¿Por qué Diyab no puede irse de Uruguay y por qué no viene su familia?

La situación del refugiado que está en huelga de hambre desde hace un mes

¿Cuál es el reclamo del ex Guantánamo?

El sirio Jihad Diyab, uno de los seis exreclusos de Guantánamo que llegó a Uruguay a fines 2014, no quiere quedarse en Uruguay ni tampoco que su familia llegue a Montevideo. Diyab estuvo 12 años preso en la prisión de EEUU en Cuba sin que haya existido una acusación concreta contra él por su supuesta vinculación con grupos terroristas islámicos. Al reclamar su salida del país, inició la huelga de hambre hace un mes y hace más de una semana que no consume líquidos. Su pedido es que el gobierno uruguayo lo ayude a reubicarse en otro país junto a su esposa e hijos.

¿A dónde quiere ir Jihad Diyab?

El exrecluso de Guantánamo ha expresado varias veces su disconformidad con las condiciones de vida en Uruguay.En junio abandonó el país por el Chuy y reapareció 51 días después, a fines de julio en Venezuela.El gobierno de Nicolás Maduro lo deportó a Montevideo pocos días después. La Cancillería uruguaya informó que la intención de Diyab es trasladarse a Turquía "o a un tercer país distinto a Uruguay a efectos de reunirse con su familia".

¿Porqué no puede irse del país?

En atención al reclamo de Diyab, el gobierno ha procurado encontrar un país árabe o musulman que acepte la llegada del exrecluso, pero no ha sido una tarea sencilla. La prioridad era Turquía, pero hasta el momento, ningún país lo ha aceptado. Además, el ex preso no quiere ahora que la familia venga al país. "Me voy a ver a mi familia a otro país o me muero", dijo en un video divulgado la semana pasada. Preferentemente, se aspira a que Diyab pase a vivir en una nación del mundo árabe y/o musulmán.

¿Se lo puede obligar a cesar su protesta?

Según la legislación uruguaya, el gobierno no puede obligar a Diyab de terminar la huelga de hambre. El artículo 10 de la Constitución dice que "las acciones de las personas que de ningún modo atacan el orden público ni perjudican a un tercero, están exentas de la autoridad de los magistrados". Además, la ley 18.473 sobre derechos de los pacientes consagra el derecho a toda persona exprese por escrito su voluntad de no recibir atención médica. Si no lo hace y su salud empeora y es trasladado a un centro de salud, los médicos deberán mantenerlo con vida.


Populares de la sección