Perera: "Estamos mirando el árbol y no el bosque"

El presidente de la Cámara de Comercio se refirió a ley de inclusión financiera
El presidente de la Cámara Nacional de Comercio (CNCS), Carlos Perera, se levantó de su asiento e hizo señas para indicar que iba a decir algo. Ya había terminado la segunda mesa de la mañana –sobre inclusión financiera– y el principal de la gremial quería hacer una reflexión, dijo.

La CNCS representa a "prácticamente el 65%" del Producto Interno Bruto (PIB), pero "nunca fue escuchada" a la hora de redactar la ley de inclusión financiera. "Se le negó su participación", dijo Perera, y agregó que el responsable del Programa de Inclusión Financiera del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), Martín Vallcorba, se había ofendido con la gremial porque había marcado su postura contraria a algunos aspectos de la norma.

Perera retomó el planteo que un rato antes se había hecho con relación a los aranceles que los comercios deben pagar a los sellos emisores de las tarjetas y dijo que no se trata del porcentaje puntual que abona.
"Porque es el 2% en esto, quizá algo más en la prevención, quizá algo más en la seguridad y quizá algo más en los impuestos. Quizá algo más en los impuestos que dicen que ya van a poner una vez que se termine esto. Estamos mirando el árbol y no estamos mirando el bosque, porque es un global de cosas que se van a hacer", comentó.

El dirigente empresarial añadió que, más allá de la ley de inclusión financiera, hay una "cantidad de cosas que van coartando los derechos no solo de los comerciantes sino de los individuos". De todas maneras, dijo que no se trata de una ley de bancarización sino –utilizando una referencia orwelliana ya recurrente en Perera para referirse a esta norma– de un "Gran Hermano".

"No es como en otros países, donde pago IRPF pero lo puedo deducir en los gastos. Acá no. En otros países pago los impuestos y veo la devolución. Acá no. Tenemos US$ 2.000 millones de déficit anuales en época de bonanza", finalizó Perera para despertar aplausos y un "muy bien, Carlos, muy bien" de uno de los presentes que lo escuchaba con atención.

Para algunos

La mesa que provocó los comentarios de Perera contó con la presencia, entre otros, de Alejandro Fernández, director de la empresa Compupel, quien relató de qué manera esta ley había cambiado la manera en la que hacía negocios.

Fernández lamentó que los comerciantes no habían tenido voz a la hora de redactar el texto.
El negocio para el banco parece "óptimo", al gobierno le viene "bárbaro" y el costo lo asume 100% el comercio, sostuvo el empresario. "Parece que la inclusión funciona para algunos", dijo. Por su parte, el abogado Julio Facal (cuyo estudio, Yelpo & Facal, está llevando adelante recursos de inconstitucionalidad contra la ley presentados por diferentes empresas) manifestó que el objetivo de la bancarización no puede darse "por obligación sino por incentivo".

Asimismo, sostuvo que no es cierto que el comerciante pueda tomar la decisión de no aceptar medios de pago electrónicos, porque si hace esto "no vende". También, Facal expresó que los defectos que tiene la ley "no se pueden ir solucionando sobre la marcha", porque es traumático.