Parlamento estudia nuevo fondo arrocero por US$ 60 millones

Fideicomiso podría estar disponible antes de fin de año

La Cámara de Diputados estudia la propuesta de un nuevo fondo financiero para el sector arrocero por un monto de US$ 60 millones, mecanismo que fue planteado por los propios productores que tratan de resolver un serio problema financiero en sus actividades.

El tema fue destacado a Tiempo de Cambio de radio Rural por el presidente de la Asociación de Cultivadores de Arroz (ACA), Ernesto Stirling, quién indicó que el tema lo han venido trabajando en los últimos meses con los ministerios de Ganadería, Agricultura y Pesca y de Economía Finanzas. Esta nueva asistencia estaría disponible para antes de fin de año.

El Banco de la República (BROU) que aportó los recursos en el fondo anterior por US$ 40 millones intervendrá también en esta oportunidad, pero además participarán en menor medida dos bancos privados. El plazo para el pago de este nuevo fondo será de alrededor de 8 años.

Todavía falta la firma de los ministros y otros detalles vinculados a la Rendición de Cuentas, mientras que posteriormente deberán redactarse los correspondientes decretos reglamentarios.

Alto endeudamiento arrocero

La puesta en marcha de esta herramienta financiera está demostrando el nivel de endeudamiento que está adquiriendo el sector productivo arrocero, cuando todavía no se ha terminado de pagar el tercer fondo.

El fondo anterior se ha pago por los productores en más de la mitad, por lo cual durante un tiempo habrá que cumplir con el pago de dos fondos en forma paralela; el saldo del anterior y el monto de esta nueva asistencia, todo lo cual "resuelve un problema financiero, pero no soluciona el problema de fondo que tiene el sector", remarcó Stirling.

El endeudamiento arrocero se mantiene con la banca-principalmente BROU- y los molinos que son quienes financian en un 65% la actividad de la producción arrocera de este país.

El dirigente denunció también que Uruguay no puede aprovechar los buenos precios del mercado brasileño para el arroz y otros productos, porque la aduana por un problema sindical de Brasil solo habilita el ingreso de los camiones una sola vez a la semana.