¿Por qué Hollywood se enamoró de La La Land?

El musical batió récords en los Globos de Oro mientras se acerca a los premios Oscar
La película La La Land: una historia de amor batió un récord histórico el domingo al convertirse en la película más galardonada de los Globos de Oro, los premios que entrega la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood al cine y la televisión.

El musical contemporáneo dirigido por Damian Chazelle obtuvo los siete galardones a los que fue nominado, incluida la estatuilla a Mejor película musical o de comedia, así como los reconocimientos en las categorías actorales a su dupla de protagonistas: Ryan Gosling y Emma Stone.

La victoria de La La Land sobre otros filmes que han dominado la temporada de premios como Moonlight y Manchester junto al mar (que también fueron reconocidas en los Globos de Oro en menor medida) parece ponerla inicialmente como una de las favoritas para obtener el premio Oscar a la Mejor película.

Sin embargo, ambas ceremonias están más distanciadas de lo que parece. Por ejemplo, las últimas dos ganadoras de los Oscar, En primera plana y Birdman, no fueron galardonadas por la prensa extranjera de Hollywood, quien en cambio entregó sus reconocimientos a Revenant: el renacido y Misión Rescate en un año y a Boyhood, momentos de una vida y El Gran Hotel Budapest el año anterior.

En tal caso, los premios entregados por los sindicatos de directores y productores (el Directors Guild Awards y el Producers Guild of America Award) resultan una mejor guía a la hora de predecir la favorita para obtener el premio de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos.

la la land

Además, dentro de la misma industria de cine y televisión estadounidense los Globos de Oro son vistos con menos trascendencia y su ceremonia se toma con menos formalidad que los Oscar, al ser una entrega de premios en donde las celebridades pueden relajarse y ser agasajados sin mucha preocupación, gracias al tono menos serio del evento y a su célebre barra de tragos libre.
Otra diferencia es que ambas organizaciones no comparten miembros a la hora de votar. Mientras que los Globos de Oro reúnen a casi 100 periodistas radicados en Estados Unidos que trabajan para el exterior, los Oscar están hoy formados por más de 5.700 personas que están hoy involucradas o han participado anteriormente en todos los ramos que rodean a la producción de una película, ya sea actores, directores, guionistas, productores, maquilladores o técnicos especializados en efectos visuales.

En 2016 la Academia invitó a 683 nuevos miembros a unirse a su organización con el fin de diversificar su jurado a nivel de género, raza y edad, tras la polémica en la última edición de los premios en los que se utilizó la etiqueta #OscarsSoWhite (Oscars tan blancos) en las redes sociales para reclamar la falta de diferencia racial entre los nominados y los ganadores.

Moonlight, que cuenta el crecimiento en la pobreza de un joven negro homosexual y que ganó el Globo de Oro a Mejor película dramática, puede ser entonces título que le robe el premio a La La Land en el caso que los miembros de la Academia decidan mostrar una nueva cara pública.

De todas formas, la cosecha de premios de La La Land, tanto en los Globos de Oro como en otras ceremonias, termina de reafirmar las razones por las que Hollywood se ha enamorado del musical que, al día de hoy, parece ir cantando y bailando libremente y sin obstáculos hacia los Oscar.

Las cinco razones

La historia. Como el agregado en su traducción a los cines uruguayos la delata, La La Land es una historia de amor. Desde clásicos románticos como Lo que el viento se llevó y Casablanca, así como relatos más atípicos como Secreto en la montaña, Hollywood suele recibir con los brazos abiertos un romance bien narrado, incluso si se trata de un relato agridulce como el filme de Chazelle.

Los homenajes. Al ambientar la película en pleno Los Ángeles, como guionista y realizador Chazelle presenta a la ciudad en la que se fundó Hollywood como la meca de los soñadores en las artes, particularmente en el cine y en la música. Además de estar inspirado en el género musical a partir de la década de 1930 en adelante, La La Land hace referencias directas a estrellas de antaño como James Dean e Ingrid Bergman, lo que termina de completar un combo adorado para cualquier cinéfilo.

La música. Pese a que el musical se considera hoy un tipo de película en desuso e incapaz de cautivar a las grandes audiencias, Chazelle y su colega compositor, Justin Hurwitz, se propusieron modernizar el género sin perder sus raíces, al mismo tiempo que presentan su devoción hacia las artes en torno al séptimo arte. En 2011 el director francés Michel Hazanavicius también tuvo como objetivo construir una carta de amor al cine en un relato mudo en blanco y negro que inaugura la venida del cine en color y musical futuro con el filme El artista, que fue premiada con el Oscar a Mejor película.

Los protagonistas. Tanto Ryan Gosling como Emma Stone se encuentran en puntos altos de sus carreras, en lugares que les permiten elegir los papeles más adecuados para sus talentos, al mismo tiempo que pueden combinar proyectos independientes con películas de mayor atracción en la taquilla. Pero más allá de su currículum, el verdadero atractivo de la dupla en pantalla es su química, algo que han construido desde sus colaboraciones en la comedia Loco y estúpido amor y Fuerza antigánster.

El director. Chazelle irrumpió en el foco internacional una vez que su película Whiplash: música y obsesión, se desprendió en 2014 del Festival de Sundance y se abrió camino hasta los Oscar, donde fue nominada a Mejor película y Mejor guion, entre otras categorías. Graduado de Harvard, Chazelle se muestra como un cineasta completo, capaz de escribir y dirigir sus propias historias originales, algo que no abunda dentro de la industria. Próximamente probará suerte con una biografía dramática del astronauta Neil Armstrong, proyecto que lo reunirá nuevamente con Gosling.

Acerca del autor