Pese a expectativas, IMM y Adeom siguen sin lograr acuerdo

El gremio prevé realizar tres paros en los próximos 15 días
La asunción de Daniel Martínez en la Intendencia de Montevideo había generado altas expectativas a la Asociación de Empleados y Obreros Municipales (Adeom). Desde un primer momento el sindicato ya notaba que habría un cambio en las relaciones con el nuevo gobierno departamental, o al menos así lo manifestaba cada vez que lo comparaba con la gestión de la exintendenta Ana Olivera.

Pero pasaron nueve meses y en el medio hubo paros y ocupaciones en las que incluso tuvo que intervenir el Ministerio del Interior para ponerles fin.

Uno de los puntos más tensos en la relación de la comuna y Adeom llegó a fin de año, cuando varios camiones recolectores quedaron fuera de circulación y la basura se acumuló en las calles. Mientras la IMM acusaba a los trabajadores de haber tenido una parte de responsabilidad en los retrasos de recolección debido a los paros por turno que había aplicado, el sindicato contraatacaba al sostener que toda la responsabilidad era de la comuna por la falta de mantenimiento que tenían las unidades. Al sindicato tampoco le cayó bien que el gobierno de Martínez hubiera contratado empresas tercerizadas y que hubiese acudido a los militares para poner a punto la limpieza de la ciudad. Todo esto hizo que lo que se auspiciaba como un vínculo amigable terminara opacándose. De hecho, todavía siguen discutiendo sobre el aumento del salario de los trabajadores, la principal reivindicación del sindicato.

Hasta ahora, no se avizora que ninguna de las partes ceda y la distancia entre las propuestas es grande. Al día de hoy el ingreso de los trabajadores municipales se compone de un salario fijo al que luego se le suman diferentes partidas, como la de presentismo o la vinculada con la productividad.

El sindicato quiere salarizar al menos una parte de esas variables para que el trabajador cobre un poco más y que su sueldo no esté sujeto a condicionantes. En el polo apuesto, la IMM propone ampliar los compromisos de gestión, algo con lo que el gremio está en desacuerdo.

Dos frentes

Las negociaciones con la administración de Martínez en cuanto al convenio quinquenal son solo una parte del problema que vive Adeom. A nivel interno, el propio secretario general del sindicato, Facundo Cladera, advirtió en diálogo con El Observador que los trabajadores cada vez se movilizan menos y que, si bien sus medidas de paro tienen alto grado de adhesión, luego no pasa lo mismo con las movilizaciones ni con las asambleas, adonde terminan asistiendo menos sindicalistas que los esperados. Eso obliga al gremio a tener que dividir sus fuerzas y buscar mecanismos para convencer a los trabajadores de que tengan mayor participación en las medidas que se toman dentro del sindicato.

Para eso una de sus herramientas fundamentales es la propaganda, tanto a través de folletería como de pautas publicitarias en diferentes medios. Aunque por ese lado también hay ciertas debilidades. A medida que los trabajadores con más experiencia se fueron jubilando y en cambio entraron en la comuna empleados con menos experiencia y por tanto sueldos más bajos, los aportes al sindicato también se fueron limitando.

Con este panorama, el secretario general del gremio reconoció a El Observador que el segundo año de esta administración no será sencillo.

Facundo Cladera, secretario general de Adeom: "El nivel de movilización ha venido en baja"


¿Cómo define el vínculo con la administración de Daniel Martínez?
El vínculo es bueno. En lo que tiene que ver con las conversaciones, tenemos un tanto más de contacto con la administración que antes. El problema es la conclusión después, que es uno de los temas más importantes. Nosotros nos propusimos varias cosas que no habíamos logrado con la administración pasada que tienen que ver con la plataforma, donde el punto sustancial es el tema salarial.

La IMM ha sostenido que los trabajadores tienen buenos sueldos.
No es lo mismo que lo que nos dijo a nosotros. Brenta lo que nos dijo es que estamos de la media para abajo. En la IMM hay una situación muy dispar. Tenemos compañeros que tienen buenos sueldos, $ 20 mil, $ 30 mil, $ 40 mil, que trabajan muchas horas para tenerlos. Más de ocho en algunos casos. En algún momento queremos hablar de crecimiento real del salario. No queremos que como los de supermercados ganan $ 10 mil tenemos que conformarnos con $ 15 mil. Nosotros queremos media canasta, $ 30 mil para grado uno. Capaz que hay grados 1 que los cobran; sin duda que hay, pero no es sueldo fijo. No es tu salario, es tu extra, y uno no puede vivir de extras.

¿Son menos pujantes que en la administración anterior?
No. Ocupamos el segundo piso de la Intendencia. Hemos modificado ciertas medidas y hemos tomamos medidas duras. Las medidas del año pasado fueron duras, sobre todo al final.

¿Cómo ve el próximo año?
Hay preocupación. Va a haber una crisis financiera, que se viene pateando la pelota para adelante. Brasil está por caerse de pico. Independientemente de que el gobierno plantea que hay estabilidad, hay pautas salariales que benefician claramente a los empresarios. Eso a nivel general. En la IMM hay un planteo muy rígido y hay un nivel de desmovilización muy importante en la gente. Hay un movimiento muy hacia adentro, que por supuesto afecta.

¿Hay menos movilización en Adeom?
Si bien tenemos un importante acatamiento en las medidas de paro, la participación ciudadana ha caído con las redes sociales. Hoy la gente aplica toda su rebeldía en las redes sociales y termina siendo un vómito de palabras sin ningún tipo de contenido. Se aplican políticas complicadas y la gente no sale a la calle. Se ve el árbol pero no se ve el bosque. Si la gente no se moviliza y no toma cartas en el asunto, al final los que terminan tomando las decisiones son gobernantes que debido a otras presiones no están viendo los intereses que tiene la gente.

¿Puede haber conflicto?
Conflicto tendría que existir hoy a nivel general. En Adeom con la Intendencia: vamos a ver que definen los propios compañeros. Tenés que convencer a la gente de que la situación es compleja. En la administración de Ehrlich hemos tenido un nivel de movilización muy importante y después hemos venido en baja, en baja, en baja. La adhesión no es mala. Cuando Adeom convoca parar, se para. Pero el sentido del paro no es el día libre. Se para por asamblea y a la asamblea va menos gente de la que esperamos. Eso también tiene que ver con la movilización.

¿No cree que quizá la medida de paro no esté surtiendo efecto?
Que un sindicato piense en no tomar medidas de paralización es complicado. Es la herramienta que tiene el trabajador para definir cuestiones que tienen que ver con su futuro, con su vida. Y después la publicidad.

¿Cuánto se ha invertido en publicidad?
Debemos haber invertido en conflictos (entre setiembre y diciembre de 2015) cerca de $ 1,5 millones. Y algo más también.

¿Adeom es un sindicato con plata?
El sindicato recauda el 1% del sueldo base. El que aporta menos aporta $ 180. Nuestra cuota sindical es menor que muchas. Después hay un fondo solidario y hay un fijo que es el fondo de conflictos.

Todo son de $ 200 y pico que aporta cada uno de los municipales. Hubo una reducción importante de los ingresos porque se fueron grados altos con las jubilaciones y entró mucha gente con grado uno. Pero es un sindicato que se autosustenta.

Populares de la sección

Acerca del autor