Plenario del Frente Amplio dejó sin candidato a los rebeldes

Se proclamó a Bayardi, Sánchez, Miranda y Conde para la interna de mayo

El domingo 29 de mayo los militantes frenteamplistas elegirán al presidente de esa fuerza política. Para ello, ayer el Plenario del Frente Amplio proclamó a cuatro candidatos: el exministro de Defensa José Bayardi (Vertiente Artiguista), el exvicecanciller Roberto Conde (Partido Socialista), el secretario de Derechos Humanos de Presidencia Javier Miranda y al diputado del Movimiento de Participación Popular (MPP) Alejandro Sánchez.

Por el camino quedó – tal como sucedió en 2012- la candidatura del diputado de la Liga Federal Sergio Mier, quien no contó con la mayoría especial requerida en los estatutos para ser proclamado (cuatro quintos de los votos del plenario en el primer llamado y dos tercios en el segundo). De esa manera los "rebeldes" de la coalición volvieron a quedar distanciados del resto de la coalición.

En 2012 la postulación de Mier había sido rechazada por sectores del FA debido a asuntos administrativos, pero esta vez quienes lo vetaron fueron las bases, dado que el diputado está siendo enjuiciado junto a otros legisladores por el Tribunal de Conducta puesto que el año pasado desoyó el mandato de la fuerza política y no votó algunos artículos del Presupuesto. Junto con él también son juzgados, el diputado de la Liga Federal, Darío Pérez y el diputado de la 6009, Víctor Semproni, agrupación que en el plenario también impulsó la candidatura de Mier. El debate presupuestario llevó a que los dirigentes de la Liga Federal fueran catalogados como "rebeldes".

Tras un plenario de cuatro horas, con un cuarto intermedio de quince minutos -donde los delegados se cruzaron reproches a los gritos- Pérez dijo a El Observador que la resolución dejó a los dirigentes de su sector "decepcionados". "Nos sentimos dolorosamente discriminados", señaló.

El diputado manifestó que con dicha resolución "el mensaje que se está mandando desde el plenario es que hay ciudadanos A y B, tal como ocurrió en la dictadura". Añadió que Mier fue proscripto, tal como sucedió con algunos candidatos en la elección de 1984, cuando Uruguay retomaba su proceso democrático, interrumpido en junio de 1973.

En tanto, mediante mensajes que circularon en la interna del sector, los delegados de la Liga Federal prometían venganza. "Las bases de Montevideo y Canelones, mayoría del Partido Comunista que no acompañaron (...) seguramente van a necesitar nuestros votos en el Parlamento", señala un mensaje divulgado en privado por José Maldonado, representante de la agrupación en el plenario, al que tuvo acceso El Observador.

Consultado al respecto, Pérez dijo que ese tipo de expresiones eran producto de la "calentura" del momento y aclaró que hasta ayer el sector no se ha planteado nada en ese sentido.

Por otro lado, en vistas a la elección del 29 de mayo, Pérez adelantó que en principio el sector no va a apoyar a ninguno de los candidatos, aunque sí tendrá sus propios candidatos departamentales.

Una figura que falta

El Frente Amplio no tiene presidente desde agosto del año pasado, cuando la senadora Mónica Xavier presentó su renuncia. Desde entonces la conducción de la coalición está a cargo de un órgano colectivo. La ausencia de un presidente le ha traído al FA problemas de conducción y coordinación.

Por esa razón, esta vez la elección del presidente adquiere un carácter especial: no solo es importante para la fuerza política, también lo es para el gobierno, dado que es la figura que oficia como interlocutor entre ambos actores. De hecho, el propio presidente Tabaré Vázquez ha señalado la necesidad de contar con esta figura política.

Miranda y Sánchez cuentan con el mayor respaldo entre los sectores. La mayoría de la coalición estima que la presidencia se definirá entre ellos dos.


Populares de la sección