Por qué están cerrando las industrias en Uruguay

Empresas de distintos sectores con pasado próspero cayeron en desgracia como consecuencia de un nuevo escenario adverso

Por Maximiliano Montautti

Empresas fuertes en un pasado no tan lejano. Apuestas al sector lácteo, al armado de automóviles o la fabricación de papel. Industrias que impulsaban la actividad general con importantes colocaciones externas de commodities y ventas de otros productos hacia Argentina y Brasil.

Las exportaciones habían cerrado 2014 con un nuevo récord de US$ 9.178 millones. Pero a partir de ese año los números positivos comenzaron a transformarse. En 2015 las ventas al exterior cayeron y en 2016 repitieron el mal resultado. Las economías regionales iban a los tumbos y se empezó a sentir. También pesó que países europeos demandaron menos productos uruguayos y optaron por otros mercados más baratos.

Entonces, muchas de esas empresas fuertes no pudieron resistir nuevas realidades financieras y productivas que llegaron de la mano de una pérdida de competitividad, aumento de costos internos o endeudamientos generados para seguir en actividad. Así fue que los valores internacionales y corrientes de negocios con socios complicados como Venezuela golpearon a la industria láctea; el ensamblado automotor no fue tan productivo en el país como se había proyectado y la industria pesquera, próspera años atrás dejó de serlo. Lo que había sido un buen negocio empezó a salir mal y hubo empresas que comenzaron a cerrar. ¿Pero es únicamente eso lo que lleva a bajar cortina?

El vicepresidente de la Cámara de Industrias (CIU), Gabriel Murara, sostuvo que los principales problemas que aquejan el sector son internos. "En los últimos 12 meses a marzo tenemos una inflación de alrededor de 7% y un tipo de cambio que se apreció más de 3%. Solo con eso ya perdimos competitividad", expresó a El Observador.

El cierre de distintas empresas y proyectos cooperativos generaron la pérdida de 2.500 puestos de trabajo en los dos últimos años.

Otro problema se vincula a los salarios, que tuvieron un aumento mayor al del costo de vida. "Lo de los salarios no habría sido tan grave si el tipo de cambio se hubiera acompasado con la región", dijo el industrial. Como tercer elemento señaló las tarifas públicas. "Hay una suba de tarifas que no se relaciona a los costos; es por necesidades fiscales. El gobierno precisa más plata y eso se puede llegar a entender, pero lo que está mal es que se castigue al sector productivo por un problema que él no generó", afirmó Murara.

"Con todo eso armamos un combo de cosas que nos dejan afuera de mercado y las empresas cierran. Pero no se puede dejar que caigan empresas, centenarias en algunos casos, como están cayendo", reclamó.

Por su parte, el economista y asesor de la Cámara Mercantil, Horacio Baffico, dijo a El Observador que varias de las empresas que cerraron tenían corrientes de negocios con la región y eso les trajo problemas, por las oscilaciones económicas que esos países atraviesan. Para el experto hay que separar la realidad de la industria exportadora en dos grupos. "Hay sectores que exportan bastante, como el de la carne, porque los productos van hacia fuera de la región. Los que venden hacia la región están teniendo problemas", explicó.

Como otra dificultad señaló que "esos sectores fuertes en la exportación no generan empleo. Los otros, que apuntaban a la región sí lo hacían; tenían más mano de obra intensiva". Por último, Baffico añadió que "la producción primaria creo que puede salir adelante, pero veo dificultades para actividades que agregan trabajo. No veo que las industrias que contratan gente estén en condiciones de seguir haciéndolo", estimó.

Concursos en los molinos

El 31 de enero Molino Dolores dejó de producir. Meses antes, en setiembre del año pasado, un socio minoritario de Cereoil (compañía propietaria del molino) solicitó el concurso de acreedores. Entre las dos empresas empleaban a 350 personas. El jueves pasado se decretó el ingreso del síndico Gabriel Ferreira a Molino Dolores. El dirigente de la Federación de Obreros y Empleados Molineros y Afines Nelson Más informó que ahora el síndico será el encargado de elaborar un plan de reactivación de la fábrica. "Nuestra intención es que se consiga poner en funcionamiento para que al final del concurso se pueda vender. Si eso no pasa se deberá comercializar por partes", señaló a El Observador. En principio, la puesta en funcionamiento incluiría a los 120 trabajadores que cumplían funciones en el establecimiento. Otra es la situación de Molino Florida. El propietario se presentó a concurso voluntario de acreedores, pero la fábrica sigue abierta. Allí trabajan 80 personas. Más expresó que la intención de los trabajadores es formar una cooperativa para mantener la fuente laboral y continuar con la producción de harina.


Competitividad, costos y problemas financieros son algunas causas que llevan a las empresas a dejar de producir.

