PIT-CNT busca afuera paridad de género que no tiene adentro

De los socios del PIT-CNT, 50% son mujeres pero pocas ocupan cargos en la central sindical, que a la vez se queja por la brecha salarial entre los géneros
"Si una mujer hace una argumentación en una asamblea, bien. Pero si lo mismo lo dice un hombre, es mucho mejor". Con esta frase Milagro Pau, dirigente del sindicato bancario (Aebu) y responsable de la secretaría de Género del PIT-CNT, resume una realidad desde hace años frecuente en el movimiento sindical: ser mujer y dirigente no es tarea fácil.

La central es manejada netamente por hombres. En el secretariado ejecutivo, ninguna de las tres mujeres presentes tiene voto. Los 15 integrantes que resuelven son del sexo masculino. Pese a eso, en las últimas semanas, el PIT-CNT se muestra preocupado por incorporar en sus reivindicaciones la defensa de las mujeres, algo que hasta ahora no estaba en su agenda. Aprobó un paro parcial para el 8 de marzo, en rechazo a la violencia de género y empezó, lentamente, hablar de la falta de paridad salariales entre hombres y mujeres que cumplen los mismos roles.

"(La plataforma) no es solamente contra la aberración de la violencia doméstica sino contra todas las formas de discriminación de la mujer, en particular en el mundo del trabajo en tanto hay una mayor tasa de desempleo en la mujer que en el promedio general y hay una brecha salarial importante", dijo a Telemundo el secretario general Marcelo Abdala.

Pero así como sucede con el salario, también en el ámbito sindical las diferencias son notorias entre hombres y mujeres a pesar de que su participación es recibida siempre y en todos los sindicatos.

"Entendemos que tenemos un gran retraso en el movimiento sindical referente a la paridad dentro de todos los cargos sindicales", sostuvo Pau.

En la actualidad, las mujeres son 45% de la población económicamente activa y en el ámbito sindical son 50% de los afiliados al PIT-CNT. Pese a eso, son pocas las que logran llevar una vida de militante activa y ocupar cargos en direcciones sindicales a la par con su trabajo, las tareas del hogar y los prejuicios.

De acuerdo al informe El lugar de las mujeres uruguayas en la toma de decisiones elaborado por el Grupo Interagencial de Género de las Naciones Unidas en 2016, de los 44 cargos que había en la Mesa Representativa del PIT-CNT en 2015 solo 9 eran ocupados por mujeres. Esta cifra es mayor que la que había en 2011 donde solo dos de los 41 puestos eran ocupados por mujeres. Aun así, esto no es satisfactorio si se recuerda que en el 2003 el VIII Congreso del PIT-CNT, órgano máximo del movimiento sindical, aprobó la cuota de género para que al menos el 30% de los cargos de dirección, cupos de formación y negociación colectiva sean ocupados por mujeres.

Sin embargo, en la práctica la cuota no se respeta ya que el PIT-CNT no puede obligar a los sindicatos a cumplir las resoluciones del congreso. "Nosotros somos una convención de trabajadores por lo tanto no podemos obligar a las direcciones de los sindicatos a cumplir las resoluciones sino que podemos convocar políticamente a que las tomen en cuenta para su aplicación. Como convención no tenemos la potestad como para sancionar a un sindicato que no las cumpla", explicó la dirigente.

Las diferencias de género también son notorias dentro del Secretariado Ejecutivo conformado por 15 miembros. Si bien en 2011 una mujer integró el secretariado, en la actualidad todos los miembros son hombres. En 2015 la cúpula solicitó a la Mesa Representativa la incorporación de tres mujeres para "reparar en algo la situación objetiva de que el organismo no tiene mujeres", según consta el informe de la reunión. Tras el congreso, el presidente Fernando Pereira dijo que la decisión era un "parche" que permitía resolver un "déficit democrático por un tiempo". Es que para cambiar ese punto es necesario impulsar una reestructura del estatuto, lo cual implica esperar a un nuevo congreso y elaborar un proyecto de reforma que incluya otros aspectos.

De todas formas, al no ser miembros plenos, las mujeres no tienen permitido participar de la votación ya que el estatuto no lo permite. Desde entonces el secretariado toma resoluciones por consenso y no por votación. "La opinión nuestra pesa como cualquier compañero que tiene voto. Pero igual, no somos miembros plenos", dijo Pau.

PIT-CNT advierte a Vázquez que deberá tomar partido

Creando líderes

En el ámbito sindical, las dificultades que enfrentan las mujeres para ocupar puestos de liderazgo son los mismos que la ponen en desventaja a nivel laboral: las "obligaciones" del hogar y la mirada social.

