Pesimismo de los consumidores se refleja en crédito al consumo

Financiamiento a familias bajó 2,6% interanual al cierre de marzo pese a mejora de economía

Pese a la mejora del contexto económico en los últimos meses y el mayor optimismo por parte de los analistas privados en el devenir de la actividad, el crédito que otorga el sistema financiero a las familias para el consumo sigue sin despegar. De hecho, en el primer trimestre del año el volumen de crédito vigente profundizó su caída respecto al último cuarto de 2016.

El Índice de Crédito al Consumo de El Observador (ICC-EO) mostró una caída de 2,6% interanual al cierre de marzo en el financiamiento que otorgan los agentes financieros locales a las familias, medido en pesos constantes –es decir, una vez depurado el efecto de la inflación–. El indicador no toma en cuenta el crédito hipotecario ni automotor.

De esta manera, se acentuó la caída que tuvo lugar en el cuarto trimestre del año pasado, cuando el crédito vigente cayó 1,7% respecto al cierre de 2015. Esto implica que los nuevos préstamos contratados por las familias no alcanzan a compensar los vencimientos y por lo tanto, el volumen total de financiamiento vigente se reduce en comparación con un año atrás.

Este comportamiento tiene lugar en contexto donde la confianza de los consumidores revirtió la recuperación que había mostrado en el último trimestre del año pasado para volver en la franja de "moderado pesimismo", con una caída de la predisposición a la compra de bienes durables, la percepción de la situación económica personal y de la situación económica del país.

En diálogo con El Observador, el economista Alejandro Cavallo de Equipos Consultores indicó que la moderación de las presiones inflacionarias y la caída del tipo de cambio no están teniendo la misma correlación que tenían antes con los distintos indicadores que integran la confianza

Según dijo, una reducción de la inflación o del tipo de cambio desde niveles más altos podría haber tenido más efecto en la confianza. A modo de ejemplo, indicó que cuando el dólar pasó de $ 32 a $ 29 el impacto fue claro, pero no ha sido así para en el último tramo de tiempo cuando el billete verde pasó de $ 29 a $ 28. Esa situación no es menor, porque entre quienes dejan de considerar la adquisición de un bien durable también están los que dejan de evaluar el crédito como opción para financiarlo.

Cavallo también colocó entre otros aspectos que pueden estar pesando en el comportamiento de los consumidores la demora en la recuperación anunciada para las economías de Argentina y Brasil. Eso había incidido en las expectativas del segundo semestre del año pasado. Por último consideró que la suba del IRPF y su impacto en los ingresos de algunos consumidores de nivel socioeconómico alto puede tener un "efecto contagio" en niveles medios de consumo.

Qué dicen los números

La caída del arranque del año se concentró en el sector bancario, principalmente en el Banco República –actor que por sí solo concentra 53,9% del mercado del financiamiento al consumo–. Mientras que al cierre del año pasado el crédito vigente del banco estatal caía a una tasa de 3,4% interanual, a fines de marzo ese retroceso era de 5,4%.

En tanto, el crédito de los bancos privados en su conjunto –22,4% del total del mercado– bajó 3% en el mismo período. Eso implicó una desaceleración en el ritmo de caída, que en diciembre era de 3,8% y llegó a 4,2% en setiembre. La reducción del crédito bancario se vio compensada por un crecimiento más dinámico del financiamiento a través de administradoras de crédito. Ese segmento aumentó 5,4% interanual en volumen, luego de crecer 4,8% al cierre del año pasado.

De esta manera, las administradoras de crédito superaron a los bancos privados en los últimos 12 meses como proveedores de financiamiento al consumo. En ese período pasaron de concentrar 22% del mercado a 23,7%. En el mismo período, los bancos privados pasaron de 22,5% a 22,4% y el Banco República, de 55,5% a 53,9%.

Consumo estable

Por otro lado, en diálogo con El Observador, el gerente general de Portones Shopping, Nelson Barreto, indicó que el nivel de consumo en ese centro comercial se mantiene en niveles similares a los registrados en 2016 a esta altura del año. También recordó que cuando se produce alguna caída en el resto del mercado los shopping tardar algo más en observarlo. "Por ahora no lo hemos sentido", dijo.

Consultado sobre la comercialización de bienes durables dado el bajo precio del dólar, el ejecutivo indicó que si bien las condiciones actuales son muy atractivas para la compra de electrodomésticos, hay un mercado que en los últimos años está cerca de la saturación. A eso se suma las ofertas de distintos programas de beneficios que también compiten con la oferta de los centros comerciales.

Barreto destacó el aumento que registran las operaciones con tarjeta de débito con respecto al efectivo y las tarjetas de crédito. La gente se está acostumbrando, está cambiando la conducta de pago y beneficiándose de un pequeño porcentaje de descuentos", explicó.


Populares de la sección