PIT-CNT sube la apuesta y realizará dos paros en rechazo al ajuste

Uno será parcial el miércoles 29 de junio y otro general el 14 de julio
Luego que el Poder Ejecutivo concretara su propuesta de ajuste fiscal y que el ministro de Economía, Danilo Astori, rechazara con un no rotundo el pedido de cambio a las pautas salariales, el PIT-CNT visualizó un solo camino en el que salir con la cabeza en alto: realizar dos paros en tres semanas.

La Mesa Representativa del PIT-CNT resolvió ayer viernes por unanimidad una plataforma de reivindicaciones en la que hace firme su rechazo al ajuste, a posibles recortes en el gasto social y a las pautas salariales. Para hacer pública esa postura, la mesa también votó a favor de un paro parcial y movilización hasta el Ministerio de Economía (MEF) para el próximo miércoles 29 de junio, seguido de un paro general de 24 horas el jueves 14 de julio.

La propuesta fue aprobada por un total de 42 votos. Hubo dos abstenciones y ocho votos a favor de una propuesta alternativa que apuntaba a un paro general de 10 a 22 horas el 23 de junio. "Dentro de las prioridades del gobierno estaba el control del déficit, la inflación y el poder de compra de los hogares. Esta última, sobre todo, ha sido nuestra lucha de años y no estamos dispuestos a abandonarla", dijo a El Observador el presidente del PIT-CNT, Fernando Pereira.

La posibilidad de paro ya había sido anunciada en reiteradas ocasiones por los dirigentes sindicales una vez que el Poder Ejecutivo aprobó el proyecto de Rendición de Cuentas que esta semana ingresó al Parlamento y prevé aumentos impositivos para las franjas de ingresos más altos.

Luego de una reunión con la bancada del Frente Amplio, el Poder Ejecutivo definió incrementos al Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF) a partir de sueldos de $ 50 mil. Esto no convenció al PIT-CNT que, en semanas previas, había solicitado al equipo económico que los aumentos se realizaran a partir de salarios de $ 100 mil; además de incrementos al Impuesto a la Renta (IRAE) y al Impuesto al Patrimonio para gravar más al capital que al trabajo.

En los días siguientes, dirigentes de la central obrera fueron recibidos por el ministro de Economía en una reunión donde, además de retomar sus pedidos respecto al ajuste, solicitaron que se modifiquen los correctivos por inflación previstos en los Consejos de Salarios, de manera que sean anuales y garanticen el poder de compra. La respuesta del gobierno fue precisa: "No va a haber cambios en este sentido".

El proyecto de Rendición de Cuentas también incluyó reducciones de gastos de US$ 125 millones y las postergaciones de partidas para 2018. Las reacciones surgieron desde la Federación de Funcionarios de Salud Pública, que el pasado miércoles realizó un paro de 24 horas en rechazo de los recortes. También del Consejo de Educación Secundaria que advirtió que, de aprobarse, las metas educativas del quinquenio correrían riesgo, según dijo a El Observador la consejera Laura Motta.

Después de todo esto, el paro ya era un hecho. "Nuestro objetivo es que estos aspectos sean tomados en cuenta por el gobierno. Con los paros pretendemos mover las decisiones que ha tomado el gobierno y que van en contra de lo que el movimiento sindical aspira", agregó Pereira. "Tampoco hacemos una propuesta alocada. Planteamos que haya un lineamiento salarial que permita no perder el poder de compra, planteo más razonable no puede existir", agregó.

Con el primer paro, el PIT-CNT busca generar el impacto necesario para que el gobierno reevalúe su decisión. "Hasta ahora hemos tenido respuestas negativas, pero siempre tenemos la esperanza de que las decisiones iniciales se puedan modificar", concluyó.

Populares de la sección