Piñera: Se necesitan 70 años para dejar el subdesarrollo

El expresidente de Chile expuso ayer en Montevideo
Si América Latina continúa con el promedio de crecimiento del PIB anual que mantiene hasta el momento, se necesitarán 70 años para que el continente doble este índice y pueda abandonar finalmente el bloque de las economías subdesarrolladas, dijo ayer el ex presidente chileno Sebastián Piñera en una conferencia organizada por el Centro de Estudios para el Desarrollo en Montevideo. En la cita, que tuvo lugar en el hotel Sofitel Carrasco, estuvieron presentes numerosos dirigentes políticos uruguayos, entre ellos el ex presidente Julio María Sanguinetti, el ex candidato por el Partido de la Concertación, Edgardo Novick, y varios legisladores.

Piñera, que finalizó su mandato en 2014, desarrolló su exposición sobre la línea del desarrollo futuro de la economía y la política latinoamericana y, a pesar de que pasó por ellos tangencialmente, evitó referirse a los temas de mayor atención en estos momentos: las crisis de Venezuela y Brasil.

El ex mandatario trasandino expuso sobre dos de los tres grandes acuerdos comerciales que hoy imperan en el continente y con los cuales contrastó el modelo económico que ambos plantean: la Alianza del Pacífico, en la que se encuentra Chile, y la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

Piñera destacó que veía viable un eventual ingreso de Uruguay a la Alianza del Pacífico, y remarcó que el único país que actualmente no cuenta con posibilidades ciertas para pertenecer a ese grupo es Venezuela.

Destacó, además, la importancia de que Latinoamérica utilice el potencial que tiene para salir del estancamiento económico que padece hace décadas, y que, a su criterio, le ha causado la pérdida de terreno frente a otras potencias emergentes, como es el caso de India. "Debemos tratar de que América Latina, con el impresionante potencial que tiene, pueda dejar el subdesarrollo, alejarse de esos indicadores e integrarse al grupo de los países desarrollados".

"Nuestros países adolecen de una tremenda rigidez y de falta de flexibilidad. El mundo cambia. Estamos tremendamente atrasados para adaptarnos al mundo que viene", agregó.

El ex jefe de Estado también expresó que una de las cartas para combartir la corrupción en el continente es la vigilancia y la transparencia, y que para implementarlas los gobiernos deberán reafirmar la fiscalización.

Populares de la sección