Patronal demandará a la IMM por permitir que Uber opere en la capital

La asamblea de la gremial votó iniciar acciones legales contra la comuna
La llegada de Uber en noviembre del año pasado generó que tanto dueños como trabajadores del taxímetro no se tomaran ni un descanso a la hora de intentar impedir su operativa. Luego de varias acciones que buscaban frenar que la aplicación se extendiera, este miércoles la Gremial Única del Taxi votó por unanimidad presentar una demanda judicial contra la intendencia por considerar que está permitiendo el servicio de transporte no regulado.

Unos 350 socios de la gremial se reunieron en asamblea en el Centro de Protección de Choferes de Montevideo donde votaron presentar la denuncia judicial contra la comuna. Según informaron a El Observador participantes de la reunión, el motivo de la decisión se debe a que entienden invirtieron en un mercado cerrado y regulado de transporte y que la intendencia no está cumpliendo con ese aspecto al dejar que Uber opere sin pagar por las habilitaciones necesarias.

Consultado por El Observador, el secretario general de la gremial, Javier Fardín, confirmó la votación de la asamblea y señaló que, si bien tomarán acciones legales contra la comuna, aún no está definido si se hará en el ámbito civil o en el penal.

Los propietarios de taxis pidieron a la intendencia que se cortara la señal de la aplicación, como se ha realizado en otros países, pero estaban disconformes porque la comuna no lo había hecho. La posibilidad de un bloque a la aplicación llegó a estudiarse incluso en el ámbito del Congreso de Intendentes.
El intendente Daniel Martínez dijo a El Observador que si bien no estaban al tanto de la demanda que planea presentar la gremial, en la administración están "tranquilos" de que están trabajando en el tema. Martínez indicó que habló con el presidente de la Gremial Única del Taxi, Óscar Dourado, y que le explicó que la comuna no tiene potestad para dar de baja a la aplicación.

"Estamos fiscalizando", agregó el intendente, en referencia a los controles que realiza para detectar conductores de Uber trabajando en la ciudad.

Otra de las medidas que los propietarios de taxis votaron en asamblea fue mantener las manifestaciones y concentraciones cada vez que lo consideren pertinente. Participantes del encuentro dijeron a El Observador que incluso se llegó a manejar la posibilidad de hacer un escrache frente a la casa del intendente, pero esa opción finalmente no se consideró por no tener suficiente apoyo.

Esta es la segunda vez que la gremial recurre a la Justicia por la llegada de la aplicación Uber. En febrero presentó una denuncia penal contra la empresa extranjera por desacato de la normativa, aunque hasta ahora no han habido citaciones por ese caso.

Además, uno de los conductores de la patronal fue procesado sin prisión días atrás por un delito de justicia por mano propia al increpar a un conductor de Uber por trabajar sin regulación.

La abogada penal de la gremial, Silvia Cuello, dijo a El Observador que desde noviembre la gremial ha perdido 30% de ingresos a raíz del desembarco de la aplicación, por lo que los permisarios están pensando en enviar trabajadores al seguro de desempleo.

Desde su llegada a enfrentado varios frentes de pelea. Al conflicto con la gremial también se le ha sumado los enfrentamientos con el sindicato de taximetristas (Suatt) que en varias oportunidades han tenido encontronazos con conductores de la aplicación en plena calle. Además, la comuna ha advertido en reiteradas oportunidades que Uber opera por fuera de la regulación y que por tanto sancionaría a quienes brinden el servicio.

Tanto el gobierno deparamental como las autoridades nacionales se encuentran estudiando la llegada de la aplicación y buscan la manera de regular este tipo de tecnologías.

Populares de la sección

Acerca del autor