Pese a que no es en la frontera, en Gualeguaychú se quejan de la nueva planta de UPM

Advierten que el río Uruguay se contaminará de todas formas
El anuncio de una tercera planta de celulosa en territorio uruguayo no fue bien recibido por los ambientalistas argentinos, a pesar de que no está previsto que la nueva obra se instale en la frontera con el país vecino.

El integrante de Asamblea Ambiental de Gualeguaychú, Juan Veronesi, dijo al diario El País que la construcción de la planta "sería una nueva agresión al río a Uruguay" la cual "preocupa enormemente" a la organización.

Según anunció en conferencia el presidente Tabaré Vázquez, está previsto que la nueva planta se construya en la cuenca del río Negro aunque aún no está definida la zona exacta. Ante esto, los ambientalistas entienden que la planta contaminará el río Uruguay de todas formas ya que es afluente del río Negro.

Por otra parte, el ambientalista y también integrante del grupo, Martín Alazard, dijo a El País que la instalación de la planta "va a impactar directamente en el río Uruguay" dado que la boca del arroyo Yaguarí, afluente del río Negro, se encuentra aproximadamente a 35 kilómetros del difusor de la planta de Botnia y con el reflujo "habrá un efecto acumulativo innegable y una sumatoria de contaminación".

Según dijo Veronesi, el daño ambiental que produjo la anterior planta de UPM en Fray Bentos "ha sido constatado en el río y en aire" pero "Uruguay se opone a la mitigación de los efectos" y las cancillerías de ambos países actúan con "secretismo".

"Las empresas de afuera se llevan los recursos, dejan contaminación y lo que agregan en cuanto a PIB y empleo son cosas relativas", expresó.

De cara a este panorama, los ambientalistas comenzarán reuniones en las que definir los pasos a seguir e insistir en que se difundan los resultados del monitoreo ambiental de la planta de Fray Bentos.





Populares de la sección