"Evidentemente te cuesta más llegar a las direcciones de los sindicatos, pero llegás. El tema después son las exigencias que te impone la militancia. No tenemos las mismas responsabilidades los hombres que las mujeres y no está bien visto dejar tus responsabilidades de criar a tus hijos, de tener la casa impecable, de hacer los mandados, de tener la comida en hora, por estar en un sindicato", contó Daniela Durán, dirigente del sindicato metalúrgico (Untmra) y alterna de la secretaría de Género.

Para Durán, hay una "mirada machista" que se "impone" a nivel social y laboral que "transversaliza" al PIT-CNT y hace que las mujeres abandonen la militancia o crean que no tienen lo necesario para liderar un sindicato. "Tenemos que pelear con los estamentos sociales mucho más que los hombres, hasta en la forma de vestirnos y de ir a una asamblea. Los compañeros varones no se cuestionan si va de championes o de zapatos. Nosotras tenemos que evaluar si podemos ir de pollera o pantalón porque vamos a ser cuestionadas y censuradas por muchas miradas sociales", agregó Pau.

Frente a este panorama, en el próximo congreso la secretaría de Género buscará aprobar la paridad dentro del movimiento sindical. Pero antes de eso, reconocen que es necesario formar a las mujeres sindicalizadas para que sean capaces de dirigir sindicatos. "Nos han convencido de que las mujeres servimos para las comisiones de género o para las comisiones de jóvenes o para finanzas porque somos buenas administradoras. Esta es la hora de demostrarles que servimos para mucho más", dijo Pau.

La secretaría comenzó a dictar talleres de formación tanto de Montevideo como en el interior para fomentar la participación de las mujeres en el ámbito sindical y promover la creación de comisiones de género dentro de cada sindicato. En los cursos, no solo se imparten contenidos referentes a cláusulas de género, sino también de oratoria y negociación.

"Hay que pelear por las clausulas de género y violencia doméstica, pero ante todo tenemos que ser dirigentes sindicales nacionales, tenemos que saber dirigir un sindicato, no solo mujeres. Si los hombres son capaces de dirigir hombre y mujeres, ¿Por qué nosotras no?", cuestionó.

Cambiar la imagen del movimiento sindical

Ante los reiterados casos de feminicidios ocurridos este año, el PIT-CNT adoptó un papel activo en defensa de los derechos de las mujeres. El caso más notorio fue la aprobación de un paro parcial el 8 de marzo por parte de la Mesa Representativa en rechazo a la violencia de género y en adhesión a una manifestación impulsada por la Coordinadora de Feminismos y más organizaciones sociales.

Pero además del paro, el PIT-CNT también comenzó una campaña en su portal web. Se trata de un espacio de diálogo y reflexión en el que se presentan entrevistas a distintas mujeres trabajadoras vinculadas al movimiento sindical. Una de las historias que alcanzó mayor repercusión fue la de Laura Alberti, dirigente del Sindicato Único de la Construcción (Sunca) y primera mujer en representar al sindicato en la Mesa Representativa. Su designación fue posterior a un suceso en el que se vio envuelto el Sunca el año pasado, cuando una periodista denunció a los trabajadores de acoso callejero durante una manifestación. Luego de ese hecho el sindicato comenzó una campaña de concientización entre los trabajadores de la construcción para erradicar el acoso y la violencia de género.

Alberti dijo a El Observador que recibió con "naturalidad" la noticia de que integraría la Mesa Representativa porque en su sindicato mujeres y hombres cumplen los mismos roles y "no hay obstáculos" para llegar a ámbitos directivos. De todas formas, reconoció que le gustaría que "hubiera más mujeres" en la militancia pero no por la cuota de género sino por su capacidad. "Estoy completamente segura de que vamos a lograr que haya más mujeres en ámbitos de dirección por capacidad en poco tiempo", agregó.

¿Quiénes son las mujeres que participan del Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT?

Milagro Pau - Es la responsible de la secretaría de Género del PIT-CNT y la comisión de Género, equidad y diversidad de la Asociación de Empleados Bancarios de Uruguay (Aebu) .

Fernanda Aguirre - Es la responsible de la secretaría de Derechos Humanos del PIT-CNT y secretaria general del Sindicato Único Gastronómico y Hotelero (Sughu).

Tatiana Antúnez - Representa al departamento de Jóvenes del PIT-CNT dentro del secretariado. Además, es dirigente del Sindicato Único de Trabajadores del INAU (Suinau)

La brecha salarial

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística presentados en febrero de 2017, las mujeres tienen menores niveles de empleo que los hombres pero más de desempleo. Mientras que la tasa de empleo de las mujeres es de 49.4% y la de hombres 68.7%, la tasa de desempleo es de un 9.02% para las mujeres y un 6.5% para los hombres. La brecha también se evidencia en los salarial ya que el promedio de las mujeres es de $16.880 y el de los hombres es $24.928, según cifras del Ministerio de Trabajo.

Populares de la sección

Acerca del autor