Piden creación de un programa nacional de investigación ovina

Fue planteado por Raúl Ponzoni, quien dijo que es mínima
la cifra de investigadores
El país tiene necesidad de desarrollar y formalizar un proyecto nacional de investigación en ovinos con la participación de todas las instituciones y grupos de interés que corresponda. Ese programa podría estar organizado en proyectos que cubran por ejemplo áreas de reproducción y sobrevivencia, nutrición, mejoramiento genético e investigación en recursos genéticos novedosos.

El tema fue planteado por el ingeniero agrónomo Raúl Ponzoni, investigador de la Facultad de Agronomía, durante su conferencia en el Seminario Internacional de Producción Ovina que organizó el lunes y martes pasado el Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL) por sus 50 años de vida.

Teniendo en cuenta el interés de cooperación que ha ido creciendo entre las instituciones vinculadas al tema, como el SUL, las facultades de Agronomía y Veterinaria de la Udelar, y el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), sería el momento adecuado de plantearlo, expresó Ponzoni.

Entendió que debería funcionar con proyectos identificados, ejecutados por contratos y presupuestos detallados, lo que debería crear una obligación de los participantes a cumplir con las metas establecidas para los distintos proyectos.

Previamente, Ponzoni había destacado en su conferencia las acciones del SUL en materia de investigación, que en gran parte se caracterizó por tener un muy claro foco en problemas reales de la producción, lo que es muy valioso. Resaltó como puntos salientes la adopción de evaluaciones genéticas con medidas objetivas, que es ejemplar en Uruguay. Se han conseguido grados de adopción de parte de los cabañeros significativamente más altos que muchos otros países que comenzaron los intentos de evaluaciones genéticas antes que Uruguay.

En términos de lanas sobresale la presentación de la zafra y reducción de defectos, así como también los logros en genética, en sanidad, vacunación y control del pietín, afirmó el investigador.
Investigadores al mínimo
Sin embargo, Ponzoni alertó luego que el SUL ha sufrido con motivo de la disminución del stock ovino en el país, lo que ha impactado en los recursos disponibles de la institución. Eso ha provocado que en el momento actual el número de investigadores sea un mínimo absoluto, y eso hay que tenerlo en cuenta.

No solo es pequeño el número de investigadores del SUL, sino que además tienen que ocuparse de otras tareas. Quiere decir que no disponen del 100% de su tiempo para la investigación. En general nadie cuestiona la necesidad de tener especialistas en la institución, pero el grupo de investigación se ha vuelto pequeño y vulnerable. Además, muchos de los logros en esta materia se derivan de actividades que fueron iniciadas cuando los recursos eran más abundantes y que serían impensables iniciarlas con los recursos actuales.

La producción de lana por animal es similar que hace 20 años, dijo Raúl Ponzoni

Siguiendo en esa línea, Ponzoni sostuvo que la caída del stock ha sido dramática, con los porcentajes de señaladas que no son para festejar a nivel nacional y peso de vellón que ha fluctuado en los últimos años, pero que la producción por animal últimamente es similar a la existente hace más de 20 años.

Acción interinstitucional

Adónde debería irse en este tema, se preguntó el investigador. En un primer enfoque sostuvo que el futuro del equipo de investigación es dependiente de la evolución del número de ovinos que hay en el país, pero esa evolución no va a poder ser espectacular. Si aumenta el número de ovinos va a ser gradual, sostuvo Ponzoni.

Aún con desarrollo favorable en el volúmen de ovinos en el país, la colaboración interinstitucional será esencial, porque en forma individual las instituciones que trabajan en este tema no tienen los recursos suficientes para trabajar en todas las áreas de investigación que es necesario hacerlo.

En otro orden, Ponzoni mencionó la falta de documentos de síntesis sobre los trabajos de investigaciones que tiene el país. En ese sentido puso como ejemplo los buenos trabajos conducidos por el SUL, pero que no están condensados en una publicación sintetizada fácilmente disponible para otros técnicos o productores interesados, concluyó. l

Gestión global

Raúl Ponzoni habló también durante el seminario del SUL acerca de la necesidad de trabajar en toda la cadena ovina, desde la producción a la comercialización. Argumentó que si se recomienda aumentar la producción, que el mercado anticipado esté asegurado de forma de no aumentar la producción y recién después salir a pensar dónde se va a colocar ese producto. Esta posibilidad puede generar nuevas especialidades; por ejemplo, planificar a largo de la cadena y asegurar que haya un mercado al final para lo que se produce.


Populares de la sección

Acerca del autor