¿Podrá Obama cerrar Guantánamo antes de terminar su mandato?

Una promesa de Obama que se perdió en los años y el Congreso
El gobierno estadounidense de Barack Obama intenta de manera tardía, después de casi ocho años en la Casa Blanca y a solo cuatro meses de dejar el poder, cumplir con su promesa de cerrar la cárcel de Guantánamo en Cuba.

Más allá de los intentos de última hora que el lunes sumaron un nuevo traslado de 15 reclusos, las dificultades para que otros países acepten prisioneros –que en su momento Estados Unidos vinculó al terrorismo, y que permanecen desde hace años sin acceso a las garantías de un proceso judicial– es uno de los obstáculos que el presidente Barack Obama tiene para cumplir con su promesa.

Con el traslado el lunes de 12 presos yemeníes y tres afganos a Emiratos Árabes Unidos, aún quedan 61 prisioneros de un total de 780 detenidos que transitaron por el controvertido centro de detención y tortura abierto por Estados Unidos tras los atentados del 11 de setiembre de 2001.
17guantanamo24.jpg
La de esta semana fue la mayor transferencia de presos de Guantánamo desde que Obama asumió la presidencia en 2009. Cuando llegó al poder había 242 detenidos en la base naval ubicada en la isla caribeña. Pero a pesar de haber puesto el pie en el acelerador, ¿podrá el presidente de Estados Unidos cerrar el centro de detención antes de terminar su mandato?
Durante sus ocho años en la Casa Blanca, Obama ha intentado enviar a los presos de Guantánamo a cárceles estadounidenses para cumplir su promesa, pero el Congreso ha bloqueado sus esfuerzos con distintos pretextos.
Los republicanos, que constituyen mayoría en el Parlamento, rechazan de plano que los prisioneros cumplan penas dentro del territorio estadounidense, por lo que el gobierno ha trasladado a los presos a otros países.

Recién en enero de este año hubo por primera vez menos de 100 reclusos en Guantánamo tras el traslado en enero de diez yemeníes a Omán. Otros presos transferidos este año fueron a Ghana, Serbia, Montenegro, Italia, Arabia Saudita, Senegal y Kuwait.

Las liberaciones se han acelerado en los últimos años en función de la aspiración de Obama de cumplir su promesa, aun con siete años de atraso respecto a la fecha que se había fijado inicialmente.
Sin embargo, es muy improbable que el mandatario logre su objetivo antes de abandonar el poder, en enero de 2017, sobre todo por las dificultades existentes para ubicar en Estados Unidos a 41 de reclusos considerados no liberables.
La mayoría de los excarcelados durante la administración Obama fueron de origen yemení (69), mientras que 19 eran afganos, 17 chinos, 12 argelinos y 10 sirios, de acuerdo con cifras publicadas por el diario The New York Times.

En ese mismo lapso, cinco reclusos murieron en la prisión.

Cárcel cuestionada

Desde su creación, poco después de la invasión estadounidense a Afganistán en octubre de 2001, la cárcel de Guantánamo ha recibido en total a 780 detenidos. En el establecimiento fue utilizada la tortura como mecanismo de interrogatorio a sospechosos.

Dick Cheney, vicepresidente de George W. Bush, había afirmado que allí debían ir a parar "los peores de los peores terroristas".

Pero la mayoría de los detenidos no eran más que militantes de segundo nivel, cuando no personas sin vínculos con grupos terroristas que se encontraban en el momento y lugar equivocados.

Algunos de los presos transferidos a Emiratos Árabes Unidos esta semana llevaban 14 años en Guantánamo y estaban recluidos sin cargos en su contra.

El problema es que los detenidos no liberables tampoco pueden ser juzgados por un tribunal clásico, ya que muchos de ellos han sido torturados o detenidos en circunstancias no permitidas por las leyes estadounidenses.

Además, la Bahía de Guantánamo es un territorio que el gobierno de Cuba considera ocupado ilegalmente. El gobierno de Estados Unidos colaboró con la independencia de la isla de la corona española a fines del siglo XIX, y a cambio firmó un acuerdo que le cedió en 1903 ese terreno a cambio de un alquiler anual. El gobierno de Fidel Castro se negó a cobrar el arrendamiento, que a la fecha asciende a poco más de US$ 4 mil al año, según la BBC.

Las transferencias

Después de su traslado, por lo general los exreclusos de Guantánamo son liberados bajo condiciones, dispositivos de seguridad y programas de reinserción, que varían según los países que los reciben.

En 2014 Uruguay recibió en calidad de refugiados a seis exdetenidos tras un pacto de gobierno a gobierno durante la administración de José Mujica.

En el caso de los traslados aprobados el lunes, los yemeníes no podían ser enviados a su país por la guerra civil que se desarrolla en su país desde 2015.

Una prisión donde la tortura estaba permitida

Un conjunto de documentos publicados en junio de este año en respuesta a una petición de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles detallaron el uso de la tortura en la CIA luego de que el entonces presidente George W. Bush (2001-2009) ordenara a la agencia a detener sospechosos de terrorismo en todo el mundo.

En 2002 y tras un pedido de protección de abogados de la CIA, el Departamento de Justicia determinó que ciertos detenidos podían ser sometidos a estas técnicas de interrogación, incluyendo la simulación de ahogo, conocida como "submarino". La CIA utilizó por última vez estos métodos en diciembre de 2007. El presidente Barack Obama los prohibió al llegar al poder en enero de 2009.

Trump la usaría para yihadistas

Las organizaciones de derechos humanos presionan en el marco de la campaña electoral estadounidense al presidente norteamericano, el demócrata Barack Obama, para que cierre la prisión de Guantánamo ante los planes del candidato republicano, Donald Trump, de continuar utilizando ese centro de reclusión. Trump se comprometió –si es electo– a llenar Guantánamo de "tipos indeseables" y a restablecer torturas "bastante peores que la simulación de ahogamiento".

En consecuencia, según Amnistía Internacional, es urgente que Obama cierre Guantánamo antes de que la próxima administración llene nuevamente las celdas con yihadistas detenidos en el marco de la guerra contra el grupo Estado Islámico, porque supondría que permanezca abierta por tiempo indefinido.

Fuente: Agencias

Populares de la sección