¿Por qué los mosquitos pican más a unos que a otros?

Estos insectos tienen sus preferencias, y aquí un resumen de ellos


Estos insectos tienen sus preferencias a la hora de picar a las personas, como los grupos sanguíneos O y B negativos, los perfumes florales o el sudor.

Los mosquitos pican porque necesitan ingerir proteínas y otros nutrientes de la sangre para finalizar la formación de sus huevos. Es la hembra la que pica y el sudor las atrae, ya que a través de él las personas eliminan ácido láctico, amoniaco y otros compuestos químicos que son 'irresistibles' para estos insectos.

"Pero si además tenemos bacterias en la piel que intensifican esos compuestos, el olor será aún más atrayente y el mosquito detectará a un ser humano que debe ser picado de forma urgente", señaló la profesora de Parasitología de la Universidad de Alcalá de Henares Consuelo Giménez Pardo.

Según esta experta, también "las personas que ingieren alcohol de forma periódica eliminan ciertas sustancias bioquímicas a través del sudor que estos insectos captan de forma inmediata gracias a sus sistemas olfatorios, situados en sus antenas. Esto no significa que si tomamos una cerveza en una terraza nos van a picar más".

Pero estos insectos tienen, además, otras preferencias como determinados grupos sanguíneos. En este sentido, la profesora de la Universidad de Alcalá de Henares, subrayó que "aunque no sabemos científicamente por qué prefieren una sangre a otra, lo cierto es que sí pueden elegir picarán sobre todo a los grupos O y B negativos, mientras que los A se quedan en el tercer puesto de sus gustos".

Otras víctimas del mosquito son los deportistas que practican ejercicio al aire libre y las mujeres embarazadas en el último trimestre de gestación, que exhalan más cantidad de dióxido de carbono al estar más cansadas, algo que también les atrae.

Otras de sus preferencias son los colores oscuros como el negro y el rojo, así como los perfumes florales o cítricos. Evitar estos tonos y aromas es una buena forma de prevenir las molestas picaduras. Además, según la profesora, "simplemente hay que llevar una buena higiene personal y medioambiental como duchas diarias para eliminar ese olor tan atrayente para estos insectos y no dejar charcas con aguas estancadas. Si caminamos por el campo, es bueno cubrirse brazos y piernas y llevar encima un buen repelente".


Fuente: Expansión