Plan piloto de UTE permite a industrias bajar gasto en energía hasta 60%

Alcanza a 38 empresas y se basa en excedentes en horas de menor consumo
De la mano del cambio de la matriz energética, la gestión de la demanda como forma de aprovechar los excedentes de generación del sistema eléctrico uruguayo es hoy uno de los principales desafíos a los que se enfrenta UTE. Eso está atado a nuevos planes de comercialización de energía eléctrica, tanto a nivel residencial como industrial, que el ente ya está desarrollando en la práctica.

Desde hace dos meses UTE puso en marcha una experiencia piloto que permite a los grandes consumidores acceder a la energía eléctrica hasta 60% más barata en algunos momentos del día, donde la demanda es baja.

El presidente de UTE, Gonzalo Casaravilla, explicó que todas las semanas en función de las previsiones de generación, se le ofrece a un conjunto de 38 clientes (de un total de 110 calificados como grandes consumidores) esa posibilidad, en la medida en que su consumo se incremente.

"Les decimos, esta es la previsión de generación y en estas horas podemos ofrecer energía más barata. En la medida en que toman energía en esas horas estamos en una situación de ganar-ganar. Ya hemos colocado 12 gigavatios hora en esa modalidad y fuimos a medias con los beneficios, respecto a la posibilidad de haber malvendido esos recursos en la región. (...) Está dando buenos resultados", apuntó el jerarca.

Se trata de los primeros pasos, antes de ofrecer tarifas multihorario a mayor escala. La forma de diseñar y garantizar la demanda hace que en determinados momentos del día haya excedentes que se trata de optimizar, a lo que se suma una variabilidad importante de ese sobrante. Eso lleva a gestionar la demanda, ya no con la clásica tarifa doble o triple horario que estaba asociada a la congestión de las redes, sino con el costo de generación de energía hora a hora.

Como consecuencia del protagonismo que adquirió la energía eólica en la matriz, el precio de generación por megavatio/hora (MWh) está fuertemente influenciado por los costos de la energía renovable. En ese sentido, UTE tiene previsto en el futuro cercano "asegurar" un precio de la energía para cada hora una vez por día para que los consumidores puedan administrar su uso en función de los costos.

El consumidor podrá aprovechar las ventajas de esa nueva opción de facturación de la energía eléctrica por medio de aplicaciones inteligentes que permitirán que la electricidad se consuma de acuerdo a un óptimo económico.

En la actualidad hay 896 MW de fuente eólica operativos en Uruguay y el gobierno espera llegar a una meta de 1.400 MW en 2017. En ese escenario, el ente ya no tiene la misma necesidad que antes de incorporar nuevos generadores de energías renovables, por lo que luego de 2017 el ritmo en que se irán sumando nuevos proyectos será menor. Si se toma como referencia la matriz de abastecimiento óptimo, de cara al 2050, la cantidad de energía eólica seguirá evolucionando y será de 5.000 MW a esa fecha. Eso implica que el ritmo de crecimiento será de entre 100 MW y 150 MW por año.

En función de cómo evolucione la región, la demanda nacional, las interconexiones y el comercio regional es que UTE tomará las decisiones de incorporar más energías renovables y cada tanto respaldo térmico que haga que el sistema siga garantizando el abastecimiento.

"Si nada cambia de todas las hipótesis que tenemos, vamos a retomar la curva de incorporación de renovables en los primeros años de la década que viene. Por supuesto que si viene mañana una industria y dice que necesita 100 MW esto se va a mover algunos años. Ya tenemos la fórmula", dijo Casaravilla el lunes durante el II Congreso Latinoamericano de Energía Eólica.

"Yo les digo a quienes estén interesados (en desarrollar parques eólicos): traigan demanda que seguro va a pasar. El futuro es con energías renovables no convencionales y la velocidad va a depender de la demanda", añadió Casaravilla.