Pese al ajuste, calificadora baja perspectiva de deuda uruguaya

Si bien mantiene grado inversor de Uruguay, Standard & Poors advierte que puede corregir la nota

La agencia calificadora de riesgo Standard & Poors (S&P) mantuvo ayer la nota de deuda soberana de Uruguay en "BBB", pero bajó la perspectiva desde estable a negativa, lo que aumenta el peligro de una revisión a la baja. "La perspectiva negativa refleja los riesgos de que la economía se debilite más allá de nuestras expectativas actuales y que el ingreso per cápita continúe deteriorándose, afectando la base de ingresos de Uruguay y los planes de ajuste fiscal del gobierno", señala el documento de S&P.

"Aunque el gobierno ha comenzado a aplicar medidas de eficiencia del gasto, sobre todo en el sector público no esperamos que estas medidas sean suficientes para evitar un mayor déficit público en 2016", añadió. La calificadora proyecta un crecimiento de 0,7% en Uruguay para 2016 y de 1,5% para 2017, tras un incremento del Producto Bruto Interno (PIB) de 1% en 2015.

Además, da cuenta que contrariamente a las expectativas de la agencia, la inflación sigue aumentando (trepó a 11% en los 12 meses finalizados a mayo). En ese sentido, advierte que en caso de alcanzar el 12%, las cláusulas previstas en los convenios salariales del sector privado podrían activarse y los aumentos podrían conducir a "un espiral de inflación".

El anuncio de la calificadora estadounidense llegó pocos días después que el gobierno anunciara un paquete de medidas con el objetivo de mejorar el resultado de las cuentas públicas en un punto del PIB, equivalente a unos US$ 476 millones a 2019, basado en un reordenamiento del gasto y un incremento de los ingresos públicos.

Una de las grandes preocupaciones del gobierno que llevaron al ajuste fiscal propuesto por el Poder Ejecutivo es mantener el grado inversor. La calificación que tiene la deuda uruguaya es una de las principales fortalezas con las que cuenta la economía local.

En medio de las turbulencias que afectan a la región y al resto de los países emergentes, esa es una cualidad que lo distingue de la mayoría de los países de la región y un respaldo a la hora de generar confianza para atraer inversión y buscar fuentes de financiamiento externo.

El año pasado, tanto la calificadora Standard & Poor's como Moody's mejoraron el nivel de calificación de la deuda soberana uruguaya y la subieron de la nota BBB- a BBB, mientras que Fitch la mantuvo en el escalón más bajo dentro del grado inversor (BBB-).

Sin embargo, ante la falta de progresos observada hasta ahora para reducir los desequilibrios macroeconómicos, en las últimas semanas las calificadoras comenzaron a enviar señales respecto a que la situación puede incidir de forma negativa en la credibilidad de las políticas y la calificación de la deuda uruguaya.

A la decisión de Standard & Poor's se podría sumar la agencia Moody's. En su último reporte alertó sobre la situación económica del país, al considerar que "el empeoramiento del entorno macroeconómico aumenta los retos" para cumplir con los "objetivos fiscales".

También la calificadora de riesgo Fitch sostuvo que las medidas anunciadas por el gobierno en el marco del proyecto de Rendición de Cuentas ayudan a mejorar la situación fiscal del país, pero que es "insuficiente" para estabilizar el creciente endeudamiento.

"Si es aprobado, el paquete de medidas fiscales recientemente propuesto puede mejorar las perspectivas de alcanzar los planes de consolidación del presupuesto uruguayo a cinco años", señalan los analistas de Fitch Ratings. Sin embargo, se indicó que "un débil crecimiento y las presiones que hay sobre el gasto público pueden hacer insuficiente el plan para estabilizar completamente la creciente carga de deuda pública".

Anoche el Ministerio de Economía emitió un comunicado en el que destacó que "a pesar de la fuerte crisis económica que atraviesan varios países de la región y la desaceleración económica general en América Latina, Uruguay conserva su nivel de calificación crediticia más alta de su historia". Por otro lado, se indicó que las fortalezas construidas por el país en los últimos años, juntamente con la mejora esperada del resultado fiscal derivada de la aplicación de las medidas de "consolidación fiscal anunciadas y la reducción de la inflación", permitirán que en los próximos años la economía uruguaya continúe creciendo, "profundizando los avances en materia social registrados en la última década".


Populares de la sección