Partidos de Brasil eligen al sucesor del polémico Cunha en Diputados

El político que promovió el impeachment contra Rousseff, renunció a la presidencia de Diputados por estar vinculado en casos de corrupción
La Cámara de los Diputados de Brasil enfrenta este miércoles una extensa jornada elegir a su presidente tras la renuncia de Eduardo Cunha, el polémico político que impulsó el proceso de destitución contra la mandataria suspendida, Dilma Rousseff.

Los diputados deberán elegir en la noche del miércoles a su próximo jefe entre alrededor de más de una decena de candidatos, que los medios de comunicación califican entre "aliados o no" de Cunha, quien, por su parte, continúa manteniendo su escaño.

Desde que anunció su renuncia a la presidencia, el jueves 7, los partidos del arco político articulan apoyos a contrarreloj, especialmente el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), del presidente interino Michel Temer y al que también pertenece Cunha.

La elección de un presidente afín a Temer será fundamental para el nuevo Ejecutivo a la hora de colocar a trámite la votación de medidas de relevancia para el gobierno, especialmente algunas de carácter económico, en medio de la fuerte crisis que atraviesa el país.

En un clima de campaña electoral, los emisarios del presidente interino negocian un candidato de consenso que evite fracturas en la base aliada que sustenta al gobierno de Temer, quien asumió el pasado 12 de mayo después de que Rousseff fuera suspendida de su cargo para el inicio de un juicio político.

En lo que fue considerada una derrota para Temer, quien no quería un candidato propio, el PMDB escogió como candidato a jefe de Diputados al exministro de Salud Marcelo Castro, quien fue uno de los pocos del partido en votar en contra de la apertura del juicio contra Rousseff.

El Partido de los Trabajadores (PT), de Rousseff, también trata apoyos e incluso ha coqueteado con Demócratas (DEM), un partido de derechas e histórico opositor, para respaldar a su posible candidato, Rodrigo Maia.

No obstante, algunos sectores del PT, que no cuenta con candidato propio, se oponen radicalmente a que la formación apoye a legisladores que hayan amparado el proceso de destitución contra Rousseff.

El nuevo jefe de Diputados necesitará 257 votos para ser elegido en la primera vuelta, pero en caso de que ningún candidato consiga alcanzar esa cifra tendrá que realizarse una segunda vuelta entre los dos candidatos más votados y ganará el que obtenga más de la mitad de los votos de los presentes.

El sustituto de Cunha dirigirá la Cámara baja hasta el próximo 1 de febrero, sin posibilidad de ser reelegido.

Una vez concluida la elección, el nuevo jefe relevará a Waldir Maranhao, quien asumió la presidencia interina de la Cámara el pasado mayo después de que el Supremo decidiera suspender a Cunha de sus funciones por alegada corrupción y obstrucción a la Justicia.

La salida de Cunha

Cunha, un adversario político de Rousseff y aliado de Temer, fue uno de los arquitectos del juicio político contra la ahora mandataria suspendida y, en su calidad de presidente de la Cámara, dio inicio a trámite del proceso de destitución.

El diputado renunció a su cargo de presidente en medio de las presiones de todo el arco legislativo, que lo considera un personaje incómodo, a pesar de su gran influencia.

La vida política de Cunha, quien llegó a dominar la agenda política del país, se complicó después de que arreciaran las acusaciones contra él por corrupción, las cuales también han salpicado a su esposa.

Evangélico de tendencia conservadora, Cunha está siendo investigado por el Supremo por su implicación en el escándalo de corrupción de la petrolera estatal Petrobras, del que supuestamente se benefició haciéndose valer de su cargo de presidente de la Cámara.

El político, que deberá ahora defender su escaño ante una comisión de diputados que también le procesa por supuesta corrupción, no podrá participar en la elección del miércoles, en la que están habilitados para votar 512 diputados.


Fuente: EFE

Populares de la sección