Piden captura del testaferro de Báez, asiduo visitante de Uruguay

Ramos, presidente de Helvetic, entró y salió del país decenas de veces en 2015
Néstor Marcelo Ramos, un abogado argentino con pasaporte italiano, es señalado como el testaferro de Lázaro Báez, el empresario kirchnerista procesado por lavado de dinero. Los lazos de Ramos con Uruguay son múltiples e intensos. Los registros migratorios indican que Ramos estuvo en el país decenas de veces el año pasado y que su última salida de Uruguay fue el 19 de setiembre pasado, cuando cruzó la frontera hacia Argentina. De todas maneras, su paradero se ha tornado esquivo para la Justicia de ese país. Ante la sospecha de que se pudo haber fugado, el juez argentino Sebastián Casanello pidió ayer viernes la captura nacional e internacional del "enigmático testaferro" de Báez, como lo denominó el fiscal José María Campagnoli.

Ramos es el presidente de Helvetic Service Gruop, la sociedad suiza que controlaba la financiera SGI, mejor conocida como La Rosadita, base de operaciones en Buenos Aires del grupo liderado por Báez.
Imágenes divulgadas en enero por canal 13 muestran que el hijo de Báez, Martín, y su contador, Daniel Pérez Gadín, contaron millones de dólares de origen al menos incierto en esa financiera.
Helvetic es "una sociedad vehículo: una suerte de tren en constante movimiento, donde se suben y bajan activos de distintas personas que buscan reducir u ocultar parte de su patrimonio", expresó el juez Casanello en su último fallo.

A pesar de estas evidencias, Báez se deslidó de la sociedad presidida por Ramos. "Ni yo ni mi hijo Martín somos ni hemos sido accionistas, ni directores, ni apoderados, ni representantes, ni empleados de dicha sociedad", expresó el escrito presentado este jueves por el empresario en el juzgado, informó Clarín.

De todas maneras, Báez admitió que su principal empresa, Austral Construcciones, recibió US$ 33 millones de Helvetic. La declaración de Ramos para esclarecer el panorama resulta fundamental. El presidente de Helvetic debía declarar el próximo viernes 13 de mayo, pero ante la dificultad para notificarlo de la citación y la sospecha de que pudo haberse fugado, el juez ordenó ayer su captura.
Ramos brindó "servicios" durante varios años con el estudio JP Damiani & Asociados, dirigido por el presidente de Peñarol, Juan Pedro Damiani. "El señor Ramos era un tipo excelente, hasta que en 2013 parece que le prestó servicio a gente incorrecta", dijo Damiani a El Observador. "Cuando este señor cometió los errores, inmediatamente se le revocaron todos los mandatos de cosas vinculadas a nosotros porque actuó con gente que aparentemente no es la correcta", agregó el dirigente.

De los Panamá Papers surge que Ramos era presentado como el "socio en Europa" del estudio Damiani. "Con respecto a los datos del doctor Marcelo Ramos le informamos que es nuestro socio en Europa, quien nos asiste en consultoría y temas legales, residiendo en la ciudad de Lugano, Suiza", escribió Juan Fernández Methol, socio del estudio Damiani en un correo enviado al estudio panameño Mossack Fonseca, informó Búsqueda el 21 de abril.

La presencia de Ramos en Uruguay siguió siendo frecuente después de 2013. El año pasado, entró y salió del país unas 20 veces, informaron fuentes oficiales a El Observador.

Los movimientos financieros de Ramos están bajo la lupa de la jueza Adriana de los Santos, que desde 2013 investiga la ruta del dinero K en Uruguay.

La magistrada embargó el 25 de abril, en el marco de esta causa, el campo El Entrevero en José Ignacio por pertenecer al grupo liderado por Báez.

Por su parte, la diputada argentina Graciela Ocaña, que presentó la denuncia contra Báez en Uruguay en abril de 2013, entregó el lunes a la jueza nueva documentación sobre giros enviados o recibidos por Helvetic desde bancos uruguayos.


Populares de la sección