Partidos británicos en crisis; Escocia se plantea bloquear salida de UE

Cuestionamientos internos para conservadores y laboristas; los escoceses quieren seguir en la Unión
El terremoto causado por el Brexit impactó de lleno en la política británica, con demandas renovadas de independencia desde Escocia y el estallido de una revuelta contra el líder opositor laborista Jeremy Corbyn.

La cúpula del Partido Conservador busca un candidato alternativo al exalcalde de Londres Boris Johnson para suceder al primer ministro y líder "tory", David Cameron, que el viernes anunció su dimisión tras perder la histórica consulta.
El periódico "The Sunday Telegraph" señala que Johnson, abanderado de la victoriosa campaña a favor de abandonar la UE, se postulará esta semana para sustituir a Cameron, lo que impulsaría una competencia por el liderazgo que culminaría en el congreso anual de la formación, en octubre.
Sin embargo, muchos diputados conservadores se oponen a que sea el líder, pues lo ven como un político oportunista preocupado por su carrera aunque reconocen que cuenta con apoyo popular, y tratan de promover a la actual ministra del Interior, Theresa May, en una operación que la prensa bautizó como "Cualquiera, menos Boris". May estaba a favor de la UE pero que no se comprometió durante la campaña.

Revuelta contra Corbyn

El Partido Laborista, por su parte, está inmerso en el caos después de la dimisión de nueve miembros de su equipo en protesta por la falta de liderazgo de Jeremy Corbyn, a quien se acusa de un pobre papel en la campaña por la permanencia en el referendo del 23 de junio.
La crisis estalló después de que Corbyn cesara al portavoz de Relaciones Exteriores del partido, Hilary Benn, quien buscaba apoyos a una moción de censura a Corbyn, que se debatirá hoy.
"Ha quedado ya muy claro que hay una preocupación muy extendida (...) sobre el liderazgo de Jeremy Corbyn", dijo Benn en un comunicado. "En particular", prosiguió Benn, "no hay confianza en que seamos capaces de ganar las próximas elecciones si Jeremy continúa como líder". Esos comicios están previstos en 2020, pero con la actual precipitación de acontecimientos "podrían llegar mucho antes", afirmó.

A Corbyn le reprochan en particular no haber sabido o no haber querido convencer al núcleo duro del electorado obrero del "Labour". Un 37% de los laboristas votaron por el Brexit, desafiando la línea oficial del partido.
Los diputados que han dimitido son las portavoces de Sanidad, Heidi Alexander; Educación, Lucy Powell; Medioambiente, Kerry McCarthy; Transporte, Lilian Greenwood; el portavoz para Escocia, Ian Murray; el de Justicia, Charles Falconer; el portavoz para Irlanda del Norte, Vernon Coaker, y las responsables del Tesoro, Seema Malhotra, y Juventud, Gloria de Piero.

Proteger a Escocia

El resultado favorable al brexi" ha indignado al gobierno de Escocia,que este fin de semana afiló sus armas con un objetivo claro: quedarse en la Unión Europea. La jefa de gobierno escocesa, Nicola Sturgeon, por un lado, advirtió que podría recomendar al Parlamento autónomo, donde el Partido Nacionalista Escocés (SNP) tiene 63 de 129 diputados, que deniegue el "consentimiento legislativo" para la retirada.
Pero Sturgeon también señaló que un segundo referéndum de independencia "es muy probable. "El Reino Unido por el que el pueblo escocés votó en el referéndum de independencia de 2014 ya no existe", declaró.
El sábado, apenas 24 horas después de los resultados del referéndum británico, Sturgeon ya había convocado a su gabinete con carácter urgente para preparar su estrategia."La realidad es que no hay reglas, no hay precedentes", resumió.
Los principales países de la UE presionarán para que las negociaciones de divorcio se abran lo antes posible, y Sturgeon, líder del partido nacionalista escocés, previsiblemente no quiere perder tiempo:"Mi desafío es decidir la mejor manera de proteger los intereses de Escocia, cómo puedo prevenir que nos saquen de la UE en contra de nuestra voluntad".
En el referéndum del jueves pasado Escocia, así como Irlanda del Norte, votaron mayoritariamente por permanecer en la UE.

"Esto no va a ser una reedición del referéndum de 2014" que Escocia organizó con el acuerdo de Londres, y que otorgó la victoria a los que querían permanecer en el Reino Unido, dijo Sturgeon.
Un sondeo realizado por el Sunday Times el viernes y sábado mostró que el 52% de los escoceses quiere la separación del Reino Unido. Otro sondeo, realizado el viernes por ScotPulse, da un 59% de apoyo a la independencia, en comparación con el 32% que quiere seguir en el Reino Unido.
Hace dos años los electores optaron por rechazar la independencia, con una mayoría cómoda del 55%.
"La independencia no es mi punto de partida en este asunto", afirmó Sturgeon, dejando entrever así que la prioridad es mantenerse en la UE. "Lo que pase de aquí en adelante deberá ser negociado", advirtió.
Fuente: AFP y EFE

Populares de la sección