Por qué es importante la letra manuscrita para los niños

En un mundo donde dominan los teclados, investigaciones que analizan el impacto cerebral de escribir a mano

Por Perri Klass / The New York Times


¿Los niños en un mundo de teclados necesitan aprender a escribir a mano como antes?
Hay una tendencia a restar importancia a la escritura manuscrita como una habilidad no esencial, aun cuando investigadores han advertido que aprender a escribir quizá sea clave para, bueno, aprender a escribir.

Y más allá de la conexión emocional que los adultos podrían sentir por la forma en que aprendieron a escribir, hay un creciente cuerpo de investigación sobre lo que el cerebro que se desarrolla normalmente aprende al formar letras en la página, en formato de imprenta o manuscrito así como en cursiva.

En un artículo aparecido este año en The Journal of Learning Disabilities, investigadores analizaron cómo el lenguaje oral y escrito se relacionaba con la atención y lo que se llaman habilidades de "función ejecutiva" (como la planeación) en niños de cuarto a noveno grado, con y sin discapacidades de aprendizaje. Virginia Berninger, profesora de sicología educativa en la Universidad de Washington y autora principal del estudio, dijo que la evidencia de este y otros estudios sugiere que "escribir a mano - formando letras- involucra a la mente, y eso puede ayudar a los niños a poner atención al lenguaje escrito".

El año pasado, en un artículo en The Journal of Early Childhood Literacy, Laura Dinehart, profesora asociada de educación de la primera infancia en la Universidad Internacional de Florida, discutió varias posibles asociaciones entre la buena escritura a mano y el logro académico: los niños con buena letra podrían recibir mejores calificaciones porque su trabajo es más placentero para que lo lean los maestros; los niños que batalla con la escritura quizá encuentren que demasiada de su atención se consume en producir las letras, y el contenido se ve afectado.

Pero ¿realmente podemos estimular el cerebro de los niños ayudándoles a formar letras con sus manos? En una población de niños de bajos ingresos, dijo Dinehart, a quienes tienen buenas habilidades tempranas de escritura de motricidad fina antes del jardín de niños les va mejor posteriormente en la escuela. Demandó más investigación sobre la escritura a mano en los años de preescolar, y sobre las formas de ayudar a los niños pequeños a desarrollar las habilidades que necesitan para "una tarea compleja" que requiere la coordinación de procesos cognitivos, motrices y neuromusculares.

"Este mito de que la escritura a mano es solo una habilidad motriz es simplemente equivocado", dijo Berninger. "Usamos partes motrices de nuestro cerebro, planificación motriz, control motriz, pero lo que es muy crítico es una región de nuestro cerebro donde se unen lo visual y el lenguaje, el giro fusiforme, donde los estímulos visuales realmente se convierten en letras y palabras escritas".

Se deben ver las letras en "el ojo de la mente" para producirlas en la página, dijo. Imágenes del cerebro demuestran que la activación de esta región es diferente en niños que están teniendo problemas con la escritura a mano.

Los escaneos cerebrales funcionales de adultos muestran una característica red cerebral que se activa cuando leen, e incluye áreas que se relacionan con los procesos motrices. Esto sugirió a los científicos que el proceso cognitivo de leer podría estar conectado con el proceso cognitivo de formar letras.

Karin James, profesora de ciencias sicológicas y cerebrales en la Universidad de Indiana, realizó escaneos cerebrales en niños que no conocían todavía las letras. "Sus cerebros no distinguen las letras; responden a las letras igual que a un triángulo", dijo.

Después de que se enseñó a los niños las letras impresas, los patrones de la actividad cerebral en respuesta a las letras mostraron una mayor activación que las de la red de lectura, incluido el giro fusiforme, junto con el giro frontal inferior y las regiones parietales posteriores del cerebro, los cuales usan los adultos para procesar el lenguaje escrito; aun cuando los niños seguían en una etapa muy temprana como escritores.

"Las letras que producen son muy confusas y variables, y eso es realmente bueno para la manera en que los niños aprenden cosas", dijo James. "Ese parece ser un gran beneficio de la escritura manuscrita".

Expertos en escritura manuscrita han pasado apuros con la cuestión de si la letra cursiva confiere habilidades y beneficios especiales, más allá de los beneficios que podría ofrecer la letra impresa. Berninger citó un estudio de 2015 que sugería que a partir de cuarto grado, las habilidades cursivas conferían ventajas en la ortografía y la composición, quizá porque conectar trazos ayudaba a los niños a conectar letras para formar palabras.

Para los niños pequeños típicamente en desarrollo, teclear las letras no parece generar la misma activación cerebral. Conforme crecemos, por supuesto, la mayoría de nosotros hacemos la transición a escribir en un teclado, aunque como muchos que damos clases a estudiantes universitarios, yo he pasado apuros con la cuestión de las laptops en clase, más porque me preocupa que haga divagar la atención de los estudiantes que para promover la escritura manuscrita.

Sin embargo, estudios sobre el tomar notas han sugerido que "los estudiantes universitarios que están escribiendo en un teclado tienen menos probabilidad de recordar y comprender el contenido que si escribieran a mano", dijo Dinehart.

Berninger dijo que la investigación sugiere que los niños necesitan entrenamiento introductorio de escritura de imprenta, luego dos años de aprendizaje y práctica de letra cursiva, a partir del tercer grado, y después cierta atención sistemática al tecleo en pantallas táctiles.

Usar un teclado, y especialmente aprender las posiciones de las letras sin mirar las teclas, dijo, bien podría aprovechar las fibras que comunican de manera cruzada al cerebro, ya que a diferencia de la escritura manuscrita, los niños usarán ambas manos al teclear. "Lo que estoy promoviendo es enseñar a los niños a ser escritores híbridos", dijo Berninger, "escritura manuscrita primero para la lectura - transfiere a un mejor reconocimiento de las palabras - luego cursiva para la ortografía y la composición. Posteriormente, empezar al final de la escuela primaria con la mecanografía táctil".

Como pediatra, pienso que este podría ser otro caso en que deberíamos ser cuidadosos de que el atractivo del mundo digital no elimine experiencias que pueden tener verdadero impacto en los cerebros rápidamente en desarrollo de los niños. Dominar la escritura manuscrita, con letras confusas y todo, es una forma de hacer propio el lenguaje escrito, en algunas formas profundas.

"Mi investigación se enfoca en cómo el aprender e interactuar con el mundo con nuestras manos tiene un efecto realmente importante en nuestra cognición", dijo James, "en cómo escribir a mano cambia la función del cerebro y puede cambiar el desarrollo del cerebro".l


Populares de la sección