PIT-CNT a la guerra por nuevo paro general

La cúpula de la central sindical busca impedirlo, a la vez que grupos más radicales piensan en alianzas para llevarlo adelante

Cada tanto sucede. Cada tanto, la central sindical se parte en dos ante la decisión de algún tema áspero. Y que el tema sea un paro contra el gobierno es uno de los trancazos más frecuentes. Desde que la izquierda llegó al poder en 2005, resolver un paro es duro. Es parar contra los antiguos compañeros, contra los que pocos años atrás trabajaban juntos y compartían luchas e ideas. No hubo choques cuando los paros fueron "contra la oligarquía", o contra decisiones del empresariado. Pero cuando es una patada al pecho del gobierno del Frente Amplio la cosa no es tan sencilla.

El enfrentamiento que atraviesa hoy la interna del PIT-CNT, con un paro general como eje, no tiene misterio. La cúpula, quien es encargada de bajar a la Mesa Representativa las propuestas de movilizaciones, está convencida de que encarar en este momento un nuevo paro general de 24 horas contra el gobierno es una locura. Sin embargo, tiene enfrente a un grupo de sindicatos decididos a llevar adelante su idea, para lo que ya piensan en aliarse y conseguir los votos.

La última sesión de la mesa, en la que se resolvió el paro parcial para el 15 de setiembre fue una de las más duras de los últimos tiempos. Una votación de un paro por 21 votos a 20 no es lo más habitual y es muy criticada por quienes se oponen a hacerlo, porque no es lo mismo parar con toda la fuerza sindical convencida, que convocar a una movilización con la que no se está de acuerdo. Deben hacerlo, deben convocar y trabajar para que salga lo mejor posible, porque así lo dice su estatuto. Pero está claro que el que no quiere no convoca igual que el que está convencido.

¿Y por qué tanto lío por un paro? Porque los sectores más cercanos al gobierno de izquierda (Articulación y el Partido Comunista), que además tienen mayoría en el Secretariado del PIT-CNT , consideran que los avances logrados con el presidente Tabaré Vázquez, como la flexibilización de la pauta salarial o la baja en el recorte previsto para la enseñanza en la Rendición de Cuentas son logros suficientes como para aflojar en el enfrentamiento. Al menos hasta que la negociación en los Consejos de Salarios se ponga complicada. Ahí si. Ahí no hay dudas sobre parar. Pero otra vez contra el gobierno luego de haber conseguido parte de lo que reclamaban no lo aceptan. ¿Con qué argumentos irían a una nueva reunión con Vázquez con otros reclamos si la respuesta es un nuevo paro contra él?

Además están seguros de que la gente no lo va a entender. "Parar por parar no sirve", dijo días atrás el presidente del PIT-CNT, Fernando Pereira a El Observador.

Pero esa correlación de fuerzas que muestra el organigrama del Secretariado, con 18 miembros de los cuales cinco son de Articulación, cinco del Partido Comunista, cuatro de la lista 41 (estatales, municipales y ferroviarios), dos socialistas y dos de la agrupación 5 de marzo, no siempre se traslada a la decisión de la Mesa Representativa. Un claro ejemplo fue la última. Algunos sindicatos de la educación, por ejemplo, votaron en contra de lo que su representante había expresado. Y así sucede en varios casos.

Del otro lado la cosa se ve distinta. Quienes quieren mostrarle los dientes gobierno creen que lo conseguido es insuficiente, no confían en los gestos del presidente Vázquez y consideran que aún hay muchos sectores que con la flexibilización de las pautas continuarán perjudicados. Pero además no tienen ninguna afinidad con la administración Vázquez y quedar en buenos o malos términos no es algo que les preocupe.

Ahora la cosa estará en la próxima reunión de la Mesa Representativa. En los días previos todos están jugando su partido. "Vamos a trabajar intensamente para que no se haga un paro de 24 horas. No se puede cometer un error tan grande desde el punto de vista estratégico", dijo Pereira a El Observador.

Y desde el otro lado de la mesa, Joselo López contesta. "Si ellos creen que (hacer un paro general de 24 horas) es un disparate tienen todo el derecho de decirlo pero capaz la forma no es la mejor. A mí lo que me parece que no corresponde es que salgan a cuestionar la medida que ya se tomó y que digan que la movilización no va a tener la misma fuerza porque las corrientes mayoritarias no la apoyan". Así están las cosas hoy, y la cuerda tensa como hace tiempo no ocurría.


Un paro a Vázquez y una negativa

"Decir que la administración Vázquez es la mejor en cien años de historia no atenta contra la independencia de clase. Es leer correctamente la realidad". Así empezaba la declaración de apoyo al gobierno del grupo Articulación en 2008, cuando se pronunció en contra de un paro resuelto por la mayoría de la central e hizo llegar su declaración al Poder Ejecutivo. Lo que sucede hoy es diferente porque las posturas están divididas en forma más pareja y en aquél momento sólo este grupo se aisló del resto. Sin embargo, ya entonces Articulación advertía que era necesario revisar la forma en la que se votaban los paros y el igual peso de sindicatos chicos y grandes en la decisión. "Algunos de los que levantaron la mano porque 'este gobierno no está vacunado contra los paros de 24 horas' no terminaron de entender que ser radicales no lo determina un discurso sino la acción de generar los cambios profundos que necesita el país", indicaba la resolución.

