Petroquímica de ANCAP cerró su peor año y espera por concurso

La empresa perdió US$ 18 millones; siguen sondeos con posibles compradores

Los números de 2016 terminaron de confirmar la tendencia que comenzó a observarse a comienzo de ese año. La petroquímica de ANCAP en Argentina cerró su balance con un rojo de US$ 18 millones, el peor desempeño desde que comenzó a operar en 2003. El fuerte deterioro hizo que a fin del año pasado el directorio de ANCAP solicitara ante la justicia argentina el concurso preventivo con el fin de evitar la quiebra y buscar salvar a la empresa.

Los malos resultados han afectado el patrimonio de la firma y han desmejorado sus indicadores económicos, al punto que la empresa no ha podido cumplir con préstamos y deudas comerciales. La apertura del concurso está hoy pendiente porque todavía no se designó un juez. Por ello también restan definir los pasivos concursales y la presentación y tratamiento de la propuesta de acuerdo preventivo, informó una fuente del ente a El Observador.

El concurso preventivo supone la suspensión en la ejecución de los intereses en contra del deudor. Y a su vez permite a la empresa continuar la operativa bajo la vigilancia de un síndico y un comité de acreedores. Hoy la petroquímica no está pagando ninguna obligación, pero sí impuestos y salarios.

El futuro acuerdo con los acreedores puede pasar por la venta de las acciones o el diseño de planes de refinanciación con quitas o nuevos plazos de pago, entre otras alternativas. También puede pasar que un tercero (sea acreedor o no) adquiera las acciones y negocie un plan de pago con el conjunto de acreedores. De hecho, fuentes del ente indicaron a El Observador que continúan habiendo sondeos con interesados para vender total o parcialmente la empresa. Carboclor tenía a diciembre de 2016 un pasivo total equivalente a unos US$ 35 millones, según el balance al que accedió El Observador.

La empresa tiene préstamos vigentes por unos US$ 17 millones con vencimientos a corto plazo en su mayor parte. Entre ellos figuran préstamos de entidades financieras por US$ 6,3 millones con bancos como Santander Río, Patagonia, Galicia, Itaú y Provincia. A ello se suman sobregiros bancarios por US$ 2,2 millones y préstamos otorgados por partes relacionadas (PetroUruguay y Ancsol) por unos US$ 2 millones. También había obligaciones negociables por US$ 6,6 millones de las cuales ANCAP era garante y que se pagaron en los primeros días de febrero.

Al analizar los números desde el comienzo de su operativa, en 2003, la pérdida acumulada de Carboclor es de US$ 18,7 millones. El histórico también deja ver que, después de cerrar el ejercicio 2008 con un rojo por US$ 1,3 millones, logró completar cuatro años consecutivos con ganancias pero esa racha se cortó en 2013. Desde ese entonces hasta la actualidad, las pérdidas acumuladas son de US$ 34,4 millones.

En 2016 los ingresos totales por venta de productos y prestación de servicios alcanzaron la suma de US$ 57 millones, de los cuales el 60,8% corresponde al mercado interno, el 29,7% restante proviene de exportaciones y 9,5% a servicios de puerto, almacenaje y logística. "El margen del negocio fue negativamente afectado por la contracción de la demanda en el mercado interno y en Brasil, la caída de los precios en el mercado internacional y el impacto de la nueva resolución del Ministerio de Energía y Minería que exige un mayor agregado de etanol en las gasolinas", dice el balance.

Esto último tuvo como consecuencia que se quitara del mercado local el producto de mayor contribución para la sociedad llamado MTBE, que pasó a ser exportado en su totalidad a mercados centrales con precios significativamente menores.

"Más allá de los esfuerzos realizados en materia de control y reducción de gastos, el alto costo financiero, resultante del nivel de deuda y las elevadas tasas de interés, tuvieron un fuerte impacto en el resultado final", explica el balance de Carboclor.


Populares de la sección