Pese a costos y precios, un predio arrocero logra 9.000 kilos por hectárea

La familia arrocera Furtado también hace ganadería, la que considera una buena alcancía
Por Hugo Ocampo, de su viaje a Cebollatí, Rocha -

El establecimiento agrícola ganadero El Grllo, ubicado en la ruta 15 kilómetro 183,5, en las proximidades de Cebollatí, en el departamento de Rocha, es una explotación típicamente arrocera que lleva a cabo una tercera generación de la familia Furtado. En este lugar tuvo lugar el miércoles 29 de marzo pasado la inauguración oficial de la zafra arrocera 2017.

Su actual titular, Alfredo Furtado Méndez, comenzó a cultivar arroz en 1979, pero su padre había iniciado la actividad en 1972. Hoy la producción es compartida con su hijo Alfredo Furtado Segovia, que es la savia nueva en el emprendimiento.

Desde ese lugar donde está ubicado el casco del establecimiento se promueve una producción arrocera y ganadera, que se desarrolla en una extensión de 860 hectáreas de arroz y 2.400 hectáreas de ganadería.

En los rastrojos se hacen siempre praderas para la ganadería, que es la manera de ir mejorando los campos. La producción ganadera se hace en ciclo completo y se trabaja con un rodeo de unas 2.000 cabezas, fundamentalmente de la raza Aberdeen Angus.

A su vez, como es habitual observar en los predios que ocupa el sector arrocero, el peso de las explotaciones en campos arrendados es importante. En el caso del establecimiento El Grillo, la ganadería se desarrolla sobre unas 2.000 hectáreas arrendadas, mientras que en el arroz se explotan en rotación entre 170 y 200 hectáreas.

El arrendamiento es una realidad en este tipo de explotaciones y esa característica limita en muchas oportunidades las inversiones, admitió Furtado Segovia. En realidad el arrendar campos cerrados ayuda al manejo y mejor aprovechamiento, opinó el productor. Explicó que cuando se arrienda solo para el arroz se usa seis meses el predio y luego se devuelve. Sin embargo, cuando se arrienda un campo cerrado, es posible explotarlo todo el año y sacar el provecho de las pasturas sobre rastrojos del arroz.

Mejora de rendimientos


Con relación a los años anteriores son notorios los avances alcanzados en calidad y rendimientos. También es muy significativa la diferencia en cuanto a la eficacia que permiten las herramientas tecnológicas y que han marcado un notorio avance.

Según Furtado Méndez, hay que tener en cuenta que antes con 110 bolsas se podía hacer frente a los costos, y recordó una crisis por el año 1983 con el precio del arroz a US$ 4,80 la bolsa. En aquel momento con 142 bolsas de la variedad Tacuarí se pudieron cubrir las necesidades, pero hoy la situación es muy diferente.

Por ejemplo, es muy difícil encarar los costos, si a la vez hay que cumplir con el financiamiento de inversiones. Los promedios generales de los predios rondan las 170 bolsas (8.500 kilos) y resulta que los costos están superando las 180 bolsas (9.000 kilos por hectárea),

Este año se mejoró mucho en el arroz, fundamentalmente en aspectos sanitarios, sostuvo Furtado Segovia. Explicó que se ha logrado una mejora importante, fundamentalmente se ha logrado ese avance antes de la siembra.

Además se han logrado chacras muy parejas, que antes no se lograban tanto y es por la maquinaria que se utiliza. Es todo un paquete de tecnología que confluye en la mejor productividad.

Por otro lado, hay una serie de productos como los funguicidas y herbicidas, que si bien se está tratando de usar lo menos posible, igualmente contribuyen a mejorar la productividad.

Un total de 180 bolsas de 50 kilos en promedio es la producción de El Grillo, lo que indica un alto promedio de 9.000 kilos por hectárea. Está en los límites mundiales de productividad y ahora trata de mejorar calidad, explicó el productor. El Grillo siembra arroz variedad Tacuarí 144 y se está logrando una diferenciación en el precio, reconoció Furtado.


Salir de la crisis no depende de productores


El presidente de la Asociación Cultivadores de Arroz (ACA), Alfredo Lago, destacó que no depende de los productores salir de esta crisis que afecta al sector. Durante su discurso en oportunidad de la inauguración de cosecha de arroz, resaltó la importancia de varios actores vinculados al desarrollo alcanzado por la cadena arrocera.

Entre otros, el papel que han jugado los centros de investigación, el Banco de la República y los demás actores que han conformado una verdadera cadena integrada y donde la ACA asume un papel relevante en la fijación del precio del arroz integrado a los industriales.

Sin condiciones para crecer


Lago se refirió también a que el sector que genera un ingreso de divisas de alrededor de US$ 400 millones, no trabaja en condiciones de competitividad. Resaltó entonces que no están dadas las condiciones para crecer y que se afronta una situación extremadamente compleja.

El dirigente dijo que la industria arrocera uruguaya vende en los mejores mercados del mundo y a buenos precios, y los arroceros alcanzan resultados productivos inmejorables, pero los altos costos de producción comprometen la continuidad de gran parte de los productores, no solo por "nuestros costos de producción, sino también industrial. La espiral de aumentos de esos costos nos han dejado sin competitividad a pesar de tener altos rendimientos de la producción".

Dijo que uno de los factores que han incidido es el valor bajo del dólar en Uruguay.


Populares de la sección

Acerca del autor