Poder militar del Estado Islámico se está debilitando, según la ONU

Influyen en esa pérdida la caída de ingresos petroleros y por extorsiones
El grupo yihadista Estado Islámico (EI) se está debilitando a nivel militar por la caída de sus ingresos procedentes del petróleo, las extorsiones y su menor capacidad para reclutar a nuevos miembros, según un informe de la ONU difundido ayer.

El secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, precisó de todas formas que el grupo yihadista sigue siendo una amenaza porque "se está adaptando parcialmente" a sus pérdidas en el campo de batalla.

"ISIL (otro acrónimo con el que se conoce al Estado Islámico) está militarmente a la defensiva en varias regiones como Afganistán, Irak, Libia y Siria", manifestó el titular de la ONU en un informe que entregó el jueves al Consejo de Seguridad.

Los recursos económicos del Estado Islámico están disminuyendo, lo que le obliga a operar con un "presupuesto de crisis", aseguró.

Los ingresos del contrabando de petróleo, procedente principalmente de la provincia siria de Deir Ezzor (noreste), pasaron de US$ 500 millones en 2015 a US$ 260 millones el año pasado.

El informe pide a los gobiernos estar alerta ante los posibles esfuerzos del EI por encontrar nuevas maneras para financiarse.

En ese sentido, podría secuestrar a periodistas y trabajadores humanitarios que viajen a zonas que hayan sido retomadas por el grupo yihadista.

El flujo de combatientes extranjeros a Siria e Irak –en donde el grupo declaró su califato– también bajó por las medidas de seguridad establecidas por las autoridades de otros países, así como por la "menor atracción" que despierta el grupo, señaló Guterres.

"La capacidad de ISIL por atraer nuevos reclutas está disminuyendo y los combatientes están abandonando cada vez más el campo de batalla", afirmó.

El Consejo de Seguridad se reunirá hoy para comentar el informe, lo que coincide con el encargo del presidente Donald Trump para que los altos mandos militares de Estados Unidos diseñen un nuevo plan para derrotar al grupo extremista.

Mientras tanto, las fuerzas iraquíes continúan avanzando para expulsar al Estado Islámico de Mosul, la segunda ciudad más importante de Irak, que fue conquistada en 2014 y declarada capital de su califato.

A su vez, en Siria,el Estado Islámico se encuentra "totalmente sitiado" en la ciudad de Al Bab, después de que las fuerzas del régimen del presidente Bashar al Asad cortaran la carretera que conduce a este último bastión de los yihadistas en Alepo.

Las tropas sirias, apoyadas por el Hezbolá libanés y la artillería rusa, seguían avanzando para reconquistar la totalidad de esa estratégica ciudad.

Yihadistas detenidos

Las fuerzas de seguridad turcas detuvieron ayer a más de 750 personas sospechosas de vínculos con el Estado Islámico, en la redada más importante contra el grupo yihadista en Turquía, según la agencia de prensa Anadolu.

Las primeras informaciones sobre este operativo ocurrido el domingo daban cuenta de la detención de casi 450 sospechosos.

Las fuerzas de seguridad procedieron a detenciones en 29 de las 81 provincias turcas, indicó la agencia progubernamental Anadolu.

Populares de la sección