Peligra la participación de la mayoría de las comparsas en las Llamadas

Conjuntos socios de Audeca quieren que al menos se duplique el pago que les hace Tenfield por derechos de imagen
El diferendo por el pago de derechos de imagen se trasladó del fútbol al carnaval. Un grupo de 32 comparsas de negros y lubolos entiende que el dinero que reciben es insuficiente para los costos que les implica presentarse cada año, y por ello negocian un acuerdo para incrementar los ingresos por su participación en el Desfile de Llamadas. Las negociaciones continúan y existe confianza en alcanzar un acuerdo, aunque no es inminente y persiste el riesgo de que el espectáculo se realice sin la mayoría de los conjuntos que están clasificados para participar.

Las comparsas que integran la Asociación Uruguaya de Candombe (Audeca) exigieron un aumento en el pago que han venido recibiendo en los últimos años e hicieron saber a la Intendencia de Montevideo –organizadora del espectáculo– que si eso no sucede evaluarán no desfilar el próximo jueves 9 y viernes 10 de febrero.

Audeca agrupa a 60 conjuntos de Montevideo y el interior. Entre las 40 que desfilarán este año (ver apunte) hay 32 de ese grupo. El resto son socios de la gremial Directores Asociados de Espectáculos Carnavalescos y Populares del Uruguay (Daecpu).

Las comparsas reciben pagos de patrocinadores, de la TV y de la Intendencia de Montevideo.

La directiva de Audeca citó a una asamblea de socios para el próximo lunes, para que se trate un tema que, dada su relevancia, entienden que debe ser considerado en ese ámbito.

Aníbal Pintos, presidente de Audeca, destacó a El Observador que la idea del gremio "es recibir un pago más justo, que permita tener más recursos para invertir en los espectáculos".

"Acá nadie gana dinero, todo lo que se recibe se gasta en mejorar la comparsa. Nunca nos quedó dinero a favor después de unas Llamadas", enfatizó Pintos, director de Zumbaé. Las comparsas recibieron en los últimos años $ 32 mil cada una de parte de Tenfield, que tiene los derechos de televisación, por desfilar en las Llamadas, y la intención de Audeca es que ese monto –al menos– se duplique este año y establecer un sistema que actualice el monto en el futuro.

Costos elevados


Un tambor de buen nivel, como para ser utilizado en el desfile, cuesta de $ 6.000 a $ 8.000, pero un buen piano puede llegar a costar $ 12 mil. En una cuerda de tambores puede haber de 40 a 70 chicos, repiques y pianos, según el reglamento.

Las inversiones para equipar a una comparsa –puede tener de 70 a 150 componentes– son elevadas en vestimenta, maquillaje, calzado, banderas, eventuales elementos decorativos, como carros o muñecos, y accesorios, como sombreros, apliques y plumas. Y un kilo de plumas de buena calidad cuesta $ 30 mil.

La inversión total para desfilar a un nivel competitivo ronda los $ 600 mil, aunque algunas comparsas invierten una cifra superior.

Ingresos por premios


Las comparsas, además de lo que reciben por derechos de imagen, obtienen otro dinero de la Intendencia por los premios, un monto que cambia según las posiciones que decide el jurado. En la última edición la comparsa ganadora recibió $ 139.700 y la ubicada en el décimo lugar $ 67.500. El resto de las 40 que compiten obtuvo $ 51.100 por concepto de presentismo. Además se otorgan varios premios a las mejores propuestas colectivas e indivuales. Por ejemplo, la mejor cuerda de tambores el año pasado recibió $ 48.400 y la mejor vedete $ 9.900. Este año esos valores serán ajustados por IPC, que es lo que suele decidir la Intendencia.

"Si se tiene en cuenta lo que le aportamos a la cultura nacional, lo que contribuimos para el turismo, los puestos de trabajo que se generan en torno al espectáculo que damos, el valor social de tener a mucha gente ocupada en cosas sanas, lo que hay que invertir para mejorar lo que se nos paga es algo muy menor y vaya si vale la pena", reflexionó Pintos.

Aunque admitió que es necesario actualizar lo que reciben, el dirigente valoró que al menos ahora se obtiene algo, porque hasta hace pocos años los espectáculos también eran televisados y las comparsas recibían solo los premios de la Intendencia y el dinero que obtenían de los patrocinadores.

La cultura del candombe, especialmente el espectáculo comparsero, ha crecido en forma exponencial en los últimos años, tanto que las Llamadas pasaron a realizarse en dos noches y es necesario realizar en cada primavera una prueba de admisión. En la edición de 2016, la última clasificatoria, participaron 34 conjuntos y la mitad logró un cupo en las Llamadas de este año.

Orden del desfile


Jueves 9 de febrero: La Carpintera Roh, Nimba, M.Q.L., Las Panteras de Benguela, La Rodó, La Unicandó, Makalé, E.P., Con Alma y Vida, Senegal, Los Niche, La Fuerza, Nigeria, L.C.V., La Restauración, Cuero Pa' Ti, Uganda y Uráfrica. Viernes 10: C 1080, Elumbé, La Jacinta, Yambo Kenia, Sarabanda, Tronar de Tambores, La Simona, Valores, Zumbaé, Cenceribó, La Tangó, La Dominó, Mi Morena, La Figari, La Gozadera, Elegguá, Batea de Tacuarí, La Generación Lubola, Triniboa, Integración, La Facala y La Fabini.

El dato

C 1080. La comparsa Cuareim 1080 ganó el año pasado y partirá primera el viernes 10.

Acerca del autor