PIT-CNT repartió palos al gobierno, militares, Uber y a una intendenta

En medio de disputas internas, la central obrera intentó transmitir un mensaje de unidad

En momentos en que el PIT-CNT atraviesa una situación tensa en su interna, la central obrera realizó ayer jueves un paro parcial en el que optó por no resaltar un único reclamo, y en cambio destacar las reivindicaciones de los diferentes gremios que lo conforman.

El paro de ayer fue resuelto a fines de agosto en una reunión de la mesa en donde los dirigentes quedaron partidos a la mitad y solo un voto (en 41) fue el que inclinó la balanza a favor de concretar la medida. Y si bien acataron y estuvieron todos en el escenario, gran parte de la cúpula de la central no estaba de acuerdo con hacer el paro en este momento, porque considera que en sus negociaciones con el gobierno –en especial con el presidente Tabaré Vázquez–, se consiguieron algunos de sus reclamos, como, por ejemplo, la flexibilización de la pauta salarial. Sin embargo, eso no fue suficiente y la mayoría entendió que este era el momento de parar.

A la hora de resaltar la plataforma reivindicativa, los oradores Martín Pereira (dirigente de la Federación de Funcionarios de Salud Pública - FFSP) y Jorge Bermúdez (dirigente de la Federación Uruguaya de la Salud) se encargaron de no dejar afuera prácticamente ninguno de los temas pendientes reivindicados por la central. A pesar de eso, las diferencias volvieron a quedar marcadas en esta oportunidad.

“No se piensen que nos van a llevar por delante, ningún intendente, ningún patrón ni nadie. Las leyes de negociación colectiva están para cumplirse”, Martín Pereira, FFSP.

El primer orador del acto realizado luego de la movilización fue Martín Pereira, dirigente de la FFSP, quien criticó la debilidad de la negociación colectiva en el sector público y en particular al Ministerio de Trabajo por hacer lo que se le dice desde el equipo económico. “Tenemos un Ministerio de Economía que es el que manda. El Ministerio de Trabajo tiene que jugar otro rol, el rol que está encomendado al ministerio, y no obedecer lo que dice Economía. Muchas veces ni llegamos a hacer las propuestas, que ya hay un ‘no’ de parte del Ministerio (de Trabajo)”, acusó el dirigente de la salud.

Sin embargo, esa postura fue luego matizada por el presidente de la central obrera, Fernando Pereira, en una entrevista con El Observador TV posterior al acto. En esa instancia, el presidente del PIT-CNT dijo no compartir ese concepto sobre el Ministerio de Trabajo, y señaló que si bien mantiene diferencias con el equipo económico respeta su idoneidad técnica. Agregó que el actual es “un gobierno progresista” que tiene “un abismo” de diferencia frente a “los gobiernos neoliberales”.

Destacar la unidad

“La unidad se defiende, todos juntos en la calle”, había comenzado diciendo el dirigente de la FFSP, quien tenía a su espalda a la cúpula del PIT-CNT. En el discurso realizado durante el acto, la central obrera resaltó la decisión del gobierno de destinar finalmente $ 871 millones para ANEP y Udelar en la Rendición de Cuentas y consideró que el acuerdo para limitar el recorte en el gasto educativo fue “gracias a los trabajadores movilizados”. De todos modos, recalcó que aun así se realizarán recortes en la salud pública y en el INAU.

“No hay que hacerle mimos a los patrones". Jorge Bermúdez, FUS.

Pereira señaló también la situación del Sistema Nacional Integrado de Salud, del cual consideró que si bien en su momento fue “un avance”, hoy “está estancado”. También se refirió a la reestructura del Hospital Filtro y a la suspensión de los programas de reinserción laboral que se realizaban en el INAU.

En la oratoria también hubo lugar para la crítica a los militares retirados que “ganan $ 150 mil de jubilación”. En ese momento, el dirigente aprovechó para posicionarse en contra de la cárcel de Domingo Arena, donde se encuentran los militares procesados por crímenes cometidos durante la dictadura militar. “Que estén presos como cualquiera”, dijo, y agregó que “si el gobierno se dice de izquierda” una cárcel “con lujos” no debería existir.

En los discursos también aparecieron reclamos contra el hecho de que aún haya exsocios de la cooperativa de transporte Raincoop sin trabajo y contra la aplicación internacional Uber.

Negociar con los trabajadores

En medio de los reclamos también aparecieron señalamientos a la intendenta de Lavalleja, la nacionalista Adriana Peña, a quien el PIT-CNT acusó de incumplir las leyes de negociación colectiva. “Esta señora parece que está un siglo atrás. Plantea que no hay que reunirse con los sindicatos, que no se hable con los sindicatos si ella no lo autoriza. Está muy equivocada. Si sigue con esas ideas va a tener al PIT-CNT atrás, demostrándole que acá se negocia”, advirtió Pereira. “No se piensen que nos van a llevar por delante, ningún intendente, ningún patrón ni nadie. Las leyes de negociación colectiva están para cumplirse”, agregó.

A su turno, el dirigente de la FUS, Jorge Bermúdez, puso énfasis en la “contradicción del gobierno” de avanzar en la agenda de derechos sociales y al mismo tiempo “frenar el avance de los salarios” y utilizarlo como “variable de ajuste” para estabilizar las finanzas del Estado. Su comentario fue en referencia a las pautas salariales establecidas por el Poder Ejecutivo que prevén correctivos por inflación observada cada 18 o 24 meses. Si bien el presidente Vázquez cedió al mantener para este año las pautas correspondientes a 2015 –con aumentos nominales mayores–, el PIT-CNT quiere correctivos anuales por inflación. Bermúdez expresó que “para avanzar en democracia” son necesarias “políticas populares y de izquierda” y no “hacerle mimos a los patrones”. “Esos nos van a cagar siempre”, lanzó el dirigente sindical.

Argentina, Brasil y el Mercosur

En varias oportunidades los oradores hicieron referencia a la situación del Mercosur y a la posible suspensión de Venezuela como socio pleno si no cumple con la normativa requerida por el bloque regional (ver página 4). “¿Y quién puede condenar a Venezuela? ¿El golpismo de (Michel) Temer, el nuevo fascismo brasileño?, pero que se vayan a cagar. Viva Venezuela en el Mercosur”, expresó Bermúdez. Tanto él como Pereira pidieron a los presentes mirar “hacia los costados” en referencia los países vecinos, y consideraron “ilegítimo” el gobierno del presidente brasileño, quien asumió luego de la destitución de Dilma Rousseff. “Lo que se viene es una dura y amarga disputa. El golpismo de Temer en Brasil, el fascismo en el cono sur empezó con el golpe de estado en Brasil en el 64. Hay que estar muy atento, miremos hacia la Argentina. Cuando vuelve la derecha dejan el tendal de pobres. (...) Nuestra obligación es tener la guardia siempre en alto”, remató.


Populares de la sección