Picoteos caseros sin complejo de culpa

Ideas deliciosas y fáciles

Para no renunciar al placer de comer algo de aperitivo, a media tarde, o como previa de una cena ligera, aquí va una serie de buenas ideas al respecto.

Chips:

Uno de los mayores placeres del picoteo es llevarse algo crujiente a la boca, lo cual, en la gran mayoría de los casos, implica que el alimento en cuestión ha pasado por un proceso de fritura, y posee una alta carga calórica. Sin embargo, existe en la gran mayoría de los hogares, un electrodoméstico capaz de lograr el mismo efecto de la fritura pero sin el agregado excesivo de aceite. Este electrodoméstico es el horno.

Prácticamente cualquier fruta o vegetal puede deshidratarse en el horno y convertirse en un delicioso chip. Agregar algunos condimentos intensificará los sabores. Algunas ideas son: boniatos con tomillo, remolacha con piel de naranja rallada o banana con chile en polvo.

Otra idea es llevar los vegetales al horno con unas gotas de aceite, sal y pimienta y una vez fuera del mismo espolvorear con semillas de sésamo, chile, ralladura de limón o especias a gusto.

Untables y salsas:

Una primer aclaración importante es que para que estos puedan ser considerados ligeros y sanos, deben ser acompañados con alimentos también ligeros y sanos: verduras crudas, tomates cherry, rebanadas finas de pan integral tostado, o los chips del punto anterior son las mejores opciones.

Una receta sencilla consiste en procesar 500g de garbanzos hervidos con yogur sin sabor, medio diente de ajo, jugo de un limón, unas hojas de menta, sal, pimienta y especias a gusto.

Una versión italiana consiste en triturar seis tomates perita abiertos por la mitad y deshidratados en un horno a 100°C por una hora, con ricota, albahaca, sal y pimienta, y unos pistachos troceados que se agregan al momento de servir.

Si se quiere probar una versión más mexicana se puede tomar como referencia el clásico pico de gallo y añadir o quitar ingredientes a gusto: mango, rabanitos, especias, manzana o picante, son algunos de los sabores que se pueden añadir.

Otros picoteos:

Si se dejan reposar durante un par de horas unos rabanitos en aceite, vinagre y sal, estos perderán su posible amargor y funcionarán perfectamente bien como bocado. Los encurtidos, pickles o fermentados caseros también son dignos de considerar. Otra original opción: garbanzos tostados con especias, que pueden acompañar una ensalada o comerse solos como si fuesen frutos secos.

Dulces:

Cuando senecesita un golpe de energía una buena opción son los frutos secos. Para sofisticarlo un poco más, se pueden probar las trufas de nueces, dátiles y cacao.

Otras opciones: galletas de avena y frutas sin azúcar (con manzana, banana y miel), banana troceada y bañada en chocolate sin azúcar o helado de banana casero (picar banana, congelar toda la noche y procesar).


Para leer más sobre nutrición y vida saludable, ir a comermejor.com.uy


Fuente: El Comidista. El País.