Pasear con Richard Gere o cenar con el plantel del Barça es posible

Un agencia argentina ofrece paquetes turísticos de lujo con destinos exóticos o encuentros con famosos

Volar a una isla paradisíaca, viajar en primera clase o alojarse en hoteles cinco estrellas puede, para muchos, ser sinónimo de turismo de lujo. Sin embargo, los hermanos Brenda y Guillermo Caizza pensaron, allá por 2007, que era hora de que ese segmento de mercado contara con opciones distintas a las tradicionales.

Para lograrlo, estos dos ingenieros se asociaron con la licenciada en turismo Bernardita Solar Bascuñan y crearon BeyondBA, un emprendimiento que ofrece experiencias tan inolvidables como compartir una comida con el plantel del Barcelona FC o recorrer Vietnam junto a uno de sus sobrevivientes de guerra.

"Nosotros habíamos trabajado en una de las compañías líderes a nivel local en lo que es listas de casamientos, y arrancamos nuestro proyecto con la idea de generar un diferencial en el servicio de lunas de miel sumando tecnología. Creíamos que esta unidad de negocios iba a ser el core de la empresa, pero terminó sucediendo otra cosa", dice, a Apertura.com, Brenda Caizza, cofundadora de la agencia de viajes.

"Como nos pedían productos de primer nivel para lo que era viajes de placer, terminamos creciendo mucho en ese sentido, y hoy creemos que no existe un límite, que todo es posible", agrega la emprendedora que logró que un cliente disfrutara de una cena junto al equipo del "Barca". Y el grupo de futbolistas que lideran Messi, Suárez y Neymar no es el único con el que pueden tener contacto los clientes de BeyondBA. "Tenemos una carta con un montón de experiencias con deportistas y celebridades a las cuales tenemos acceso, y la hora de gestionar el encuentro, todos brindan un servicio y quieren estar en contacto con la gente de la cual viven", asegura Caizza.

Destinos y personalidades

El emprendimiento ofrece desde experiencias en Hollywood, en donde el turista participa de todo lo que sucede en un estudio de filmación y conoce en persona a distintas celebrities, hasta viajes a Las Vegas en los que padres e hijos fanáticos del deporte viven de cerca peleas de boxeo como la de Mayweather contra Pacquiao.

"Los deportistas nunca fallan, ya sean de la NBA, rugbiers o futbolistas de primer nivel, a la hora de conocer a un seguidor siempre son bastante serios. Pero para los que son muy celebrities tenemos backups, porque su agenda cambia y vos podés tener acordado algo, pero ellos no van a estar a disposición de un viajero", revela la ingeniera.

Entre las opciones está la posibilidad de visitar galerías de arte de Europa junto a reconocidos pintores o almorzar con Richard Gere.

En el caso de los viajes a destinos donde el atractivo principal es su naturaleza, Solar Bascuñan y los hermanos Caizza cuentan equipos que trabajan a distancia y se encargan de conseguir los servicios de guía más exóticos en los distintos lugares. "Viajamos a cada destino y los recorrimos durante un tiempo, aprendimos cuáles eran los operadores locales con servicios de mayor calidad e hicimos una selección en base a nuestros estándares", cuenta Brenda Caizza.

Así, consiguen enviar a grupos de ejecutivos que viajan con sus familias a hacer cruceros por el Amazonas o presenciar la migración de más de un millón de animales por la planicie del Masai Mara, en Kenia.

Sobre sus clientes, la ingeniera reconoce: "Son gente que ha viajado por muchos lugares, entonces sorprenderlos es un trabajo; te obliga a innovar, ya que sus expectativas son muy altas".

Si bien BeyondBA ofrece experiencias desde los U$S4.000 por persona, vivir una travesía hecha a la medida de cada turista puede costar entre US$ 10 mil y U$S 30 mil por cabeza.

Hoy, el emprendimiento hace 1200 viajes anuales, cifra que se divide a la mitad entre los productos de la categoría Black Label -la más costosa y exótica- y los que pertenecen a la línea Luxury Travel.

En promedio, los clientes del proyecto del que Caizza es parte viajan con un sólo acompañante, y lo hacen a Tailandia, Vietnam, Camboya, Mongolia, Singapur, Hong Kong, Australia, Nueva Zelanda y Sudáfrica.

"En 2015 crecimos un 30 por ciento con respecto al año anterior y logramos facturar U$S 24 millones", indicó Brenda Caizza.

"Ahora nuestra meta es seguir creciendo en el orden del 30-40 por ciento y conseguir que un 80 por ciento de nuestros viajes pertenezcan a la categoría Black Label", comenta una de las cofundadoras sobre sus expectativas. Y concluye: "Seguimos teniendo la convicción de que lo que se nos ocurra lo podemos lograr; así nació esta empresa, vimos un hueco en el mercado y decidimos entrar".


Fuente: Apertura, El Cronista

Populares de la sección