"Partidos van a ser más creíbles si sus finanzas son transparentes"

Para José Arocena, la ley de financiamiento de partidos políticos tiene "lagunas" y aspectos de "ficción"

El Parlamento terminó de aprobar en mayo de 2009 la ley de financiamiento de los partidos políticos, que se aplicó para la elección inmediata y la posterior de 2014. La norma básicamente obliga a los lemas a declarar por escrito de dónde proviene el dinero para costear sus campañas, ya sea público o privado, y establece algunas limitaciones. La práctica ha demostrado que existen algunas "lagunas" y aspectos de "ficción", al decir del presidente de la Corte Electoral, José Arocena. En entrevista con El Observador, el único jerarca independiente de ese órgano dijo que los partidos tienen "capital" para plantearse "más en serio" la fiscalización económica, y consideró que ello los hará más "creíbles". Desde 2009 hubo una sola denuncia de incumplimiento de la ley, que terminó archivada por falta de pruebas.

Si la Corte Electoral se entera de incumplimientos a la ley de financiación de partidos, ¿qué pasa?

En general la Corte funciona por denuncias. No quiere decir que no pueda hacer cosas de oficio. La Corte ha aumentado con el tiempo sus atribuciones, sin que se le haya aumentado su estructura profesional, es decir, los cargos. Hoy tenemos un presupuesto que no permite crear ningún cargo. ¿Qué tenemos? Tres contadores para 850 funcionarios en todo el país, y lo que hacen es gestionar contablemente la Corte y los actos electorales. No podemos trabajar de oficio porque no tenemos profesionales para dedicarlos a eso. Por eso se ha resuelto actuar ante denuncias. Si aparece un caso, se investiga puntualmente ese caso.

¿Qué están haciendo para que eso pueda mejorar?

Vamos a participar de un seminario en México, y tenemos expectativas que el ministro que nos va a representar vuelva con una nueva metodología de control. Pero tenemos que ver si es aplicable al Uruguay, aunque pienso que sí. El problema son las auditorías, no la información. El problema es saber si los partidos dan la información que tienen que dar, si hay algo que no dieron, si esa información es realmente exacta, cuáles son los orígenes de los capitales del dinero puesto en la rendición de cuentas. Todo eso, en este momento, nosotros lo que hacemos es recibir la rendición de cuentas porque con eso cumplen con la ley, y decir que cumplió en plazos requeridos

¿Hacen trampa los partidos con la información?

La información está muy bien armada, y la presentan contemplando todas las exigencias de la ley de partidos. Los que la arman son expertos en el conocimiento de la ley, y en armar rendiciones de cuenta, y entonces no se dejan así nomás caer en trampas. No es un problema de que puedan o no puedan modificar o mentir en la información. El problema es que la información que nos dan, ¿qué calidad tiene?.

La ley impide, por ejemplo, que los partidos se financien con empresas extranjeras

No se pueden financiar partidos políticos con empresas extranjeras, sólo con empresas nacionales. Hay una ficción ahí también, porque hay empresas nacionales que tienen capitales extranjeros en sus capitales. Puede haber 30% de capitales extranjeros, sin embargo es una empresa nacional. La formulación de empresa nacional o empresa extranjera no es muy precisa (en la ley). Yo creo que los partidos políticos tienen capital para plantearse más en serio la fiscalización económica, y que va a redundar en beneficios de los partidos. Los partidos se van a volver más creíbles cuando más transparente sean sus finanzas.

A veces sucede que se cumple con la ley, pero no con su espíritu

O se cumple estrictamente, pero no sabemos cuál es el origen real, no el origen de fulano de tal, Juan Pérez, el origen real. Para eso se necesita una investigación contable. No sabemos tampoco si esa es toda la información, y si todo el financiamiento está puesto en esa información. No hay manera de saberlo, salvo con una auditoría. Entonces el eslabón débil del Uruguay está en que la Corte no tiene posibilidad de hacer auditorías.

En otro caso, por ejemplo, la ley impide que financien partidos las empresas que tengan contrato de obra con el Estado. Pero con la letra chica los partidos se financian con empresas que tienen contrato de servicio con el Estado, no de obra. ¿No viola el espíritu de la ley esa práctica?

La ley tiene lagunas.

¿Usted cómo lo solucionaría?

Tres opciones: o se le da a la Corte la posibilidad de tener un departamento de auditoría, con todo lo que significa en profesionales, infraestructura. La segunda es crear una nueva estructura independiente, cuya finalidad sea la auditoría de las rendiciones de cuenta, fuera de la Corte. Y la tercera opción es darle al Tribunal de Cuentas esa tarea, pero enriqueciendo a esa institución.

¿Cuántas denuncias de incumplimiento se presentaron desde que está vigente la ley de financiamiento desde 2008?

Una sola, que la contestamos. Era por empresas que contrataban con el Estado y financiaron.

¿Y qué pasó?

No se pudo probar ninguna, porque la prueba es el problema.

¿Cómo?

Tener la prueba significa tener una investigación contable a fondo. No alcanza con tener la información. Es un problema de contadores, de profesionales expertos. De lo contrario es un saludo a la bandera.

¿Entre los partidos nunca hubo cuestionamientos? ¿o en este caso rige el dicho de que entre bomberos no se van a pisar la manguera?

Cuando se redactó esta ley, que era la primera, se dio como un primer paso, y me parece que lo mostrado hasta ahora es interesante, mejor que antes, mejor que nada, pero falta. Y falta legislativamente. Tiene que haber legislación que contemple las lagunas de esta ley.

¿De qué forma se podría ser más estricto?

Que por ejemplo, además de la presentación de rendición de cuentas en un período determinado, se hable de control y auditorías.


Populares de la sección

Acerca del autor