Partieron 250 militares a Haití, que vive su encrucijada electoral

El "horizonte de finalización" de la misión de paz es el 15 de octubre

El comandante en jefe del Ejército, Guido Manini Ríos, despidió ayer en el batallón de Infantería 1 al primer contingente de militares que partió hacia Haití en la madrugada de hoyo. En estas horas viajan hacia ese país 250 militares del Ejército Nacional que reemplazarán a los 250 que están desplegados desde el año pasado. El 15 de octubre de 2016 es "el horizonte de finalización" de la Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización en Haití (Minustah), dijo el subsecretario de Defensa Nacional, Jorge Menéndez, el pasado 2 de diciembre en el Parlamento. De todas maneras, el proceso electoral que vive por estas horas Haití será crucial para definir si Naciones Unidas mantiene s la misión o finalmente se retira.

El 25 de octubre fue la primera vuelta electoral y quedaron como vencedores el oficialista Jovenel Moise con 32% de los votos, y Jude Celestin, con 25%. La segunda vuelta estaba prevista para el 27 de diciembre, pero se pospuso para el 24 de enero. Celestin denunció entonces que hubo un "golpe de Estado electoral" fomentado por el presidente Martelly y resolvió bajarse de la contienda. La ley indica que el candidato que renuncie será sustituido por el tercero más votado, en este caso Moise Jean Charles, quien también renunció.

En medio de este proceso, hubo renuncias en el Consejo Electoral Provisional, que resolvió suspender las elecciones del 24 de enero.

La incertidumbre y las protestas se suceden en las calles de la capital, Puerto Príncipe.

En ese contexto, se dará el recambio de las tropas uruguayas, que comparten el batallón en el norte del país, en Morne Cassé, junto a Perú. Además de suministrar agua potable a las poblaciones aledañas cuando lo necesitan, a un orfanato y a la cárcel de la región, los militares uruguayos son los encargados de trasladar y custodiar urnas durante las elecciones.

Los argumentos se repiten entre los militares que partieron hacia Puerto Príncipe. La mayoría asegura que se postuló para participar de la misión para aplicar los conocimientos adquiridos y por una cuestión económica. Un sargento cobra US$ 1.000 al mes por la misión.

Entre los 250 militares que viajarán hay nueve mujeres, entre ellas, Verónica Viar, que con 50 años de edad y 20 en el Ejército participará por primera vez de una misión. Viar es profesora de inglés en la Escuela Militar y fue docente de varios de los oficiales que hoy son sus jefes. "Primero crié a mis hijos, porque soy madre sola. Cuando ellos cumplieron la mayoría de edad, estaba en condiciones de ir de misión y aquí estoy", asegura. Viar está dentro del 10% del contingente que participa por primera vez a una misión de paz.

Populares de la sección