Parlamento frena la idea del "arrepentido" para ir contra la aplicación Uber

La propuesta fue tratada en Comisión de Diputados y tuvo escaso apoyo
Después de generar reacciones airadas de la oposición y algunas críticas de parte del oficialismo, -y de alentar la creación de gifs y hashtags alusivos en las redes sociales-, la propuesta del "arrepentido" de Uber elaborada por el diputado Walter De León (MPP) aterrizó ayer en la Comisión de Innovación, Ciencia y Tecnología de la Cámara Baja y, por el momento, quedó frenada hasta que la izquierda presente una alternativa.

Luego de que el proyecto fuera publicado en El Observador, el diputado De León desfiló por los medios de comunicación e incluso en Radio Sarandí terminó discutiendo con los periodistas quienes, luego de criticar la propuesta, lo sacaron del aire acusándolo de "atrevido" por insinuar que los comunicadores estaban a favor de Uber.

"Me llamaron todos los medios para pegarme. Es como Galileo, me quieren quemar por pensar distinto", se quejó De León en el programa "Suena tremendo" de El Espectador.

Incluso el prosecretario de la intendencia de Montevideo, Christian Di Candia, se burló de la iniciativa a través de su cuenta de Twitter. "La propuesta del 'cliente arrepentido' para ir contra la empresa clandestina de transporte no tiene goyete. Suerte que no es prostíbulo. Seriedad chicos", escribió Di Candia.

La propuesta de De León que fue analizada en el seno de la bancada mujiquista propone premiar con 150 Unidades Reajustables (unos $140 mil pesos) a las personas que luego de convocar el servicio de la empresa Uber se arrepientan durante el viaje y alerten a las autoridades municipales.
"Se trata de hacer participar a los ciudadanos para que, entre todos, podamos solucionar este problema que le escapa a la Justicia. Para eso se necesita una herramienta innovadora, y la figura del arrepentido puede ser el camino", dijo De León a El Observador.

La propuesta considera usuario arrepentido "a toda persona que en el sector del transporte, luego de utilizar un servicio que no esté autorizado, se arrepienta y suministre los medios de prueba necesarios para identificar al conductor y el vehículo en infracción".

Se reconoce como "testigo colaborador" a aquella persona que, como indica la clasificación, le salga como testigo al denunciante.
Una vez arrepentido, el usuario de Uber llamará por su celular a las autoridades quienes, según dice el proyecto, deberán acudir "inmediatamente" para labrar un acta sobre lo sucedido.

"Delación"

Ayer en la comisión de Innovación de Diputados que preside el nacionalista Rodrigo Goñi, los representantes blancos y colorados se opusieron al proyecto. Goñi dijo tener la esperanza de que el Frente Amplio mejore sustancialmente la iniciativa original enviada por el Poder Ejecutivo, aunque sostuvo que "las señales de la propuesta del MPP van en sentido contrario".

"De aprobarse la figura anunciada del usuario arrepentido, constituiría una pésima señal al ecosistema emprendedor. Más aún, sería un daño irreparable para el Uruguay inteligente porque estaría alentando la desconfianza ciudadana lo que impacta negativamente en el desarrollo de la economía digital. La propuesta del usuario arrepentido abreva en la cultura de la delación en que se fundaron las más tristes experiencias de la humanidad", dijo Goñi.

En tanto, el diputado del MPP Julio Batistoni, integrante de la Comisión de Innovación, también dijo tener reparos con la solución planteada por su compañero.
En declaraciones a Montevideo Portal, el parlamentario informó que el proyecto está siendo analizado por un grupo de abogados, dado que existen "ciertas dudas sobre su aplicabilidad".
Señaló que "el gran problema" consiste en distinguir entre quienes se arrepientan a conciencia de haber llamado un coche de Uber, de aquellos que usen la aplicación solo para tenderles una trampa a los chóferes.

"No queremos alentar vividores, gente que quiera hacerse una changuita con esto", afirmó.
En tanto, el presidente de la gremial del taxi, Oscar Dourado, dijo en el programa "Esta boca es mía" de Teledoce que personalmente está a favor del proyecto.
Es más, desde la gremial del taxi se encargaron ayer de difundir el proyecto de ley en varios medios de comunicación.

"Esta aplicación defrauda al Estado y a la sociedad. Al que denuncia que usó el servicio le dan el 50 % de la multa y la otra mitad va para la educación, que tanto precisa. Esta figura ya está en Inglaterra, en Fancia y se usa para detectar fraudes en licitaciones. Los gurises en vez de cazar pokemones van a cazar Uber. ¿Y sabés qué va a pasar? El Estado va a tener la certeza de que acá lo ilegal no tiene cabida", declaró Dourado.

A través de las redes, legisladores de la oposición, salvo alguna excepción, cuestionaron la iniciativa. "Es una apuesta por el trabajo del realismo mágico", opinó el senador colorado José Amorín. En cambio, el diputado blanco suplente Marcelo Bacigalupi consideró que los que critican la propuesta ejercen un doble discurso. "¿Así que denunciar evasión es buchonear? ¿La comboleta no era delacion fiscal? ¿No tenía premio? ¿No te incentivaba a denunciar si no había factura? Terminen con la pavada", reclamó.

Entre otras cosas, la propuesta inicial del Poder Ejecutivo para regular la actividad de Uber le daba al Banco Central la potestad para bloquear las transacciones comerciales de las empresas que funcionan con tecnología parecida a la de Uber.
El proyecto fue descartado principalmente por el MPP y la lista 711 desde donde se entiende que las intendencias ya cuentan con las herramientas legales para controlar a la multinacional. El Ejecutivo prevé presentar una propuesta alternativa.


Populares de la sección