Para no perder las valijas

Nuevas tecnologías e inversiones millonarias intentan seguirle la pista al equipaje
Martha C. White
New York Times News Service

La industria de las aerolíneas dice que su tasa de equipaje perdido es más baja que nunca. De hecho, la empresa de tecnología de transporte aéreo SITA informó que en 2016 y a nivel mundial fue de 5.73 por mil piezas de, lo que representa una caída de más de 12% con respecto a 2015 y es la más baja jamás registrada. SITA atribuyó gran parte de la reducción a inversiones por parte de las aerolíneas y los aeropuertos en mejoras tecnológicas.

El clima y las conexiones que no se alcanzan son los principales causas de pérdida, dice Gareth Joyce, de servicio al cliente de Delta Air Lines.

Los tiempos más cortos de conexión también inciden. Mientras que los pasajeros tal vez pueden salir corriendo hacia la próxima puerta de embarque, sus maletas despachadas pueden no llegar con la misma rapidez. Las etiquetas identificadoras dañadas o arrancadas, así como los errores humanos, también contribuyen.

La inversión en nueva tecnología y mejores procedimientos dan sus frutos, pero también hay que considerar que la mejora en las tasas de pérdida coincidió con el momento en que las principales operadoras empezaron a cobrar a los pasajeros por piezas de equipaje, lo que redujo la cantidad de maletas despachadas.

Las nuevas etiquetas de las maletas vienen con chips de identificación por radiofrecuencia (RFID, por su sigla en inglés), lo que significa que la ubicación es rastreada y verificada electrónicamente contra una base de datos, para garantizar que estén en el lugar correcto en el momento indicado. Esto acelera la localización de una valija en el lugar incorrecto, por lo que el proceso de reconectarla con su dueño es más veloz.

"Hemos invertido casi 50 millones de dólares en desplegar esta tecnología", destaca Joyce de Delta. Esa inversión incluye integrar la información a la aplicación móvil de la aerolínea. "Si alguien registra una maleta recibe una notificación automática cuando ésta es embarcada".

A los aeropuertos también les interesa reducir el problema del equipaje perdido. La Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey invirtió 2.3 millones de dólares en la instalación de un sistema de rastreo RFID más sofisticado. Para junio del próximo año, la Asociación Internacional de Transporte Aéreo ha estipulado que todas las aerolíneas deben mantener un inventario preciso del equipaje de los pasajeros, rastreando cuándo se mueve cada pieza, ya sea para bajar de un avión o para pasar de uno a otro.

"Recuperar mi valija fue el mayor tema para mí", dice Rebecca Cohen, cuya maleta se extravió en el tramo de Miami a Nueva York de un viaje largo."Fue casi imposible lograr contactar a una persona". Pasaron varios días hasta que recuperó su valija y las actualizaciones que recibió en el ínterin fueron inconsistentes y hasta contradictorias. "Me dijeron que estaba en Miami y que podía rastrearla", recuerda. "No apareció. Llamé y me dijeron que en realidad todavía estaba en Miami y que el rastreador estaba mal", agrega.