Plantean idea de socios capitalistas en lechería

El periodista Nicolás Lussich lo analizó en una charla en la
asamblea de la ANPL
En las actuales circunstancias de la lechería, con problemas derivados de los bajos precios y márgenes muy ajustados por la incidencia de los costos, "sería bueno analizar algunas herramientas financieras innovadoras que incorporen socios capitalistas a esas explotaciones".

Es una idea que en otros países se plasma con mucha dinámica y que en Uruguay todavía no se ha abordado con énfasis, dijo a El Observador Agropecuario Nicolás Lussich, quien en su carácter de periodista de economía de radio Carve fue invitado a disertar el martes 29 de marzo pasado sobre la situación del sector en el asamblea de la Asociación Nacional de Productores de Leche (ANPL).
La posibilidad de que un socio aporte la tierra y los productores sus ganados –o algún otro tipo de asociación con inversores que faciliten capital–, fueron algunas de las opciones que presentó a los productores.

El ingeniero agrónomo Lussich opinó que en momentos de dificultades el capital de los tamberos se deprecia y por ello no resulta conveniente salir a vender sus ganados, por ejemplo. Sin embargo, un capitalista que no "vive" de ese negocio, permite tener otro margen de maniobra y es posible evitar financiamientos costosos.

Un socio capitalista en lechería es valido para analizar
El analista comentó que en Nueva Zelanda se llevan a cabo este tipo de emprendimientos, donde por un lado el capitalista aporta la tierra y el productor –o un grupo de productores– aportan el ganado buscando una actividad económica asociada.

En Argentina hay un sector tambero empresarialmente muy activo, cerrando y abriendo tambos con más dinámica que en Uruguay. "En este país hay capitalistas que pueden estar interesados en buscar este tipo de asociaciones que permitan mantener la producción en un rubro que siempre va a tener demanda", dijo Lussich.

El disertante recordó la situación del mercado internacional de los lácteos que cayó a los mínimos históricos, con una sobreoferta que ha incidido notoriamente por mayores producciones, especialmente en EEUU y la Unión Europea (UE), que se atenuó con la demanda china y reducción en la política de subsidios, pero aún así se vuelcan excedentes que impactan fuertemente en el mercado.

Incluso en la UE se prevé un incremento este año de un millón de toneladas de lácteos, mientras que EEUU crecerá 2%, que representa una cifra muy elevada.

En cambio, países exportadores como Nueva Zelanda reaccionan y bajan la producción. Reseñó también lo que representó el mercado de Venezuela –que era el principal destino para Uruguay–, que pasó en términos económicos del paraíso al infierno.

Lussich admitió como razonable que en Uruguay se hagan ajustes a la baja en los rodeos por lógicas razones de coyuntura, incluyendo descensos de producción, en la medida que no se quiebren los pilares básicos de las estructuras productivas.

La caída de la producción neozelandesa es un primer dato alcista para el mercado de que la oferta empieza a acomodarse al nuevo escenario de precios. La exportación bajará 3,3% en 2016, mientras que en Uruguay precisamente se prevé una baja de exportación de 1,1%, dijo Lussich

Opción válida


La posibilidad de asociar capitales de inversores con productores lecheros planteado en la conferencia de Nicolás Lussich es un tema que para algunos puede ser válido de analizar, dijo a El Observador Agropecuario el vicepresidente de la ANPL, Néstor Cabrera. Manifestó haber observado este tipo de experiencias en Nueva Zelanda, opinó que puede ser viable y entendió que no hay que cerrarse a estudiarlas y trabajarlas técnicamente.