¿Por qué Instagram puede ayudar a encontrar un empleo?

Las compañías estudian sus fotografías para conocer la personalidad de sus candidatos y comprobar si comparten sus valores
"Una imagen vale más que mil palabras". Este refrán podría resumir perfectamente el funcionamiento y la clave del éxito de Instagram. Millones de usuarios emplean esta red social en la que predomina el contenido audiovisual, como un escaparate del día a día. Pero ya no solo sirve para que cada uno muestre sus hábitos, como ha sucedido con el resto de redes sociales, ahora también funciona como un portal de empleo.

Las empresas acuden a Instagram para conocer el estilo de vida de sus candidatos y también para comprobar algo a lo que cada vez se le da más importancia: los valores. Les ayuda a prever si el candidato va a encajar con la filosofía de la compañía.

Crecimiento

El director general de la consultora Experis (España), Pablo Urquijo, ve en esta herramienta ideal tanto para atraer como para mostrar talento: "Es una plataforma útil para el candidato, siempre que lance información desde su experiencia de cliente y demuestre un alineamiento con los valores y servicios de la compañía. Debe ser algo natural, que no parezca forzado. Además, es la red que más crece a corto plazo".

Según datos de la propia red, Instagram cuenta con 500 millones de usuarios, de los que 300 millones son activos y de ellos 75 millones entran cada día, y desde su nacimiento en 2012, se han subido 20.000 millones de imágenes. Unas cifras que no pueden ser ignoradas por los seleccionadores.

Las compañías relacionadas con el mundo de la imagen son las que más recurren a esta plataforma. Pueden ir desde las del sector de la moda, hasta estilo de vida y turismo, pasando por gastronomía, o diseño. Suelen buscar fotógrafos, diseñadores o modelos. Sin embargo, el fenómeno Instagram también se está extendiendo a nivel mundial a otras posiciones como biólogos, farmacéuticos o financieros.

Uso profesional

"A la hora de hacer un seguimiento de sus posibles candidatos, las empresas emplean dos variables: calidad y cantidad. Para la primera, seleccionan perfiles, temáticas o ubicaciones, mientras que para la segunda, usan herramientas que segmenten la búsqueda, por ejemplo, en función del número de seguidores", explica el gerente general de The Social Media Family, Pablo Sammarco.

Los usuarios deben emplear hashtags para definirse en el apartado de la descripción. En las publicaciones no conviene emplear más de diez etiquetas y entre ellos debe estar alguno que utilice la empresa con la que el profesional desea contactar. El community manager se dará cuenta y, si le ha gustado el perfil, empezará a mantener el contacto con él. Asimismo, conviene incluir enlaces hacia redes profesionales como un blog o LinkedIn.

También hay que tener en cuenta que es una plataforma que se consulta principalmente a través del teléfono móvil, por lo que hay que asegurarse de que los mensajes de las fotografías se leen bien. Y, por supuesto, no hay que olvidarse de interactuar.

Fuente: Expansión - Ripe

Populares de la sección