"Por la buena relación que tenemos, el etión no se transformó en crisis"

El caso demuestra que EEUU toma a Uruguay como un socio "al nivel de Canadá"
Una vez que Uruguay dejó pasar el tren del Tratado de Libre Comercio (TLC) con EEUU, ambos países acordaron establecer otro tratado, varios escalones por abajo, y que si bien no liberaliza el comercio permite negociar algunos temas con mayor fluidez. Se trata del TIFA (Acuerdo Marco sobre Comercio e Inversiones, según la sigla en inglés). Esta semana, técnicos y diplomáticos de ambos países se reunieron en Montevideo para evaluar el proceso del acuerdo. Brad Freden, el encargado de Negocios de la embajada de EEUU en Montevideo, que está al frente de la representación diplomática de ese país luego de la salida de Julissa Reynosso en diciembre de 2014, evaluó en diálogo con El Observador la relación bilateral.

Freden dijo que si bien no hay una fecha concreta, ya está definido que la carne ovina con hueso entrará al mercado norteamericano. Además, aseguró que el vínculo entre ambos países es tan fuerte que EEUU trata a Uruguay de la misma forma que hace con Canadá –un vecino estratégico– y eso quedó demostrado con el episodio del envío de carne uruguaya contaminada a su país. "Por la relación que tenemos eso no se convirtió en una crisis", dijo.
Después de la carne, lo que más le compra EEUU a Uruguay es software. Y en general, los servicios superan a los bienes. Pero la salida de Uruguay de la negociación por un Acuerdo Global en Comercio de Servicios (TISA por su sigla en inglés), no afectará esos negocios, aseguró Freden.
El diplomático negó que su país haya abierto el mercado de cítricos a cambio de la llegada de presos de Guantánamo. El siguiente es un resumen de la entrevista a Freden.

¿Qué resultado tuvo la reunión del miércoles entre EEUU y Uruguay por el TIFA? ¿Cuáles fueron los avances?

La reunión fue muy buena. La última vez que nos habíamos reunido fue en Washington en 2014. Fue la séptima reunión bajo el TIFA y es un foro bilateral de los dos países para hablar en un ambiente amigable sobre cuestiones de comercio e inversión y cómo mejorar. Trabajamos con más especificidad para arreglar problemas y ya vemos el plan de trabajo para el próximo año. Empezamos con el hecho de que la relación económica entre Uruguay y EEUU está muy fuerte. El comercio con los socios regionales de Uruguay bajó como un 15%, pero subió un 25% con EEUU el año pasado. Por ejemplo, EEUU es el segundo comprador de carne uruguaya en el mundo. Ahora el valor de los servicios es más alto que los bienes que Uruguay exporta a EEUU. Solo la carne supera el software. Pero los servicios en general son más vendidos que los bienes uruguayos a EEUU.

¿Cómo se puede avanzar a futuro en el marco del TIFA?

Hablamos del acceso a los mercados y específicamente sobre carne ovina con hueso. Eso está en proceso y no puedo decir cuándo va a terminar, pero está muy cerca de abrirse el mercado de EEUU. También hablamos del acuerdo de seguridad social que firmamos los dos países en 2015 y que está también a punto de estar aprobado por los abogados del Departamento de Estado. Eso va a ayudar a unos 60 mil uruguayos que han trabajado en EEUU para sus jubilaciones. Hablamos mucho de la cooperación aduanera, ya que estamos trabajando para facilitar que los productos uruguayos pasen por la Aduana en EEUU en base a un acuerdo que permita que el trámite sea muy rápido. Tenemos un plan de trabajo para concretar ese acuerdo este año. También hablamos de cómo trabajamos juntos para apoyar el desarrollo de las micro y pequeñas empresas para ayudar a mucha gente que tiene pequeños negocios y que generarían mucho empleo. Se trata de un sector que está creciendo en toda América Latina.
Hay una cuota de 20 mil toneladas de carne vacuna uruguaya que puede ingresar a Estados Unidos libre de arancel. ¿Se evalúa la posibilidad de aumentar ese cupo?

El TIFA expresamente excluye aranceles porque es algo muy complicado de negociar. Lo que sí hablamos es cómo superar la cuestión de la carne que fue rechazada. Para mí ese fue otro ejemplo de cómo dos países con tan buena relación pueden superar una cuestión técnica. Por la relación y buena comunicación que tenemos, eso no se convirtió en una crisis. Es algo que estamos resolviendo en conversaciones entre nuestros servicios veterinarios. Estamos trabajando de la misma forma como si lo hiciéramos con Canadá o países que conocemos muy bien.
¿El problema del plaguicida etión corta la compra de carne?

Al contrario. Hay confianza en el sistema sanitario de Uruguay. La información sobre el cambio de reglas en EEUU hace un año no llegó a todos los ganaderos acá, y por eso algunos seguían usando etión, y cuando se detectaron pequeñas cantidades de etión se rechazaron los contenedores, pero menos del 1% de la carne que iba para EEUU. Los ganaderos saben que no pueden usar etión y el gobierno reaccionó bien suspendiendo la venta de ese producto.
¿Se habló del tema cítricos que en los últimos días estuvo arriba de la mesa por los dichos del expresidente Mujica vinculado a los ex presos de Guantánamo?

Hablamos, pero no del expresidente. Ahora, EEUU es el comprador número uno de cítricos uruguayos, pero no porque Uruguay aceptó a los ex presos de Guantánamo, sino porque cuando acá es verano allá es invierno y el producto es de buena calidad. Uruguay tiene un buen producto.
¿Pero el tema de Guantánamo estuvo arriba de la mesa de los cítricos?

No. El acuerdo sobre cítricos fue decidido antes de que habláramos de Guantánamo, por lo que no hubo vinculación entre una cosa y otra. Pero lo más importante es saber que estamos muy agradecidos de que la administración del presidente Mujica decidió ayudar la intención del presidente de Obama de cerrar Guantánamo. Yo creo que el gobierno lo hizo por las razones correctas, por razones humanitarias. Es interesante que los cítricos y Guantánamo sean ejemplos de la buena relación que EEUU tiene con Uruguay bajo un gobierno auténtico de izquierda, porque no puede haber un representante más auténtico de la izquierda en América Latina que Pepe Mujica. Tuvimos una muy buena relación con el gobierno de Mujica y con la fuerza de la exembajadora Julissa Reynoso pudimos negociar lo de los cítricos. Nosotros podemos tener relaciones con cualquier país democrático de América Latina.
Usted decía que EEUU a Uruguay le compra más servicios que bienes. ¿Cómo influirá en eso la salida de Uruguay de la negociación del TISA, el acuerdo multilateral para liberalizar servicios?

Desde mi punto de vista son cosas no muy relacionadas porque el TISA es un acuerdo plurilateral y ahora estamos hablando de comercio bilateral. Con TISA o sin TISA los servicios que Uruguay exporta a Estados Unidos están subiendo, entonces es como comparar manzanas y naranjas.
¿Uruguay informó si se va a sumar a la negociación por el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica?

No hablamos de si Uruguay podría subir o no porque realmente no estamos en ese punto. Tenemos que ratificarlo en EEUU y en otros países antes de hablar de nuevos miembros. Es una cuestión que a lo que mejor se plantea en la próxima reunión, pero depende de Uruguay. l

Populares de la sección