PIT-CNT pide capacitación para quienes reduzcan jornada laboral

Inefop estudia planteo de formación y subsidio para 30.000 trabajadores
El planteo de flexibilización de la carga horaria laboral que promueve la Cámara de Industrias (CIU) con el objetivo de preservar el empleo es bien visto entre autoridades de gobierno y por el PIT-CNT. La central sindical fue uno de los primeros actores en secundar la idea que plantearon los empleadores, al punto que ya maneja alternativas concretas para implementar esa herramienta en la práctica.

Los primeros esbozos delineados durante el pasado 1° de Mayo en el acto por el Día de los Trabajadores ya son parte de una propuesta formal realizada por la representación del PIT-CNT en el directorio del Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional (Inefop).
La iniciativa establece que en aquellas empresas en donde se acuerde una flexibilización horaria de la jornada laboral, el trabajador utilice las horas no trabajadas para capacitarse y por ello perciba un subsidio.

El mecanismo plantea que las empresas que tengan dificultades y expresen su intención de reducir la jornada de trabajo para mantener el empleo negocien de forma tripartita con trabajadores y representantes del gobierno las condiciones de la flexibilización y definan planes de capacitación a implementarse. Además, la idea de la central incluye que, a cambio, los trabajadores reciban el pago de un "viático" que no cubrirá todo el salario.

"Se llega a un acuerdo por reducción de la jornada, si es por cuatro horas esas cuatro horas que se reduce la jornada semanal se utilizan para capacitación, que puede ser incluso en el mismo lugar de trabajo. Por esa capacitación se recibe un viático. No estamos hablando de compensar en 100% las horas perdidas", dijo el dirigente sindical Ismael Fuentes. El Inefop conformó una comisión para estudiar la propuesta que el PIT-CNT aspira a que se pueda implementar en el corto plazo.

Entre otros puntos, se debe definir el monto del viático, el tiempo por el que se pagará y la cantidad de dinero que se destinará a esta iniciativa. Según Fuentes, la idea contempla que en "una situación compleja" que pueda darse en el mercado laboral, entre 25 mil y 30 mil personas podrían hacer uso de ese mecanismo, tanto en la industria como en otros sectores de actividad.

Según supo El Observador, la idea fue bien recibida tanto por los representantes de los sectores empresariales como de parte del Poder Ejecutivo, los restantes agentes representados en el directorio del Inefop. De hecho, a diferencia de años anteriores cuando el centro de atención eran las personas que estaban en seguro de paro o fuera del mercado laboral, hoy el Inefop apunta principalmente a mejorar las capacidades de los trabajadores que están en actividad.

El Inefop administra actualmente fondos por unos US$ 85 millones que surgen del aporte mensual del 0,125% al Fondo de Reconversión Laboral, que hacen tanto trabajadores como empresarios. El objetivo de explorar acuerdos de flexibilización laboral entre empresas y trabajadores para evitar envíos al seguro de paro fue colocado en agenda semanas atrás por el presidente de la CIU, Washington Corallo. La gremial trabaja en la elaboración de un documento con la propuesta que será entregado a los ministerios de Trabajo y de Industria en los próximos días.

El PIT-CNT entiende que es una herramienta a considerar en las empresas que "documenten dificultades". "No es al grito, es mostrando los documentos que efectivamente muestren que hay una situación de dificultad. No es en todas las empresas ni en todos los sectores industriales", había dicho el presidente de la central sindical, Fernando Pereira.

En un contexto marcado por el enlentecimiento de la economía y el deterioro del sector manufacturero la CIU quiere que de forma temporal las empresas –de común acuerdo con sus trabajadores–, definan, por ejemplo, que una semana se trabaje de lunes a viernes y a la siguiente de martes a jueves, de forma rotativa. Eso permitiría, por un lado, que el trabajador no tenga que ser enviado a seguro de paro y, por otro, que el Estado no tenga que pagar el subsidio.