ENLÍNEA CON JOSÉ LORENZO LÓPEZ, DIRIGENTE DEL PIT-CNT

"Manifestarse en contra atenta contra la unidad del PIT-CNT"

¿Cómo fue el clima de negociación en la última Mesa Representativa?

Fue una discusión dura. Los compañeros que representan a las corrientes mayoritarias entendían que ese no era el mejor camino. Nosotros planteamos que en realidad no hubo ningún tipo de coordinación y que había dos elementos fundamentales para eso. Por un lado, que algunos sindicatos no se habían hecho presentes en la mesa y por otra parte que algunos sindicatos de esas corrientes votaron la posición contraria que salió por mayoría.

¿Tenía expectativa de que iba a pasar eso y se terminaría aprobando el paro parcial?

No. Yo creía que las corrientes mayoritarias iban a ganar la votación. Uno conoce más o menos la interna y pensábamos que teníamos la posibilidad de llegar arriba de los 20 votos, pero no pensamos que se iba a dar como se dio.

¿La resolución hubiera sido otra si los gremios que faltaron hubieran concurrido a la mesa?

Eso nunca se sabe porque no sé que votaría cada uno de los sindicatos, pero había probabilidad de que la decisión fuera diferente.

¿Entonces fue una sorpresa?

En realidad la situación era muy difícil para muchos sindicatos, por eso no comparto las expresiones públicas del presidente y secretario general en estos últimos días. Por ejemplo, para los sindicatos de la actividad privada se modificó la pauta salarial y se va a aplicar la del 2015, pero esa pauta llevó a que 13 grupos tuvieran pérdida de salario real. Era medio difícil que los sindicatos acompañaran esa posición. En la actividad pública era más previsible que pudiera pasar por los recortes en el gasto social, en las vacantes, en los gastos de funcionamiento, con el abatimiento del rubro cero en materia de presupuesto no ejecutado y en que la negociación colectiva no está funcionando como creemos que debe funcionar. Todo eso llevó a que se diera la situación que se dio en esa Mesa Representativa y saliera ese resultado.

Los principales dirigentes del PIT-CNT dijeron que la propuesta de realizar un nuevo paro general (luego del ya aprobado) es un "disparate". ¿Qué piensa de eso?

Manifestarse en contra de la medida que salió votada en la mesa de alguna manera atenta contra la unidad del movimiento sindical. Cuando hay una resolución del Secretariado Ejecutivo o de la Mesa Representativa que uno no comparte uno puede dar su opinión mientras esa resolución no esté definida como una medida sindical. Ahora, cuando se define una medida se tiene que respetar o sino pedir la reconsideración porque el estatuto así lo establece y no es bueno desde el movimiento sindical que se esté cuestionando la medida del organismo máximo de conducción del PIT-CNT.

¿Porque lo desprestigia?

Claramente. Algunos de los compañeros, dirigentes máximos, a los que respetamos y entendemos que son buenos dirigentes, se vieron violentados o desautorizados con la decisión de la mesa y creo que no es así. A todos nos ha pasado en algún momento en nuestro sindicato de llevar una moción pero que el órgano máximo de conducción tome otra decisión y no por eso nos tenemos que sentir derrotados o desprestigiados. Creo que de alguna manera desprestigia más que el presidente o el secretario general salgan a hacer manifestaciones en contra. Eso es más complicado y no lo compartimos.

Pero ese paro general todavía no se aprobó.

Es una opinión y hay que respetárselas. La moción dice que, en caso de que no se avance en los consejos de salarios y Rendición de Cuentas, se ponga a consideración un paro general de 24 horas. Si ellos creen que es un disparate tienen todo el derecho de decirlo pero capaz la forma no es la mejor. A mí lo que me parece que no corresponde es que salgan a cuestionar la medida que ya se tomó y que digan que la movilización no va a tener la misma fuerza porque las corrientes mayoritarias no la apoyan.

¿Y que evitarán que el paro general se concrete?

Eso está dentro de las reglas del juego porque en definitiva no se ha votado esa medida, se bajó a discusión. Entonces, cada cual puede hacer su juego.

¿Hay interés en buscar una alianza entre los gremios que piensan distinto a las corrientes mayoritarias?

Por ahora no está planteado. Me parece que fue una situación coyuntural pero siempre ha habido alianzas estratégicas dentro de corrientes o sindicatos en determinados momentos y eso se dio, no fue buscado. Pero no descarto que se pueda dar algún tipo de coordinación entre sindicatos o corrientes.



Populares de la sección

Acerca del autor