Pereira: "Tengo que tener un ojo en el empleo y otro en el salario"

Dijo que el movimiento no solo debe luchar por "inflación más tanto por ciento"
"El movimiento sindical es mucho más que la pelea por los salarios"


El PIT-CNT evalúa de forma "muy negativa" la decisión del gobierno de no modificar las pautas salariales. Sin embargo, el presidente de la central sindical, Fernando Pereira, entiende que hay otros aspectos para avanzar en los que sí encuentra sintonía con el Poder Ejecutivo.
En entrevista con El Observador TV, sostuvo que además de velar por la mejora del salario de los trabajadores, hoy el movimiento sindical debe negociar con "un ojo en el empleo", porque es un problema central. "Si pierdo de vista eso, pierdo de vista la realidad nacional", dijo.
A continuación, un resumen de la entrevista realizada por el periodista Mariano López.

¿Esperaba la respuesta del presidente?
Después de que un presidente es tan contundente con su decisión de no modificar las pautas durante una cadena nacional, es muy difícil tener expectativas de que va a cambiar. Con lo cual hay que construir una agenda mayor, porque ni el mundo empieza ni termina con las pautas salariales. Y hay otras cuestiones que son fundamentales para el movimiento sindical.
Partíamos de la base de que teníamos que decirle de primera mano que de mantenerse esas pautas este año iba a ser un año muy conflictivo y así le dijimos. Naturalmente va a ser conflictivo, no solo por la decisión de la dirección del movimiento sindical, también por la decisión de los sindicatos. En particular negocian este año el Sunca (construcción), comercio y servicios, y unos 300 mil trabajadores a partir de junio. Va a haber una efervescencia si no logramos flexibilizar al menos un punto del correctivo anual que es lo que más complejiza, porque cuando empieza a haber pérdida salarial por la suba de precios, va afectando el salario mes a mes y si uno puede corregirlo una vez al año es una cosa, pero si tiene que esperar 18 meses es otra muy distinta.

Pero más allá de esa respuesta previsible, ¿cómo evaluá la reunión?

La evaluamos como positiva, no por las pautas salariales. El tema de las pautas es negativo y va a generar conflictividad. Pero el movimiento sindical es mucho más que la pelea por los salarios. Nosotros le solicitamos al presidente que envíe al Parlamento un proyecto de ley de insolvencia patronal. Esto es, que se cree un fondo para que aquellas empresas que se funden y no le pagan a los trabajadores, estén cubiertos. Puede ser que esto no sea importante para los 1,2 millones de trabajadores, pero para los que pierden el empleo en esas condiciones, esto es muy importante.
Le planteamos una ley de empleo para personas con discapacidad. Le pedimos que ratifique por ley el convenio 158 de la OIT que obliga a las empresas a despedir con fundamentos, no pueden despedir por voluntad. Le pedimos que apure el proyecto de feminicidio y que conforme un Consejo Superior donde tratar el tema de trabajo, producción e inserción internacional a los efectos de algo fundamental: mantener los puestos de trabajo en Uruguay.
No hay ningún porcentaje que yo consiga de incremento salarial que le sirva a un trabajador que no tiene empleo. Tengo que tener un ojo colocado en el empleo y otro en el salario. Y no puedo perder de vista que hay sectores que tienen problemas de empleo. Si pierdo de vista eso, pierdo de vista la realidad nacional.

Hay dirigentes sindicales que consideran que no fue positiva la reunión con el presidente y además creen que les vendieron espejitos de colores a ustedes.
Sí, pero ayer (por el miércoles) se votó en la mesa representativa y tuvimos 41 votos que apoyaron lo que yo estoy sosteniendo, seis abstenciones y un solo voto en contra. ¿Qué opina el movimiento sindical? Esto que yo te estoy diciendo. ¿Qué opina una minoría que yo respeto? No sé si lo de los espejitos de colores, pero que era más importante las pautas salariales que todos estos avances que logramos.

Esa promesa del Ejecutivo de ocuparse de la inflación para evitar que haya pérdida de salario real. ¿No es un poco utópica en este momento que hay poco margen de maniobra?
Para nosotros sí, y se lo hemos planteado. Le dijimos a la prensa que buscaríamos soluciones a las pautas salariales pero el presidente fue contundente y nos dijo que no. Insistimos mucho con el tema inflacionario y nos dijo que va a tomar todas las herramientas a su alcance para tratar de mitigar la inflación.
Nosotros le planteamos que preferíamos tener reaseguros, como correctivos anuales y ajustes por inflación, pero tuvimos respuestas negativas. En esa parte de la reunión, el 100% de la central está de acuerdo en que tuvo resultados negativos, tan negativos que llevaron al movimiento a ratificar el paro del 6 de abril de 9 a 13 horas y tratar de hacer una gran movilización que genere condiciones para flexibilizar las pautas dentro de los Consejos de Salarios.
Porque vamos a ver: hay pauta, pero muchos convenios colectivos celebrados en 2015 fueron por encima de la pauta, flexibilizaron aspectos de la pauta, hicieron correctivos más cortos, generaron partidas anuales, fondos sociales. Cuando hay una situación de este tipo, la riqueza de la inventiva tiene que ser más que "la inflación más tanto por ciento", hay que ir en la búsqueda de otras conquistas.
Centrar la negociación colectiva solo en salarios, para mi gusto, es una mirada muy pequeña. La negociación tiene que mirar otras conquistas, la categorización, otros beneficios sociales, la salud laboral, la formación para el trabajo. Esta mirada más amplia es la que el movimiento sindical está primando.

¿Luego del paro van a endurecer las medidas?

Dependerá de los resultados. No puedo empezar con un paro de 24 horas cuando todavía no empezó la ronda de negociación 2016. Sería poner la carreta delante de los bueyes. La medida táctica se tiene que adecuar al tiempo político. El paro es una medida táctica para comunicarle a la sociedad por qué tenemos una diferencia importante en las pautas salariales, por qué creemos que las pautas van a afectar el salario de los trabajadores, y por qué va a haber pérdida salarial en 2016.
Si somos capaces de explicar al conjunto de la sociedad y a los compañeros que ésta es una pelea que vale la pena dar, probablemente haya medidas más duras. De hecho, el año pasado fue un año hiperconflictivo. Pero mi objetivo no es un año conflictivo, ni hoy ni mañana ni nunca, sino que los trabajadores mejoren su calidad de vida.

Piden baja de tarifas a hogares que gastan menos

Además del tema salarial, ¿le pidieron al gobierno que trate de controlar los precios?
Totalmente. Estamos convencidos de que hay que hacer acuerdos de precios de largo plazo y con control. Además, el Estado tiene una herramienta fundamental que son las tarifas públicas. Estamos convencidos que hay un sector de la sociedad, los que gastan, supongamos, menos de $ 2.000, que deberían tener una rebaja en la tarifa de UTE. De forma tal que si el Poder Ejecutivo tomara una decisión de bajar las tarifas públicas en aquellos sectores de la sociedad que tienen menos consumo de energía o agua estaría dando una señal clara de combate a la inflación.