PIT-CNT teme que el gobierno propicie "regresión a la derecha"

La central sindical elaboró el plan de acción para el año
El año arrancó intenso para el PIT-CNT. La reunión con el presidente Tabaré Vázquez para reclamar la modificación de las pautas salariales y la concreción del primer paro general del año marcaron los tres primeros meses.

Pero ahora, después de iniciar la lucha por los salarios, el trabajo, la negociación colectiva y la inversión pública como principales puntos temático, la central apunta a definir su estrategia de acción anual. El plan ya fue redactado por el Secretariado Ejecutivo y espera a ser aprobado mañana, durante la reunión de la Mesa Representativa.

De acuerdo con el documento preliminar del plan, al que accedió El Observador, una de las principales preocupaciones del PIT-CNT para este año es la posibilidad de que se concrete una "regresión a la derecha" por parte del gobierno.

En el entendido de que el 2016 se enmarca en un contexto de "crisis general del capitalismo" a nivel internacional, el documento afirma que se está viviendo "una recomposición de las fuerzas de la derecha, de las patronales" a la que Uruguay no escapa. Dice que una evidencia de esto es el triunfo de Mauricio Macri en Argentina , al "proceso en marcha de golpe de Estado" en Brasil, al triunfo de las elecciones parlamentarias "de la contrarrevolución" en Venezuela, y la no aprobación del plebiscito en Bolivia para la reelección de Evo Morales.

"En dicho contexto continental, la vida económica, política e ideológica de nuestro país se debate en la siguiente cruz de los caminos: o nuestro país se encamina hacia un proceso de cambios profundos y de síntesis político-ideológica de los mismos, o se pueden generar las condiciones de una regresión a la derecha", agrega.

En ese sentido, se sostiene que "está en juego si las políticas públicas que se van a instrumentar y la propia realidad económica social evoluciona para administrar los asuntos del 'mercado' o efectivamente se va a abrir una agenda de transformaciones profundas en el país". Asimismo, se indica que "está en juego también –límites del progresismo mediante– si el mismo se divorcia o no de la base social principal, que son los trabajadores y el pueblo" y "todas esas contradicciones que se sintetizan en una regresión de derecha o efectivamente nosotros (...) logramos generar las condiciones para que se abra una agenda de profundización de los cambios".

Mayor presencia sindical

Como otro de los puntos en los que se hace énfasis dentro del plan, se enuncia la necesidad de fortalecer la imagen de la central sindical así como también de cada sindicato. En ese sentido, el PIT-CNT se propone "acumular un nivel superior de unidad, conciencia y organización" que le permita hacer frente a la posible "regresión".

Es así que, dentro de los 19 puntos que delinean el plan del movimiento, se destaca la necesidad de concretar una "campaña de fortalecimiento del PIT-CNT", la cual incluye el desarrollo de las departamentales que aún no funcionan como tal, la exploración de desarrollo de un ámbito de dirección intermedia en Montevideo y un plan de propaganda donde, además del canal de televisión y campañas de "agitación", se incorpora la prensa escrita de la central.

Límites de la esencialidad

Dentro de los cuatro objetivos centrales que se definió el PIT-CNT, está la lucha por conseguir que el gobierno no aplique el decreto de esencialidad en rubros que no sean los avalados por la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Cuando el gobierno decretó la esencialidad en la educación en agosto de 2015, la OIT publicó un informe en el que consideró que la medida se fundó "infructuosamente" dentro de su jurisprudencia, ya que según la Recopilación de Decisiones y Principios del Comité de Libertad Sindical de 1996 y 2006 el "sector de la educación" no constituye un "servicio esencial.

Populares de la sección

Acerca del autor