Juan Lacaze sin Fanapel


Sugieren zona franca para reactivación de Juan Lacaze
El cierre de Fanapel pegó fuerte en el empleo de Juan Lacaze. l. Carreño
El cierre de Fanapel pegó fuerte en el empleo de Juan Lacaze. l. Carreño

El lunes 13 de febrero la gerencia de Fanapel anunció su cierre –cuando todavía el gobierno buscaba soluciones para la empresa– y fueron enviados 250 trabajadores al seguro de paro. Las razones esgrimidas por los empresarios fue que el negocio había dejado de ser rentable y con esa explicación la industria emblemática de Juan Lacaze dejó de producir. Días más tarde, el presidente Tabaré Vázquez (durante la gira oficial que realizó por Alemania, Finlandia y Rusia) se mostró pesimista respecto de una eventual reapertura de la compañía papelera. El 9 de marzo, ya en Uruguay, anunció una serie de medidas para paliar la crisis laboral que el cierre de Fanapel produjo en Juan Lacaze. Quedó establecido un seguro de paro especial para los trabajadores de la empresa por un año. Otra de las medidas fue brindarles a desempleados capacitación con cursos a través del Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional.

El fin del emblema pesquero

Fripur

Después de 39 años de fundada, la pesquera Fripur se presentó a concurso de acreedores en julio de 2015 y un mes después dejó de funcionar. En su planta trabajaban 960 personas. En diciembre de ese año, la Justicia adjudicó la venta en bloque de Fripur al grupo canadiense Cooke Aquaculture. Pero la pesquera todavía no volvió a abrir sus puertas y cerca de 700 trabajadores aguardan cobrar su despido. Los problemas financieros de Fripur se arrastraban desde hacía tiempo y la pérdida de mercados agravó la situación. Cuando se vendió la empresa un grupo de entre 30 y 40 trabajadores presentó un recurso de nulidad del concurso ante la Justicia. Eso fue denegado y después solicitaron que su pedido fuera al Tribunal de Apelaciones. El dirigente del Sindicato Único Nacional de Trabajadores del Mar y Afines José Umpiérrez dijo a El Observador que el tribunal volvió a desestimar la acción y se espera que la semana entrante los trabajadores puedan hacer efectivo el cobro de los que se les adeuda. Pero de los canadienses todavía no hay novedades.

Las exportaciones de bienes cerraron dos años consecutivos en caída.

Salida de Chery de Uruguay

La automotriz china Chery se instaló en Uruguay en 2007. Comenzó con una producción de 3.000 vehículos al año. Pero ya en 2008, por problemas de mercado, paralizó su producción y envió a los trabajadores al seguro de paro. A mediados de 2009 volvió a producir, aunque las dificultades nunca se alejaron de la ensambladora. En setiembre de 2014, gran parte de la plantilla laboral volvió al subsidio de desempleo. En diciembre, paró la producción y completó el envío al seguro de paro. En total, había 320 empleados, entre administrativos y obreros. Entonces comenzaron una serie de gestiones para intentar que la ensambladora china permaneciera en el país. El 19 de mayo de 2015 se confirmó una noticia que ya era un secreto a voces: la decisión de la casa matriz de abandonar Uruguay. Un descenso de las ventas hacia Argentina y Brasil fue el motivo del cierre de la ensambladora china. Otras empresas que debieron paralizar sus actividades fueron Lifan –retoma en mayo con un tercio de su plantilla– y Geely, que optó por discontinuar definitivamente su proyecto de armado en la planta de Nordex.

Industria láctea golpeada

La industria láctea fue una de las que más sufrió los embates de la caída de los precios a nivel internacional. En un momento la tonelada de leche en polvo alcanzó US$ 5.000. Pero los precios llegaron a caer hasta menos de la mitad, luego aumentaron, aunque lejos del récord. Esas oscilaciones, más una corriente de negocios con Venezuela que cayó en desgracia, generaron inconvenientes en la industria láctea. En febrero de 2015 cerró Ecolat en Nueva Helvecia y 400 personas quedaron sin empleo. En junio de ese año le llegó el turno a Schreiber Foods y 170 trabajadores siguieron el mismo camino. Este año comenzó con problemas en la planta salteña de Indulacsa. Allí hay una plantilla de 80 trabajadores y actualmente no procesa leche. El dirigente de la Federación de Trabajadores de la Industria Láctea Jorge Beschizza indicó a El Observador que la empresa planteó que la mitad de los obreros podían ser trasladados a la otra planta de Indulacsa en Cardona para evitar el seguro de paro. A pesar de no producir leche en Salto, la compañía ha transmitido su intención de no bajar la cortina.

Sin pastas La Spezia

Luego de 78 años de actividad, la fábrica de pastas La Spezia dejó de producir el sábado 18 de marzo y cerró sus puertas. La empresa había ingresado a concurso de acreedores el 31 de agosto del año pasado y fue el síndico designado, Mario Soca, quien determinó el cierre. Trabajaban 120 personas en La Spezia. Con las cortinas bajas, los trabajadores ocuparon la fábrica y custodian los bienes que quedan. Leonardo Saldías, dirigente sindical de La Spezia, informó a El Observador que hubo una audiencia en la Dirección Nacional del Trabajo, en la que se otorgó el seguro de paro desde marzo a la mayoría de los empleados de la compañía. A partir de hoy, ingresarán un grupo restante de 10 trabajadores. También se busca que los funcionarios de La Spezia puedan cobrar, aunque sea en parte, los salarios adeudados del mes pasado. La expectativa se centra en la venta total de la fábrica de pastas y que los nuevos dueños empleen a los trabajadores.























Populares de la sección