¿Por qué aumenta el número de migrantes muertos durante el verano europeo?

Casi 1000 personas perecieron en el mar en la última semana
Como ya ocurrió antes, establecer el número de personas que perdieron la vida cuando intentaban cruzar el Mediterráneo es muy complicado y termina basándose en testimonios de los sobrevivientes. Médicos Sin Fronteras estima que llega a 1.000 el número de inmigrantes que murieron en sucesivos naufragios la semana pasada, aunque los números varían y no se tiene certeza de cuántos fueron en verdad.

Como Italia se encuentra próxima a África, y también del buen clima que mejora las condiciones del mar, miles de refugiados prueban suerte para llegar a Europa. Solo durante la semana pasada, se desplegaron operaciones para salvar a 13 mil personas que intentaban cruzar el canal de Sicilia, que separa la isla de Sicilia de la costa africana de Túnez.

Buque refugiados Mediterráneo
<div>El barco fletado por SOS Mediterráneo y&nbsp;<a href="http://www.elobservador.com.uy/backend/editor20/php/http://www.elobservador.com.uy/medicos-fronteras-a2616" class="agrupador" rel="2616">Médicos sin Fronteras</a>&nbsp;(MSF), intenta ayudar a los migrantes que escapan de la guerra vía Libia</div>
El barco fletado por SOS Mediterráneo y Médicos sin Fronteras (MSF), intenta ayudar a los migrantes que escapan de la guerra vía Libia

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) estima que la semana pasada hubo 700 muertos, entre ellos 40 niños. La portavoz de Acnur en Italia, Carlotta Sami, escribió en Twitter a raíz de los sucesivos naufragios: "Domingo contando víctimas. Macabro ejercicio: ¿se dará cuenta el mundo de que más de 700 personas merecían un viaje seguro?".

La semana pasada hubo tres naufragios en el Mediterráneo, aunque se cree que podría haber ocurrido uno más, pero no se pudo confirmar. Fueron los supervivientes los que afirmaron que hubo un cuarto naufragio, ya que el miércoles partieron al menos dos pesqueros desde la costa de Libia, uno con 500 personas y otro con 400. Solo se recuperaron 65 cuerpos y la Guardia Costera italiana explicó que, ante la emergencia de la situación, se priorizó salvar a los vivos, por lo que es posible que más cadáveres se hayan hundido en el mar.

La portavoz de la organización Save the Children, Giovanna Di Benedetto, explicó que uno de los pesqueros no tenía motor, por lo que se lo enganchó al que iba adelante. El jueves de mañana uno comenzó a hundirse y las personas que iban en él se tiraron al mar con la intención de subirse al otro. "Los traficantes que iban en el primero cortaron la cuerda", dijo Di Benedetto, lo que implicó que el segundo bote se hundiera rápidamente y murieran todas las personas que estaban hacinadas en la bodega.

"El barco comenzó a inundarse y los que se encontraban bajo la cubierta no tuvieron suerte. Mujeres, hombres, niños, muchos niños, quedaron atrapados y se ahogaron", contó una de las sobrevivientes. El capitán sudanés del barco fue arrestado apenas llegó a Pozzalo, en Italia, junto a otros tres traficantes más.
Asimismo, el miércoles se produjo un rescate de la Marina Militar italiana a otra embarcación, que también era muy precaria como la mayoría de las que utilizan los traficantes de personas. Las cámaras de la Armada italiana captaron el momento en el que los inmigrantes se agolparon todos contra un lado del barco, lo que significó que se volcara y se hundiera.

Aquellos que sobrevivieron en los últimos días llegan progresivamente a distintos puertos italianos. Solo ayer se recibió a más de 600 personas en dos puertos de Sicilia. Las historias abundan, como por ejemplo, una bebé de 9 meses que llegó sola a la isla italiana de Lampedusa junto con otros inmigrantes, luego de que su madre muriera durante la travesía tras quemarse con carburante.



La temporada de buen tiempo favorece la salida de embarcaciones que intentan cruzar a Europa. Solo la semana pasada, más de 70 botes zarparon desde África y se estima que fueron unos 15 al día. La crisis de los refugiados afecta directamente a Italia, por lo que el Ministerio del Interior afirmara el sábado que Europa necesita "un acuerdo urgente con Libia y los países africanos" para detener la oleada de inmigrantes.

Otro de los portavoces de Acnur en Italia, Federico Fossi, dijo que en términos númericos, "es el tercer año en que esto es normal". Además, aunque en la última semana se agravó la situación, Fossi señaló que esas cifras están por debajo de lo que sucedía años anteriores en esta misma época.

Traficantes

Los traficantes de personas aprovechan el caos en países africanos como Libia, desde la caída de Muamar Gadafi en 2011. Según dijeron varios migrantes en Sicilia, un "nuevo líder de traficantes" tomó el control de las salidas desde la costa de Libia y negocia descuentos en los viajes, que tienen un precio que ronda los € 400. Esta estrategia le permite atraer nuevos clientes, a la vez que las autoridades europeas instrumentan planes para detener la crisis de los refugiados.

Italia quiere convencer a los países africanos para que colaboren en el cierre de las rutas migratorias hacia Europa y recuperar parte de los que llegan desde Libia, a cambio de más ayuda e inversión. Sin embargo, Alemania dejó en claro que esta medida va en contra de uno de los puntos del plan de Italia, que es la creación de "eurobonos" para financiar el desarrollo de los países africanos.

Mientras tanto, ayer también se rescató a un grupo de personas que intentaban cruzar el canal de la Mancha, cuando intentaban llegar a Gran Bretaña desde Francia. Los migrantes viajaban en una embarcación inflable que se pinchó durante la travesía, lo que podría haberles causado la muerte.
De todos modos, las autoridades británicas expresaron que este tipo de situaciones no son frecuentes, por lo que se trató de un caso excepcional.

Fuente: Agencias

Populares de la sección