Paramétrica de ANCAP alineada pese a suba del petróleo

El Brent trepó a US$ 53 pero baja del tipo de cambio juega a favor

El barril de petróleo Brent para entrega en diciembre cerró ayer en el mercado de futuros de Londres con una suba de 2,33% hasta cotizar en US$ 53,14, su precio máximo en algo más de año. De esta manera, el crudo del mar del Norte terminó la jornada 0,2% por encima de la última referencia definida por ANCAP en octubre pasado, que contempla un barril de Brent a US$ 50,27 y el dólar interbancario a $ 29,61.

Aunque el petróleo está por encima de la referencia, eso se ve compensado por el precio del dólar que se mantiene por debajo del valor fijado por el ente para el billete verde. Con las cotizaciones de ayer, el ente necesita $ 1.491,6 para hacerse de un barril de crudo, es decir $ 3 más de los $ 1.488,6 que contempla en las tarifas a las que comercializa los combustibles en las estaciones.

Ese leve desajuste no implica una urgencia para ANCAP y se deberá esperar a cómo evolucione el crudo y el tipo de cambio en las próximas semanas para saber qué sucede con el precio de los combustibles.

Todo hace indicar que este año no habrá cambios en las tarifas de los combustibles, a menos que el precio del crudo se dispare y las autoridades de ANCAP resuelvan un aumento para asegurar un resultado positivo.

Hasta ahora los bajos precios del crudo han jugado a favor de los intereses de la petrolera. De acuerdo a datos de las compras efectivas de crudo –a los que accedió El Observador– en el período enero-julio, ANCAP había importado unos 8,7 millones de barriles de crudo a un precio medio de US$ 43,9 por barril.

Eso implicó que el ente obtuvo una diferencia a favor de unos US$ 37,5 millones exclusivamente por no trasladar a precios los menores costos en la compra de crudo, respecto a los valores que maneja en la fijación de tarifas.

De hecho, el no traslado a precios en surtidor de la caída en la cotización del crudo fue lo que explicó buena parte de la sensible mejora de los números de ANCAP durante el primer semestre de 2016, cuando obtuvo ganancias por US$ 78 millones.

El ente también cuenta con un seguro petrolero para reducir las "vulnerabilidades" de eventuales shocks externos que pueden provocar una suba del crudo. El instrumento tiene una cobertura de 6 millones de barriles por un año (hasta junio de 2017) con un precio de US$ 55 por barril.

Cuando el promedio del crudo Brent supere ese valor por barril, el Ministerio de Economía (MEF), recibirá una compensación que saldrá de multiplicar los 6 millones por el sobreprecio.

Semanas atrás la presidenta del ente, Marta Jara se mostró afín a que en el futuro sea la propia empresa quien se haga cargo de la contratación de ese tipo de coberturas.

En este caso, la prima tendrá un costo de US$ 15,7 millones que serán desembolsados en dos pagos por parte del MEF.

Noviembre será clave

El precio del Brent avanzó ante las expectativas de que Rusia se adhiera a un pacto entre los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para limitar su producción.

La perspectiva de que Moscú, uno de los tres mayores productores mundiales de crudo, contribuya a estabilizar un mercado saturado de oferta desde hace más de dos años, impulsó el precio por encima de los US$ 52,55, el máximo anual que alcanzó la semana pasada. Así, el impulso llevó al precio a un nivel no visto desde el 8 de octubre de 2015, la última vez que el Brent había cerrado por encima de US$ 53.

La OPEP, con Arabia Saudita a la cabeza, expresó el 28 de setiembre en Argelia su intención de reducir sus extracciones conjuntas en cerca de un millón de barriles diarios, hasta un nivel de producción en torno a los 32,5 millones de barriles diarios.

El cártel petrolero aspira a ratificar ese pacto a finales de noviembre, en su reunión ordinaria en Viena, y a sumar al acuerdo a otros grandes productores. Se espera que limitar el bombeo global de petróleo impulse los precios, que han caído alrededor de un 55 % desde julio de 2014. (Con EFE)l


Populares de la sección