Policía indaga quiénes son los que intentan meter miedo por Whatsapp

Un audio alerta sobre el presunto envenenamiento de varias personas por tocar el celular de un desconocido; Interior quiere saber el origen

La Policía intenta saber quién o quiénes están detrás de una cadena de audios de Whatsapp -similar a otras que se viralizaron en países de Latinoamérica- en las que se alerta, sin aparente fundamento, acerca de que varias personas padecieron una especie de envenenamiento por haber tocado la pantalla de un celular luego de que un desconocido le pidiera ayuda.

La mujer que grabó el relato dice que el hecho ocurrió en Las Piedras (Canelones) y que se realizó una denuncia en la comisaría de esa ciudad.

Eso no es verdad. El Observador se comunicó con la comisaría mencionada y un funcionario, que prefirió no identificarse, aseguró no tener registro de ninguna denuncia. El policía dijo que desde hace un par de días vienen recibiendo "decenas" de consultas por este tema, lo que los llevó a realizar guardia en la plaza donde, supuestamente, se daban los casos.

Ningún oficial detectó movimientos inusuales en la plaza y, ante las consultas de los ciudadanos, la respuesta fue siempre la misma: no hay registro de denuncia por el tema.

Además del caso de Las Piedras, otro audio se refiere a la misma situación en La Paz y un tercero en el barrio Parque Rodó, en Montevideo.

Ante la cantidad de consultas que recibió la comisaría en los últimos días, el Ministerio del Interior comenzó a investigar la veracidad del relato y el origen del mismo.

"La Dirección General de Crimen Organizado e INTERPOL - de quien depende la unidad de Delitos Informáticos - está rastreando estos correos y posteos efectuados en las redes con la finalidad de establecer el origen de los mismos", dice el comunicado publicado ayer en la web del ministerio.

El subjefe de Policía de Canelones, Jhonny Diego, dijo a El Observador que no hay ninguna denuncia al respecto y que están al tanto de los rumores.

En el audio se dice que un extranjero le pidió a una joven que lo ayudara a manejar su celular porque no veía bien. Al tocar la pantalla, la joven comenzó a sentirse mareada, tuvo náuseas y se desmayó, indica la mujer que hizo la grabación.

La falsa fumigación

El otro caso que también investiga el Ministerio del Interior es un mensaje que se hizo viral por Whatsapp, en el que se advierte de falsos servicios de fumigación de mosquitos que tienen como objetivo el robo de casas.

En la misma línea, Diego sostuvo que no tienen ningún registro de que se hayan denunciado casos así.

Días atrás, un mensaje que alertaba sobre un grupo de ladrones se hacían pasar por fumigadores contra mosquitos para poder robar casas, comenzó a circular por Whatsapp y Facebook.

Desde la Intendencia Municipal de Montevideo se aseguró a El Observador que no se realizan fumigaciones casa por casa, sino que se fumiga solo en caso de que se detecten larvas de mosquitos Aedes aegypti, el responsable de transmitir los virus del dengue, zika y chikunguña.

Al igual que con los casos de supuestos envenenamientos, la Policía no cuenta con denuncias al respecto.

La camioneta blanca que vuelve todos los años

En mayo de 2015, un mensaje en Facebook puso en vilo a los ciudadanos de Las Piedras: una red de secuestradores raptaba niños a la salida de una escuela para traficar órganos.

La publicación fue compartida más de 4.000 veces y el Ministerio del Interior emitió un comunicado en el que aclaraba que tampoco había denuncias al respecto.

Ese mensaje había sido difundido también en 2014, con la diferencia de que, según se denunciaba, se trataba de una red de criminales que operaba a nivel internacional.

Cuatro años antes, en 2011, otro caso similar alertó a la población. A través de las redes se denunciaba que, de nuevo, una camioneta blanca secuestraba niños a la salida de la escuela. En esa oportunidad, la alerta comenzó a circular en Argentina.

Ante la repetición de denuncias a través de las redes sociales de supuestos secuestros a menores, el Ministerio del Interior sostuvo que la información que se difunde en las redes puede implicar una noticia falsa, para desviar la atención de la Policía y debilitar la vigilancia o el patrullaje en una zona.


Populares de la sección