Política monetaria con margen acotado para contener inflación

La inflación quebró el 10% y el gobierno reaccionó con anuncios de medidas. Si bien los expertos y autoridades de defensa de la competencia entienden difícil que el combate a los "abusos" de posición dominante entre privados sea una herramienta efectiva para moderar en el corto plazo los aumentos de los precios, hay medidas en el terreno monetario que ya empezaron a aplicarse y que están teniendo un impacto en los mercados financieros. Algunos economistas, en tanto, ponen en duda qué tan efectivo es ese canal para contener las presiones inflacionarias, teniendo en cuenta que la economía se está enfriando con una menor demanda privada.

En un intento por mantener la inflación a raya y anclar las expectativas de los agentes, el ministro de Economía, Danilo Astori, enumeró en entrevista con la Secretaría de Comunicación de Presidencia una serie de acciones para volver a situar los precios por debajo del umbral psicológico de los dos dígitos.

En ese marco, el jerarca comunicó que dialogó con el Banco Central (BCU) "en total sintonía" para profundizar la política monetaria de "restringir el volumen de dinero en circulación. Hoy hay una sobreoferta de dinero. Tomar medidas de mayor restricción en la circulación de dinero, no solo no originaría ningún trauma económico, sino que estaría yendo en la dirección de lo que estamos viendo en la economía uruguaya", apuntó Astori. Mañana el titular del BCU, Mario Bergara, disertará en ADM, donde se prevé que haga esos anuncios.

En línea con ese planteo, ya la semana pasada se vio un importante movimiento de las tasas de interés que paga el BCU por sus emisiones, lo que se traslada a un encarecimiento del crédito en moneda local tanto para el gobierno como para los privados.

El viernes 26 de febrero, las letras de regulación monetaria en circulación pagaban una tasa de interés promedio de 13,85% anualizada, según el Índice Itlup de la Bolsa Electrónica de Valores (Bevsa). Esa tasa subió a 15,17% el último viernes. Entre ambas fechas se conoció el dato de inflación de 10,23% interanual al cierre de febrero. También las tasas en unidades indexadas tuvieron un aumento, aunque en menor proporción, pasando de 5,08% a 5,18%. Lo más significativo en estos títulos es que rompieron la tendencia a la baja en las tasas de interés que mostraban en las últimas semanas.

El BCU realizó ayer una licitación de letras a 30 días por $ 2.000 millones, pero terminó adjudicando $ 2.130 millones. Ese mayor volumen de colocaciones llevó a la autoridad monetaria a convalidar una tasa de interés de 15,1%, muy por encima del 14,5% que pagó el pasado 29 de febrero por una colocación de igual plazo. En esa oportunidad licitó $ 3.000 millones y adjudicó $ 2.394 millones.

El aumento en el volumen de colocaciones permite al BCU drenar pesos del mercado, otorgándole a los agentes financieros a cambio títulos de deuda de corto plazo. En teoría, con una menor oferta de dinero en circulación, la presión inflacionaria se reduce por dos vías. Por un lado, la escasez de dinero encarece el crédito y eso lleva a una menor demanda de bienes y servicios. Por otro, un mayor atractivo de las colocaciones en pesos conduce a un cambio de portafolio de los inversores, que abandonan posiciones en dólares y adquieren instrumentos en pesos. Eso conduce a una mayor oferta de moneda extranjera en la plaza local, reduciendo las presiones al alza del tipo de cambio.

Dudan de la eficacia

Los expertos consultados por El Observador no esperan grandes anuncios del equipo económico en materia de política monetaria. La coordinadora del área de coyuntura del Instituto de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas y Administración de la Udelar, Gabriel Mordecki, tiene una visión un poco escéptica sobre el impacto inmediato de ajustar aun más la política monetaria sobre los precios. La experta explicó que Uruguay es una economía "biomonetaria" por lo que el BCU solamente controla "una parte" del dinero circulante. "Su efecto es parcial", acotó. De hecho, recordó que cuando el gobierno utilizó la tasa de interés como referencia, se comprobó que solo tenía efecto sobre el tipo de cambio. "Las tasas de crecimiento (de dinero circulante) fueron realmente bajas y, sin embargo, la inflación tiene otros canales por los que sube. Es importante mantener ese canal, pero hay que actuar por otro lados", consideró. A eso hay que sumarle un "freno de la demanda", que acaba de confirmarse con la última encuesta de actividad trimestral de la Cámara de Comercios, apuntó.

El agregado monetario M1' –compuesto por la emisión de dinero en poder del público, y depósitos a la vista y en cajas de ahorro en el sistema bancario– desaceleró su aumento interanual en el promedio de los tres meses cerrados a enero y pasó de un incremento de 6,2% en el último cuarto de 2015 a 5,8% en el período considerado (noviembre-enero), según los datos divulgados por el BCU. La evolución quedó por debajo del rango indicativo de crecimiento definido por el Comité de Política Monetaria (Copom) en diciembre entre 7%-9% para los tres primeros meses del año. En el comunicado de diciembre, el Copom explicaba que el crecimiento por debajo del rango meta es "debido a la caída que se ha verificado en la demanda de dinero, ocasionada por el menor dinamismo de la economía y un sensible cambio de portafolio de los agentes económicos".

La gerente sénior de PwC, Mercedes Comas, dijo que hoy la principal herramienta en el terreno monetario que el gobierno está utilizando para contener los precios es la cotización del tipo de cambio. La experta recordó que si bien en enero el BCU prácticamente se mantuvo al margen vendiendo unos US$ 20 millones, en febrero superó los US$ 160 millones. "Eso es lo que al final del día termina impactando de forma más directa en los precios", indicó. Agregó que luego que se conoció el dato de IPC de febrero, el tipo de cambio comenzó a descender. "No desconocemos que el dinero circulante es un instrumento más, pero no opera en el corto plazo", afirmó Comas. Dado el "delgado equilibrio entre inflación y competitividad", las restricciones desde el punto de vista salarial y fiscal, la economista dijo que la política monetaria cuenta con un margen de acción "muy estrecho"para mostrar resultados en el corto plazo.


Vázquez y los abusos de privados

El presidente de la República, Tabaré Vázquez, ratificó ayer en Rivera las declaraciones del ministro de Economía y Finanzas, Danilo Astori, sobre la investigación que hará el Ejecutivo para determinar si en algunos rubros de alimentos y bebidas hay "abusos" a la hora de fijar precios. "No vamos a hacer un congelamiento de precios, pero sí se va a estudiar si hay algún elemento abusivo de posicionamiento en el mercado, como otro elemento más vinculado al aumento de la inflación", dijo Vázquez a la prensa. Por otro lado, la economista Gabriela Mordecki dijo que en una economía tan pequeña "muchos oligopolios –que dominan el mercado– fijan precios. Puede existir algún sector donde se pueda actuar desde ese punto de vista", consideró.



Populares de la sección