¿Por qué algunas PYME sufren el síndrome de Peter Pan?

Es frecuente que teman afrontar responsabilidades como posibles incrementos en los impuestos y más complejidad en las regulaciones

En 1983, Dan Kiley revolucionó la psicología con su libro “El síndrome de Peter Pan” que afecta a aquellas personas con miedo a crecer y asumir sus responsabilidades. Sin embargo, hoy en día esto no sólo les pasa a las personas, sino también a las empresas.

Administrar un almacén no es lo mismo que una cadena de ellos. Las informalidades que se permiten en un negocio pequeño o mediano no se pueden mantener si se busca tener un crecimiento sostenido. Sin embargo, hay empresas que al descubrir estos requerimientos piensan incluso en no dar el siguiente paso y detener su crecimiento. Esto fue lo que Manuel Molano, director general adjunto del Instituto de Competitividad Mexicana, denominó el sistema Peter Pan.

Pero, ¿por qué un negocio no querría crecer? Es frecuente encontrar que las pequeñas y medianas empresas (PYME) teman afrontar responsabilidades como posibles incrementos en los impuestos y más complejidad en las regulaciones. Para una PYME, crecer implica enfrentarse a un mundo que exige seguir reglas e implica costos, todos aspectos que a simple vista superan las ventajas del crecimiento y la formalidad.

¿Cómo se manifiesta? El primer síntoma de este síndrome es la informalidad. Esto ocurre cuando una empresa en crecimiento es administrada sin una estructura predeterminada ni un claro balance de resultados o los documentos necesarios para entender su salud y constitución, explica Beatriz Briceño, de la División de Inversiones de Deuda de la Corporación Interamericana de Inversiones (CII).

Hoy, los bancos y las organizaciones internacionales cuentan con un variopinto portafolio de oportunidades. Sin embargo, uno de los principales requisitos es la consistencia en sus documentos. Es vital que las empresas, por pequeñas que sean tengan la capacidad de demostrar exactamente cómo están constituidas, cuánto producen y cómo administran sus activos y sus pasivos.

Dejando aparte que uno de los grandes desafíos de las instituciones financieras, gobiernos y organismos internacionales es facilitar el acceso al crédito para las PYME, también es importante que estas respondan con transparencia y formalidad a la hora de solicitar algún producto financiero que pueda ayudarlas a crecer.

Ese es el salto que tienen que dar muchas empresas cuando postulan a FINPYME Creditherramienta que otorga pequeños préstamos a PYME, incluso a aquellas que podrían no ser sujetos de créditos para la banca privada.

Para las que están dispuestas a formalizarse pero necesitan orientación la CII ofrece servicios de asesoría que las acompañan en el proceso. De esta forma, se fortalece el apoyo a las PYME para que venzan el síndrome de Peter Pan y continúen creciendo.

Por Andrea Ortega, periodista de la Universidad de Chile y escritora

Publicado originalmente en el blog del BID Negocios Sostenibles 

 


Comentarios

Acerca del autor

BID

BID

Blogs del BID