolfo Nin Novoa, quien dijo que existen diferencias entre la visión del gobierno y la de algunos sindicatos respecto a la posibilidad de que Uruguay se abra al mundo a través de tratados de libre comercio. "Hay cuestiones de concepto y de visión, hay ciertos temores y hay algunas visiones que están atadas al pasado", dijo el canciller.

Sin embargo, Nin Novoa aclaró que no existe un "enfrentamiento" entre los sindicatos y el gobierno por este tema. "Tenemos que convencer a los sindicatos para que vean las bondades que existen atrás de algunos casos de apertura comercial. Porque esto, en definitiva, significa más trabajo y más comercio. No voy a firmar ningún convenio con países que puedan perjudicar el trabajo nacional", subrayó el ministro.

De hecho, el jefe de la diplomacia uruguaya señaló que los sindicatos tuvieron una participación activa en la consideración de la normativa laboral que habrá de contemplar el Tratado de Libre Comercio de "última generación" que Uruguay firme con Chile el próximo 4 de octubre. Para esta ocasión, Uruguay recibirá la visita del canciller chileno.

La firma de éste acuerdo con Chile es apenas el primero de los pasos que la Cancillería uruguaya pretende dar para generar una mayor apertura en el país.

En la lista ya hay otro país que se perfila para explorar una mayor apertura comercial: México.
El 7 y 8 de setiembre un equipo negociador de la Cancillería uruguaya llegará a México para "relanzar" el Tratado de Libre Comercio que los dos países tiene vigente desde hace una década.

"En marzo recibimos a Nin que llegó con la espada desenvainada a la Cancillería (mexicana) y dijo: nos deben la quinta reunión de la Comisión Administradora del TLC y de aquí no me voy sin definiciones", contó Arroyo Vieyra.

"Nin fue escuchado", dijo el embajador quien se mostró favorable a profundizar el comercio entre ambos países.

"Uruguay es el único país del Mercosur con el que tenemos un Tratado de Libre Comercio. Queremos tender un puente de tal suerte de renovar y oxigenar la relación comercial con el Uruguay", dijo Arroyo Vieyra. Y fue aún más pujante: "Hay la mejor voluntad, el mejor ánimo para ampliar el comercio con Uruguay. Hay la mejor voluntad de que algunas barreras no arancelarias -las fito sanitarias por ejemplo- puedan ser superadas", manifestó el diplomático mexicano.

En su discurso de 20 minutos, el embajador mexicano señaló que le dijo al ministro de Economía de su país que deben llegar más productos uruguayos a las góndolas de los mercados mexicanos. Y culminó su discurso con una expresión de deseo: "querríamos ver a Uruguay pronto mucho más cerca de la Alianza del Pacífico".

La solicitud gentil de Arroyo Vieyra fue música para los oídos del canciller uruguayo, quien ha insistido una y otra vez en la neceidad de que Uruguay se pueda involucrar con los mercados del Pacífico.
Nin Novoa anunció que el camino que Uruguay recorrió con Chile y México también lo hará con Perú y Colombia para acercarce más a la cuenca del Pacífico.

"Hay cabezas que no pueden entender que la negociación es un camino de dos vías. Se da algo a cambio de otra cosa. Pero lo importante es ver si cumplimos con los objetivos. Esto lo hicimos con México y con Chile y lo haremos con Perú y Colombia", señaló Nin Novoa. "Además de abrir mercados hay que abrir cabezas", sentenció.

Populares de la sección