Por qué aparece el hambre cuando no debería

Pasar hambre a lo largo del día, estimula la necesidad de comer alimentos que no benefician

Existen ciertos factores que pueden ser causantes de generar sensación de hambre, que es importante conocer, para poder identificarlos y de esa forma corregirlos. Aquí le contamos nueve posibles razones:

1. Dormir mal: Al dormir, las hormonas reguladoras del apetito se activan y desactivan. Cuando se duerme mal se descontrolan. La falta de sueño incrementa los niveles de grelina (hormona que aumenta el apetito), mientras que disminuye los de leptina (hormona reguladora de la saciedad). Por lo tanto, al despertar, se incrementa el hambre, y, al estar física y mentalmente agotados, el cuerpo demanda más energía y siente necesidad de consumir alimentos menos convenientes, como, por ejemplo, hidratos de carbono simples.

2. Elegir carbohidratos refinados para calmar el apetito: Se conocen como carbohidratos refinados a los productos de repostería, snacks, cereales, golosinas, etc. Estos alimentos no calman el apetito, sino que producen una sensación "adictiva" de no poder parar. Será mejor optar por frutas, yogures, frutos secos, etc.

3. Comer deprisa: Cuando se come rápido se tiende a comer más de lo necesario, ya que el organismo tarda unos 20 minutos en enviar la señal de saciedad al cerebro. Por lo tanto, comer lentamente ayuda a detectar esta sensación, lo cual ayudará a parar de comer cuando ya no sea necesario.

4. Saltear comidas: Saltear comidas aumenta la secreción de grelina, ya que el estómago está vacío por más tiempo. Esto aumenta la sensación de hambre lo cual hace que se coma de más y que el organismo almacene más de lo necesario por si vuelve a pasar por una situación de ayuno.

5. Estar deshidratado: La región cerebral que regula el hambre es la misma que regula la sed, con lo cual pueden confundirse.

6. Estar estresado: El estrés aumenta el apetito, al estimular la secreción de cortisol y adrenalina, hormonas que ponen al cuerpo en estado de alerta, pidiendo más energía e incrementando la necesidad de comer.

7. Comer poca proteína: Las proteínas son nutrientes que producen una gran sensación de saciedad, calmando el hambre. Por lo tanto, deberían estar presentes en la dieta diaria.

8. No consumir grasas saludables: Las grasas también producen saciedad, por ello, es conveniente elegir alimentos fuente de grasas saludables como la palta, los frutos secos y el aceite de oliva, entre otros.

9. Ver y oler comida constantemente: Esto también tiene un efecto estimulante del apetito. Y, en tiempos donde las imágenes bombardean, se vuelve más difícil de controlar.

Para leer más sobre nutrición y vida saludable, ir a comermejor.com.uy


Fuente: Salud Terapia

Populares de la sección