Policía pide datos a la población para resolver asesinatos antiguos

A siete años de la muerte de Alejandro Novo se relanza el 0800 5000
El Ministerio del Interior buscará el apoyo de la población para recibir datos y aclarar asesinatos que en algunos casos llevan años sin resolver. Los investigadores saben que el tiempo les juega en contra y cuánto más pasa, más difícil es encontrar a los culpables. De todas maneras no pierden las esperanzas.

La estrategia se pensó, dijeron a El Observador fuentes del Ministerio del Interior, teniendo en cuenta que la población mostró más interés en ayudar a la Policía y hay antecedentes exitosos por ejemplo para la búsqueda de personas fugadas de prisión o desaparecidas.

El año pasado, las autoridades lograron aclarar el 58,4% de los 286 asesinatos ocurridos, según datos oficiales que publicará Interior y a los que accedió El Observador. Es decir que 167 asesinatos fueron aclarados y el resto aún se investiga.

Los números muestran que el trabajo policial mejoró aunque está lejos de convencer a los jerarcas y a la población que se queja de la inseguridad.

En 2014, los asesinatos aclarados fueron algo más de la mitad de los cometidos (52%) y en 2011, según lo declaró el ministro Eduardo Bonomi, se resolvía el 80% de los homicidios.

De acuerdo a información oficial, los homicidios ocurridos al 28 de diciembre de 2014 fueron 257, número al que hay que sumarle la muerte de Lola Chomnalez, la joven argentina asesinada en Valizas, que sigue impune. En 2013 hubo 260 homicidios y en 2012, 267, de acuerdo al Observatorio Nacional sobre Violencia y Criminalidad del Ministerio del Interior.

Al cumplirse hoy siete años de la muerte de Alejandro Novo, un joven repartidor de pollos muerto de dos disparos cuando le intentaron robar la recaudación en la zona de Los Aromos, el Ministerio del Interior recordó ayer ese caso y anunció que la ciudadanía puede aportar datos sobre homicidios a través del teléfono 0800 5000.

El número gratuito es la vía para recibir información que se manejará en forma reservada y se garantiza el anonimato de quienes aporten datos.


Dos casos

En los últimos años hubo homicidios por sus características lograron conmover a la población. De los últimos está el de Lola, la quinciañera argentina asesinada en las arenas de Rocha hace un año y que sigue sin resolución.

Otro caso fue el de Alejandro Novo, que ocurrió un 14 de enero, como hoy, pero del año 2009.

Ese día, Alejandro se levantó temprano –vivía en El Pinar con su esposa y su hija– y fue hasta el negocio familiar de Camino Maldonado y Celiar, la pollería de sus padres. Salió a hacer el reparto rumbo a Pando y nunca volvió. Dos balazos de delincuentes terminaron con su vida.

Años después, Graciela Barrera, su madre, estuvo en la creación de la Asociación de Familiares y Víctimas de la Violencia. "Se siente un dolor enorme" dijo Barrera a El Observador días después del asesinato de su hijo.

La señora va ahora regularmente a la Cárcel de Punta de Rieles a hablar con los reclusos, a explicarles el daño que pueden provocar a otras familias. Los presos, según supo El Observador la conocen, la escuchan con atención y muchos se sacan sus gorras en señal de respeto.

El año pasado, Barrera estuvo en El Observador TV y contó que sigue esperando que la Policía atrape al o los asesinos de su hijo. "Yo nunca bajé los brazos ni los voy a bajar", expresó.

Fuentes policiales informaron a El Observador que tienen datos sobre quién mató a Alejandro Novo pero les faltan pruebas para llevar al responsable ante un juez.

El jefe de Policía de Montevideo, Mario Layera había comentado que más allá del tiempo transcurrido, la Policía "no abandona" ninguna investigación por homicidio.


Populares de la sección